Política

Policías critican que la Guardia Civil cobre lo mismo que ellos por el operativo de Cataluña

El SUP considera un "insulto intolerable" que el Ministerio del Interior pretenda abonar la misma compensación a los agentes de ambos Cuerpos: los policías nacionales han recibido “adoquines en la cabeza” y los guardias civiles estaban “en el hotel”, sostiene

Un grupo de policías antidisturbios durante los altercados registrados el pasado 18 de octubre en Barcelona.

Un grupo de policías antidisturbios durante los altercados registrados el pasado 18 de octubre en Barcelona. EFE

Policías nacionales consideran un «insulto intolerable» que el Ministerio del Interior pretenda pagar la misma compensación económica a los guardias civiles desplegados en Cataluña que a los agentes del Cuerpo Nacional, cuando éstos han recibido «adoquines en la cabeza» mientras el refuerzo del Instituto Armado permanecía «en un hotel» a la espera de que se les encomendaran servicios. Una inactividad provocada por la falta de órdenes desde Interior y por la que los propios agentes de la Guardia Civil se han mostrado «frustrados».

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha mostrado su «rechazo» al borrador que sobre la gratificación prevista para los funcionarios participantes en la Operación Ícaro -desplegada desde el pasado 8 de octubre- presentó este martes a las organizaciones sindicales el director general, Francisco Pardo Piqueras. El complemento extraordinario sería exactamente el mismo que el que percibirían los guardias civiles enviados a Cataluña para participar en el dispositivo diseñado para repeler la respuesta de los radicales independentistas a la sentencia del procés.

En atención a la gravedad de los disturbios, Interior diferenciará entre semanas de «intensidad alta» e «intensidad media» a la hora de compensar los excesos de jornada realizadas en Cataluña, de hasta 21 horas. En el primer caso se abonará una cantidad equivalente a un servicio y medio extraordinario por día y, en el segundo, un día de lunes a viernes y uno y medio los fines de semana y festivos. En ambos casos se pagará también dos servicios extraordinarios por semana trabajada.

En el caso de la Guardia Civil, a los agentes movilizados y a los integrantes del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) con base en Barcelona se les pagarán 120 euros de lunes a viernes y 200 euros los fines de semana y festivos en las semanas de «intensidad alta», reduciéndose esas cantidades a 80 y 120 euros -respectivamente- en las de «intensidad media». Por su parte, los funcionarios que participan en el operativo pero que están destinados en Cataluña percibirán un mínimo de 40 euros y un máximo de 80 al día, dependiendo de la importancia de los disturbios.

El hecho de que Interior haya igualado las cantidades con las que gratificará el trabajo que están realizando en Cataluña los integrantes de ambos Cuerpos en apoyo de los Mossos d’Esquadra ha irritado al SUP, que anuncia medidas de protesta en caso de que el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska no cambie su «planteamiento».

«No podemos permitir que se pague igual haber estado en un hotel, disponibles para el servicio, que de servicio recibiendo adoquines en la cabeza», ha expresado el sindicato este miércoles a través de su perfil oficial en la red social Twitter. «Después de conseguir su objetivo electoral fotografiándose con los policías heridos, Marlaska permite que dos días después los policías reciban unas compensaciones insuficientes. Así no», ha criticado en otro mensaje.

Los guardias civiles merecen compensar su esfuerzo, pero pagarles lo mismo que a nosotros es un insulto intolerable», dice el SUP

El sindicato no pasa por alto que 137 policías nacionales -tres de gravedad- resultaran heridos en Barcelona durante la semana del 14 al 18 de octubre tras recibir el lanzamiento de todo tipo de objetos mientras los guardias civiles adscritos a los GRS y a las Unidades de Seguridad Ciudadana (USECIC) han realizado labores de protección de infraestructuras críticas pero no se han expuesto al ‘cuerpo a cuerpo’ con los radicales violentos al no haber recibido las órdenes para intervenir.

