Política

Villarejo creó un "manual de autoprotección" para personal del BBVA en "países de riesgo"

El comisario y espía recomendó "hacer una panorámica" a quienes les rodearan "con la cámara del móvil"

logo
Villarejo creó un "manual de autoprotección" para personal del BBVA en "países de riesgo"

Resumen:

El comisario José Manuel Villarejo, investigado en la Audiencia Nacional por cohecho y revelación de secretos -entre otros graves delitos- por sus trabajos para BBVA entre 2004 y 2017, elaboró un «manual de autoprotección» para los trabajadores de la entidad financiera destinados en «países de riesgo».

Fue uno de los múltiples informes de «inteligencia» que el antiguo agente encubierto de la Policía Nacional hizo para el banco durante más de 13 años, hasta unos meses después de jubilarse del Cuerpo. Sólo entre 2012 y 2017 cobró más de 5 millones de euros de la entidad por sus trabajos, como develó El Independiente.

En el caso del manual para trabajadores internacionales al que ha tenido acceso este diario, Villarejo lo elaboró desde su empresa privada una vez se había jubilado. En junio de 2016 dejó el Cuerpo Nacional, pero mantuvo sus caros contratos con el banco por realizar informes como el mencionado, en el que el comisario ya retirado aportó consejos conocidos por cualquier persona acostumbrada a viajar al extranjero como si se tratara de grandes descubrimientos: «Nuestra forma de vestir y apariencia nos delatarán como personas que no somos oriundos del país»; «En el trayecto del aeropuerto al hotel, los taxistas son muy proclives a interrogar a los viajeros que no son del país» o «Intentaremos no sacar grandes sumas de dinero para no convertirnos en un objetivo prioritario», avisaba a los trabajadores del banco.

FG, imputado por los encargos

Precisamente este lunes el ex presidente de BBVA Francisco González (conocido como FG) declarará como investigado en la Audiencia Nacional por los trabajos encargados por el banco a Villarejo. Los fiscales anticorrupción solicitaron el jueves su comparecencia, que el instructor del caso Tándem aceptó para saber si fue él quien pidió trabajos de presunto espionaje a Villarejo. Para sacarlos adelante, el comisario entonces en activo habría accedido a datos confidenciales sin autorización judicial con la ayuda de un presunto «clan parapolicial», según los investigadores. Entre dichos encargos estaría el seguimiento al círculo directo del presidente de Sacyr, Luis del Rivero, de quien González sospechaba que intentaba sacarle de la presidencia del BBVA entre finales de 2004 y principios de 2005.

El Independiente ha tenido acceso a parte de los trabajos de «campo» que el comisario jubilado realizó para el banco como experto en seguridad internacional, entre ellos el «manual de autoprotección» para los trabajadores que estuvieran destinados en «países de riesgo».

El comisario ya retirado, en prisión desde 2017, recomendó «hacer una panorámica» a quienes les rodearan «con la cámara del móvil»

También se encargó de realizar informes mensuales y anuales de criminalidad y corrupción de los países donde el banco estaba presente, como Estados Unidos, Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Uruguay, Perú, Venezuela, México, Turquía (a través de la filial Garanti), así como de España.

En el informe creado para evitar que los trabajadores de BBVA corrieran peligros en sus viajes, el espía recomendó algo a lo que, según ha trascendido en la macroinvestigación de la Audiencia Nacional contra él, estaba muy acostumbrado: grabar con el móvil a quienes les rodeasen.

Villarejo recomendó en su manual «hacer una panorámica con la cámara del móvil» a las personas que se encontraran alrededor de los trabajadores en el aeropuerto, nada más bajar del avión, por si alguna de ellas volvía a aparecer en sus caminos a lo largo de su estancia en los distintos países.

En cuanto a la seguridad de la conexión de las redes de Internet que los empleados del banco encontraran en los hoteles, restaurantes u oficinas que recorrieran, el policía les dio también un consejo de alcance: «El escepticismo es el mejor cortafuegos», destacó en su informe.

«Clonación de tarjetas»

En cuanto a las salidas nocturnas, el comisario tiró de experiencia y recomendó a los trabajadores de BBVA «no mantener conversaciones sensibles cuando estén cerca los trabajadores del local». También les advirtió de que «en las salidas de estos locales y otros lugares muy concurridos las organizaciones criminales utilizan como cómplices a grupos de niños que, aprovechando que piden limosna o venden algo, intentarán sustraernos el teléfono móvil o la información que portamos».

«Si se abona la consumición con tarjeta de crédito debemos solicitar al camarero el datáfono para observar in situ la operación. Son muy frecuentes en estos lugares tecnologías de clonación de tarjetas», afirmó también en el mismo informe.

Como desveló El Independiente, el BBVA también encargó a una de las empresas del comisario ya retirado -concretamente Club Exclusivo de Negocios y Transacciones SL (Cenyt)- que identificara y evaluara la amenaza que el terrorismo yihadista representaba para directivos de esta entidad financiera, cobrando por este encargo 175.000 euros (IVA excluido).

El banco reconoció el servicio prestado por una compañía de Villarejo y dijo que querían tener información acerca de los riesgos a los que se enfrentaba el personal de alta dirección que viajaba a Estambul por la presencia del grupo español en el mercado financiero turco, después de que el BBVA hubiera tomado una participación del 25,01 % en el banco turco Garanti en el año 2011.