Política

Fedotov, el espía que une a Putin con la causa de los CDR

La Audiencia Nacional investiga la posible presencia del agente encubierto en Barcelona durante el referéndum del 1-O

Sede del Departamento Central de Inteligencia Ruso en Moscú. Reuters

Denís Serguéyev viajó a Barcelona en dos ocasiones entre 2016 y 2017. La primera vez, el 5 de noviemebre de 2016, el agente encubierto del Departamento Central de Inteligencia ruso (GRU) llegó a la capital catalana con la identidad falsa Sergei Fedotov. La misma que utilizó la segunda vez que vino a Barcelona, entre el 29 de septiembre de 2017 y el 9 de octubre, precisamente las fechas en que se celebró el referéndum ilegal para alcanzar la independencia de Cataluña.

Así apareció en documentos del servicio secreto militar de Vladímir Putin y recogió el medio de investigación Bellingcat. Pero, ¿por qué investiga la Audiencia Nacional la posible visita de este espía ruso a Cataluña en las fechas mencionadas? ¿Pudo tener consecuencias su supuesto paso por España en el curso de las violentas protestas de los últimos meses en Cataluña?

Serguéyev o Fedotov es un veterano del servicio de Inteligencia ruso. Con menos de 50 años, natural de una pequeña ciudad de Kazajistán, desde hace casi una década forma parte de la ‘Unidad 29155’, el comando ultrasecreto que estaría utilizando el presidente ruso Putin para desestabilizar a Europa, según lo definió el diario estadounidense The New York Times en un artículo publicado en octubre basándose en fuentes oficiales de inteligencia de distintos países.

Investigaciones periodísticas internacionales le sitúan en los últimos años en sospechosos sucesos tras los que podría estar la mano del gobierno ruso. En 2015, Bellingcat le sitúa en Bulgaria cuando el comerciante de armas Emilian Gebrev sufrió dos intentos de asesinato. En 2016 los servicios de inteligencia europeos también le sitúan en Londres en fechas clave para el Brexit. La Inteligencia europea también sitúa a su grupo 29155 detrás del envenenamiento del ex espía ruso Sergei Skripal y su hija en 2018.

Propaganda desestabilizadora

El presidente ruso Vladimir Putin mantiene una dura campaña de propaganda contra Occidente apoyando cualquier movimiento que busque la ruptura o desconexión de territorios de estados miembros de la Unión Europea. La Agencia Nacional contra el Crimen del Reino Unido investiga el apoyo financiero que recibió uno de los promotores más importantes de la campaña a favor del Brexit por si Rusia estuvo detrás. En cuanto a Cataluña, el Centro Nacional de Inteligencia español rastreó noticias falsas (fake news) difundidas a través de dominios rusos a favor del procés como campaña de propaganda desestabilizadora, como adelantó Vozpópuli. Un juzgado de Barcelona investiga también si el ex presidente catalán fugado de la Justicia, Carles Puigdemont, exploró el 25 y 26 de octubre de 2017 un plan para recabar el apoyo de Rusia y China a la declaración unilateral de independencia (DUI) que el Parlament aprobaría al día siguiente, 27 de octubre, según publicó El Periódico de Catalunya.

Con este fin, desestabilizar a España utilizando el conflicto catalán, el comando GRU-29155 pudo buscar el contacto con los CDR y Tsunami Democrátic

Precisamente con ese fin, desestabilizar a España utilizando el conflicto catalán, el comando GRU-29155 pudo buscar el contacto con los grupos que pretendían capitalizar la lucha callejera en Cataluña, los denominados Comités en Defensa de la República y el movimiento Tsunami Democrátic, según consideran los investigadores de la Audiencia Nacional y la Comisaría General de Información de la Policía.

«Componente peligroso»

El juez Manuel García-Castellón tiene abiertas desde hace medio año unas diligencias en las que investiga la posible presencia de Fedotov en Cataluña durante el referéndum ilegal del 1-O, como adelantó El País y confirmaron fuentes judiciales a El Independiente.

Dicha investigación está relacionada con la que hay abierta en el mismo juzgado contra los miembros del Equipo de Respuesta Táctica (ERT) de los Comités en Defensa de la República (CDR) en prisión preventiva por presuntos delitos de terrorismo, tenencia de explosivos y conspiración para la comisión de estragos.

En los autos de prisión contra los CDR detenidos, el instructor de la causa afirmó que, según los indicios recabados por los agentes de la Guardia Civil, el 15 de octubre de 2018 el Equipo de Respuesta Táctica orquestó «una maniobra que se gestó en la máxima clandestinidad» en la que «se planteaba el encuentro con una persona que por la reacción de los integrantes al conocer su identidad debía tener un componente peligroso». Esa persona pudo ser el agente Fedotov, según recogía este jueves Europa Press.

Por otro lado, el juez García-Castellón también investiga la posible injerencia rusa en la propaganda de Tsunami Democrátic, desde donde se ha movilizado a los protestantes contra la sentencia del procés en las últimas semanas en Cataluña. Protestas que acabaron con grandes disturbios violentos y más de un centenar de detenidos.

La Audiencia Nacional ordenó el cierre de la web de Tsunami Democrátic por delito de terrorismo y el movimiento encontró pronto un nuevo dominio con sede en Malasya para seguir difundiendo su propaganda. Tanto la pieza de investigación sobre Tsunami Democrátic como las de la presunta presencia de agentes rusos y la de un grupo dentro de los CDR denominado por ellos mismos ‘CNI catalán’ continúan secretas en el Juzgado Central de Instrucción número 6.

Comentar ()