Un grupo de CDR ha entrado este martes a última hora de la tarde en la sede de ERC, en la calle Calàbria de Barcelona, para pedir que no haga «ningún pacto con el Estado», y han defendido que la independencia no se negocia.

Fuentes de la formación han informado a Europa Press de que los activistas, que ya han desconvocado esta acción, han entrado «unos minutos» en la sede del partido.

Los manifestantes se han sentado en el suelo de la sede, han llevado un pancarta donde ponía: ‘Ni investidura, ni negociación. Amnistía y autodeterminación’, y se han tapado las caras con carteles donde se podía leer ‘Basta de colaboracionismo’ y ‘ERC Botiflers y traidores’.