«A ver si se entera Marlaska: las horas extras se pagan por obligación y la penosidad tiene que ir aparte. Y aquí los que han asumido el 99 % de la defensa de España y su legalidad en las calles de Cataluña son los compañeros de la UIP [Unidades de Intervención Policial o ‘antidisturbios’], la UPR [Unidad de Protección y Reacción], la CGI [Comisaría General de Información] y las plantillas de las cuatro provincias. Los guardias civiles merecen compensar su esfuerzo, por supuesto. Pero pagarles lo mismo que a nosotros es un insulto intolerable», razona la SUP en un escrito enviado a sus afiliados.

«Compensación irrisoria»

En opinión de esta organización, es «indignante» que el riesgo asumido por los policías nacionales en este operativo «se equipare» al de los guardias civiles al proponerse una compensación idéntica. «¿Qué clase de igualdad es ésa según la cual unos ponen los heridos, el riesgo, las jornadas interminables y lo mejor de su capacidad profesional y otros, en retén o protegiendo edificios sin incidentes, ponen la mano para llevarse el mismo dinero? No hay mayor injusticia que tratar a todos por igual», censura el SUP, que pide a Interior que rectifique su propuesta inicial para que la carga de trabajo soportada no sea recompensada con una «compensación irrisoria».

El sindicato censura que a la cúpula de Interior se le «llena la boca con elogios» hacia el trabajo desarrollado por el Cuerpo Nacional en defensa del orden público en Cataluña pero que «cuando llega la hora de retratarse» opte por pagar las horas extras «como si de un servicio de un partido de fútbol se tratase». «¿No decía el ministro no hace tanto que lo que ocurre en Cataluña es mucho más grave de lo que pasaba en otra época en el País Vasco?», se pregunta retóricamente.

Interior compensará a los agentes por el exceso de jornada con 120 euros al día (200 los fines de semana y festivos) en las semanas de alta intensidad

El SUP, la organización mayoritaria en el Consejo de Policía hasta las elecciones celebradas el pasado 19 de junio, también critica que la Dirección General considere que «puede ser excesiva» la concesión de medallas al mérito policial a todos los participantes en la Operación Ícaro: con distintivo rojo (con pensión vitalicia equivalente al 10 % del sueldo) para los agentes heridos y con distintivo blanco (sin recompensa económica) para el resto del refuerzo. «Aquí quien desprestigia la Orden al Mérito Policial no son los cientos de compañeros que han dado la cara por España, sino el ejército de amigos, ‘compadres’ y ‘troncos’ que llevan la pechera pensionada por motivos tan peregrinos como una jubilación, una carrera profesional u ostentar un algo cargo», critica.

La reivindicación del SUP para que recompense más a los policías nacionales que a los guardias civiles enviados a Cataluña se produce en vísperas de que el Ministerio del Interior decida el porcentaje de reparto entre los dos Cuerpos de los 247 millones de euros previstos en el tercer y último tramo del acuerdo de equiparación salarial, que se abonará en 2020 en una fecha aún no fijada.

Equiparación salarial

En 2019, el departamento que dirige Grande-Marlaska acordó que el 57,28 % de los 250 millones del segundo tramo sería para la Guardia Civil y el 42,72 % para la Policía Nacional. Ello suponía una ligera modificación respecto al criterio aplicado en 2018, cuando la distribución fue del 59-41 %. En cifras absolutas, la variación ascendió a 4,3 millones.

La consultora que ha elaborado el informe de equiparación salarial (Ernst&Young Abogados) corrige el criterio aplicado por Interior este año y aboga por que los agentes del Instituto Armado reciban el próximo año el 59 % del dinero y los policías nacionales el 41 %, lo que supondría volver a la proporción acordada para el primer tramo. De atenderse esta conclusión, 145,7 de los 247 millones comprometidos corresponderían a los guardias civiles.

Comentar ()