El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha reafirmado este viernes que el despido disciplinario del abogado José Manuel Calvente se debe a «un caso de acoso sexual muy grave» y le ha retado a acudir a los tribunales si quiere acusar a la formación de algún delito.

«Se trata de un caso de acoso sexual muy grave que ustedes conocen, y todo aquel que acuse a Podemos de algún delito, lo que tiene que hacer es ir a los tribunales y que los tribunales diriman», ha afirmado en declaraciones a los medios de comunicación antes de participar en los actos del Día de la Constitución.

Iglesias se ha defendido así de las acusaciones lanzadas por Calvente y por la también abogada Mónica Carmona contra Podemos, que esta semana han denunciado haber sido despedidos del partido como represalia por investigar irregularidades internas.

En la que ha sido su primera declaración al respecto, el líder morado ha insistido en que Calvente ha sido despedido por un «grave» caso de acoso sexual a una subordinada, que está documentado en la carta de despido que recibió el ex trabajador y a la que tuvo acceso Europa Press.

Ha dejado claro este viernes, por otro lado, que su formación defenderá que el Gobierno que aspira a conformar con el PSOE regule el mercado de los alquileres para «limitar» los precios «abusivos», así como la actualización de las pensiones al IPC.

Así lo ha asegurado en declaraciones a los medios antes de participar en el acto por el Día de la Constitución en el Congreso, tras defender que los artículos sociales de la Carta Magna deben ser «el eje de acción» de ese próximo Ejecutivo de coalición.

En concreto, Iglesias ha citado entre otros el artículo 37, «que dice que la vivienda es un derecho», y a continuación, ha dejado claras sus intenciones: «Nosotros vamos a defender que en el próximo Gobierno podamos regular el mercado del alquiler para limitar los alquileres abusivos».

El mejor antídoto contra la ultraderecha son los artículos sociales de la Constitución», asegura Iglesias

Tras señalar que «el mejor antídoto contra la ultraderecha son los artículos sociales de la Constitución», ha comenzado a citar algunos de ellos, como por ejemplo, el número 31 que habla de un sistema fiscal «que tiene que ser progresivo».

«El artículo 31 no se cumple y hay que hacerlo cumplir», ha enfatizado, antes de mencionar también el número 35, que defiende que «el trabajo es un derecho», y el 128, «el más patriótico» a su juicio, de la Constitución, porque dice «que toda la riqueza del país debería estar subordinada al interés social».

«La Constitución, con sus límites y cosas mejorables, es un instrumento que a través de sus artículos puede servir para defender a las mayorías de nuestro país. Es muy importante que no hablemos tanto de la etiqueta de constitucionalistas y que hablemos de los artículos sociales de la Constitución, que tiene que ser ele eje del próximo Gobierno de España», ha reivindicado.