Podemos es el partido a la izquierda del PSOE con la maquinaria electoral más potente en lo que va de democracia en España. Pero territorialmente es una formación despedazada, con pucherazos en primarias, condenas judiciales por fabricar casos de acoso laboral y, en definitiva, líos y navajazos en todas las autonomías. El último escándalo a nivel estatal, el despido de dos abogados mezclado con acusaciones de acoso sexual, aún está por aclararse. Pero ya ha conseguido tapar el enésimo affaire regional, ocurrido simultáneamente en Murcia: la gestora ha desatado una purga contra inscritos morados por opinar críticamente en grupos privados de WhatsApp.

Hay tres expulsados: dos miembros del Consejo Ciudadano Municipal, Isabel Fuentes y Andrés Campoy, y un tercero que asegura haberse dado de baja como inscrito hace mucho tiempo. Las razones aportadas por la gestora, que lidera el diputado y -desde la semana pasada- secretario de la Mesa del Congreso de los Diputados Javier Sánchez Serna, rozan la paranoia: los sancionados cuestionaron el abultado patrimonio acumulado por Sánchez Serna entre 2016 y 2019.

Los argumentos del expediente rozan la paranoia y no aportan prueba alguna

A uno de los expedientados se le acusa de hacer campaña por Más País sin pruebas. En los mensajes internos de la gestora se habla de «ratas», de «traidores» y se reclama «fuego» para todos ellos.

Correo por el que se expulsa a una dirigente de Podemos Murcia por criticar el patrimonio del diputado Sánchez Serna.

En el caso de Isabel Fuentes, de acuerdo con las pruebas recabadas por El Independiente, la militante cuestionó en WhatsApp el patrimonio del diputado por la Región Javier Sánchez Serna. Fuentes, tercera en la lista a las municipales, criticó que Sánchez Serna haya pasado de declarar apenas cero euros en su primera declaración de bienes como diputado (enero de 2016) a 86.000 euros que aportó en la última declaración del Congreso de los Diputados, la correspondiente a la anterior y efímera legislatura por la repetición electoral.

La gestora apunta a la doble militancia de los tres, pero dos de ellos han sido expulsados por «desacreditar» a Serna

La afectada recibió un correo electrónico el 29 de noviembre que cercenaba sus «derechos de afiliación» por «desacreditar/difamar al candidato» Sánchez Serna en el grupo Las Vías en el Barrio«. Se trata de un chat privado de la Plataforma por el Soterramiento, el movimiento social más robusto de la Región de Murcia.

«Claro que no hay nada malo en ganar dinero, pero tres años años sin comer, vestirse, pagar el alquiler, desplazarse… a mi no me salen las cuentas», dijo Isabel Fuentes en el WhatsApp. «Vamos, que lo de la limitación de salarios tiene truco». Alguien hizo un pantallazo y se lo remitió a la gestora, que procedió a la purga de Fuentes.

Fuentes (derecha) el 10-N como apoderada de UP. Fue expulsada por «hacer campaña» por Más País.

El nuevo portavoz de la gestora, Ángel Luis Hernández, ha asegurado que las tres expulsiones se deben a la «doble militancia»: «Es como si el PP tuviera de gente de Vox dentro o en el PSOE hubiera miembros de Podemos», defendió Hernández, que fue contratado por Podemos en verano de 2018 cuando era concejal de IU en el municipio de Archena. El argumento del portavoz es directamente falso en el caso de dos de los tres purgados (Isabel Fuentes y el no inscrito): no se les acusa de nada parecido a pertenecer a Más País en sus expedientes disciplinarios. Fuentes de hecho ejerció de apoderada de Unidas Podemos en las últimas elecciones generales del 10-N.

Un malentendido en un WhatsApp propició el expediente a un miembro del Consejo Ciudadano

El caso del otro proscrito, Andrés Campoy, igualmente miembro del Consejo, es todavía más abracadabrante. Crítico con el equipo de Sánchez Serna, a Campoy su expediente sí le acusa de «hacer campaña» por Más País y para ello se aportan dos pruebas: un recorte de prensa de La Verdad y otra conversación de WhatsApp, esta vez en un grupo llamado Murcia Arco Norte.

Campoy decidió acudir a la primera sesión informativa de Más País en la Región. El surgimiento de Más País en Murcia y el cese del secretario general autonómico y portavoz autonómico Óscar Urralburu y de su número dos para irse con Errejón propició precisamente la gestora ante la ausencia de dirección. Campoy decidió asistir como oyente a dicha sesión informativa y, para su desgracia, el diario local La Verdad publicó una fotografía en la que aparece él.

Campoy decidió entonces dar explicaciones a los suyos en el grupo de WhatsApp Arco Norte. Y esas explicaciones terminaron con pantallazos a la gestora y con su expulsión. Aquí va un extracto rescatado del expediente:

«Hola compañer@s, como habéis visto salgo en la foto del acto de presentación de Más Región M en el periódico, además aplaudiendo a Oscar», escribe Andrés Campoy en el grupo. «Os voy a dar una explicación, y es en el único chat donde lo voy a hacer, por respeto a quienes estáis en el. El acto estaba anunciado de presentación y al comienzo del mismo de anunció con carácter asambleario (digamos más bien refrendario). Yo acudí por interés por conocer las propuestas, porque me une una simpatía personal y política con Oscar [Urralburu] y María [Giménez, la otra diputada que se marchó a Más País] y porque considero que, más allá de tal simpatía, han demostrado una valentía y una honestidad notable, ahora y tb antes».

Sánchez Serna ha pasado de no tener oficio a ser el segundo parlamentario murciano con más patrimonio

Más adelante, Campoy ratifica su compromiso con Podemos: «Sin embargo, me voy a mantener en Pdms por el momento, por compromiso con la candidatura de la que formé parte, y porque quiero defender una relación de colaboración y camaradería con la organizac de Mas REg Mu, porque no son ni traidores y enemigos». Después carga contra Sánchez Serna: «Decirme una sola vez en que el diputado S Serna hay visitado nuestro círculo, o se haya pasado por las carpas en la recuente campaña local/regional».

Pero un participante del grupo afín a la gestora le tiende una trampa. «Entonces vas a votar a Oscar en vez que a Javi? Y te agradezco la explicación, pero también debieras dárselas a l@s inscritos municipales a los que representas en el CCM. Un abrazo», le dice éste. La respuesta de Campoy es: «Por supuesto», contestación que la gestora interpreta como si trabajara para Más País.

Este medio se ha puesto en contacto con el afectado. Campoy niega tajantemente haber votado por Más País y afirma que su respuesta («por supuesto») se refería a dar explicaciones a los inscritos. «Es todo una burda manipulación, un abuso de poder, un acto inquisitorial. Y además, una auténtica chapuza», estalla. «Es una purga del discrepante y especialmente un aviso a quienes pretendan criticar a Sánchez Serna en el futuro».

Un expulsado: «Es todo una manipulación, un abuso de poder, un acto inquisitorial y una chapuza»

«Es falso que participase en la campaña de Más País. Asistí a un acto de presentación y no participé de ninguna decisión. Y expliqué mis razones internamente. Ni era campaña electoral ni eso infringe ninguna norma del partido», continúa. «Las capturas de pantalla que tergiversadamente pretenden utilizar como prueba demuestran que en realidad lo único que hay son críticas legítimas contra determinados actos de la Gestora».

La política como ascensor

Los expedientes disciplinarios están relacionados con las críticas crecientes a Sánchez Serna y a su patrimonio. La única profesión del secretario de la Mesa constatada en sus declaraciones de bienes es la de «responsable de Comunicación Podemos Región de Murcia» unos meses antes de las elecciones legislativas del 20 de diciembre de 2015: ex alumno de Pablo Iglesias en la Complutense y con un pasado como dirigente de las Juventudes Comunistas del que ya no aparece ni rastro, Sánchez Serna (nacido en 1985) tenía que acreditar experiencia laboral para poder ser candidato a las generales. No la tenía y estaba opositando para profesor de Secundaria cuando nació Podemos.

La polémica saltó el pasado 10 de octubre. Una periodista local de Onda Cero le afeó en Twitter utilizar la «política como ascensor económico» a partir de su declaración de bienes: de declarar cero euros a 86.000, unos ahorros muy complicados de generar por el estricto código ético y salarial que rige la estructura morada. Él y el ex senador Juan Luis Soto (PSOE) son los parlamentarios murcianos con mayor patrimonio reconocido.

Hábil maniobra en la Mesa

La respuesta de Sánchez Serna fue amenazar a la periodista vía mensaje privado con denunciarla. Ahora ha dado un paso más y busca traidores entre sus propias filas.

El nombre del diputado saltó la semana pasada por su entrada en la Mesa del Congreso, fruto de una hábil maniobra de su grupo parlamentario que da mayoría absoluta a la izquierda en este órgano. El 10-N Unidas Podemos perdió 17.000 votos en la Región de Murcia y Ciudadanos se quedó a 5.000 votos de arrebatar el escaño morado. Centenares de inscritos en Podemos se han dado de baja en los últimos meses.