Política EL TESTIMONIO DE UN GUARDIA CIVIL DE TRÁFICO DESTINADO EN NAVARRA

"Nos sentimos traicionados; no merecemos ser moneda de cambio con el PNV"

Los agentes afectados por el traspaso de las competencias en materia de tráfico al Gobierno Foral para facilitar la investidura de Pedro Sánchez lamentan la falta de información sobre su futuro: “Nadie nos ha dicho nada”

Un guardia civil de Tráfico, en pleno servicio. MINISTERIO DEL INTERIOR

«Nos ha pillado por sorpresa a todos. Siempre se había hablado con gente del PSOE y de UPN y todos decían que estuviéramos tranquilos porque nos íbamos a quedar aquí. Y de golpe y porrazo lo pide el PNV, que no tiene representación alguna en Navarra… Es como si el BNG dice que le da el apoyo a Sánchez si quita los astilleros de Cádiz. No tiene lógica».

Habla uno de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil destinado en Navarra, instalado en la incertidumbre desde que el pasado 30 de diciembre trascendió el contenido del acuerdo firmado con el PSOE por el que el PNV se comprometía a votar a favor de la investidura del candidato socialista. «Se procederá en el plazo de seis meses al traspaso de las competencias de tráfico a la Comunidad Foral de Navarra, con el mismo contenido y extensión que las realizadas en su momento a la Comunidad Autónoma Vasca», detalla el punto 3.

Navarra se convertirá así en la tercera comunidad autónoma a la que se traspasan los servicios y funciones de la Administración del Estado en materia de tráfico y circulación de vehículos a motor. La primera fue Euskadi en virtud del decreto firmado por Matías Rodríguez Inciarte en su condición de ministro de la Presidencia el 15 de octubre de 1982, dos semanas antes de que se celebraran las primeras elecciones que ganó Felipe González. Cataluña se convirtió en la segunda el 13 de marzo de 1998, siendo Mariano Rajoy ministro de Administraciones Públicas.

De cumplirse el compromiso rubricado ahora por Pedro Sánchez en los plazos previstos, el Gobierno Foral -liderado por el PSOE en coalición con Geroa Bai y Podemos- gestionaría de forma exclusiva desde el próximo mes de julio las competencias en materia de tráfico y circulación de vehículos en su comunidad, sin que se conozca aún qué solución piensa ofrecer el Ministerio del Interior a los guardias civiles de Tráfico que prestan servicio en Navarra. Se trata, en concreto, de un contingente formado por casi 200 funcionarios repartidos en seis unidades con base en los destacamentos de Pamplona, Tudela, Elizondo, Alsasua, Estella y Tafalla.

Las asociaciones profesionales de la Guardia Civil -caso de AUGC, ASESGC, AEGC y APROGC- se han apresurado a criticar la medida y han solicitado ya la celebración de un pleno extraordinario del Consejo -órgano colegiado de participación de los representantes de los miembros del Cuerpo- para que la dirección explique cómo se va a ejecutar el traspaso y qué alternativas se va a ofrecer a los funcionarios destinados en Navarra antes de que se consume el traspaso.

El PNV no tiene representación en Navarra. Es como si el BNG dice que le da el apoyo a Pedro Sánchez si quita los astilleros de Cádiz»

De momento, el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, se ha limitado a decir que la transferencia se hará de manera gradual en función de las «necesidades y posibilidades técnicas y económicas» y ha garantizado que «no va a salir un guardia civil» de dicha comunidad, de lo que se infiere que la idea del Gobierno es que los agentes de Tráfico pasen a otras unidades. Con datos referidos al 30 de junio de 2019, la Guardia Civil cuenta con 1.407 funcionarios en esta comunidad, que cuenta con policía propia.

«No sé si se abrirá una ‘pasarela’ para que podamos pasar a la Policía Foral y seguir ejerciendo labores de tráfico, si nos darán destino dentro de la Agrupación en otras comunidades o si la solución será que quien quiera quedarse en Navarra se incorpore a otras unidades. Nadie nos ha preguntado ni tampoco nos ha dicho nada hasta el momento. Lo único que sabemos es que nos obligan a cambiar de planes cuando estamos muy a gusto en esta tierra y nos sentimos muy queridos por el ciudadano de a pie», declara a El Independiente este uno de los agentes afectados, que pide anonimato.

La mayoría, de fuera de Navarra

Como otros muchos compañeros, él llegó a Navarra hace años y tenía decidido incluso seguir viviendo en esta comunidad cuando se jubile. Ahora desconoce si la ejecución del acuerdo alcanzado entre el PSOE y el PNV le permitirá mantener ese plan o se verá obligado a servir en otra provincia. «La inmensa mayoría somos de fuera. Yo le diría que navarros habrá como mucho unos 20. El resto somos gente que pedimos en su momento la plaza con la intención de volver en un futuro cada uno a nuestra tierra. Pero nos hemos encontrado tan bien y queridos por la gente que muchos, como yo, hemos decidido formar familia y quedarnos aquí», añade.

Algunos de los guardias civiles de tráfico afectados ahora por la transferencia de las competencias dejaron pasar todas las convocatorias para poder ascender a fin de permanecer en Navarra, hay quien ha gastado dinero de su bolsillo para acondicionar la vivienda que le han cedido en los cuarteles, tampoco falta quien se ha hipotecado para comprar una casa… «Nuestros hijos han hecho aquí sus amistades y muchos ya trabajan aquí. Estamos hablando de que hay compañeros que tienen ya nietos navarros», explica.

Estamos aquí para servir al ciudadano. Cuando acudimos a prestar auxilio en un accidente no miramos si es del PSOE, de Bildu o del PP», declara uno de los agentes

Lo que no termina de encajar es que haya sido el Partido Nacionalista Vasco el que haya puesto encima de la mesa el traspaso de competencias cuando dicha formación no tiene representación en el Parlamento navarro. Tampoco que el PSOE de Pedro Sánchez haya aceptado esa exigencia, uno de los 12 puntos que detalla el acuerdo firmado en la víspera de Nochevieja. «Nos consideramos traicionados porque nunca hemos mirado ningún tipo de color en política, todo lo contrario. Estamos aquí para servir al ciudadano. Cuando vamos a un accidente no miramos si es del PSOE, de Bildu o del PP. Vas, prestas el auxilio y tratas de hacer tu labor sin perjudicar a nadie. Para eso nos hemos preparado y nos hemos formado. Somos vocacionales», defiende.

Tampoco ve una motivación económica tras la exigencia del PNV, toda vez que -asegura- los servicios de auxilio que presta la Guardia Civil en esta comunidad superan con creces a las denuncias por infracciones. «Y eso que tenemos un problema con el 112, que desvía las llamadas a la Policía Foral. Ellos se quedan los accidentes o las situaciones que repercuten en prensa y a nosotros nos mandan al atropello de un jabalí en el quinto pino o al perro que está suelto en una carretera por la que no pasan ni coches», se queja.

El reloj empieza a correr

El plazo de los seis meses ha empezado a correr, sin que los guardias civiles de Tráfico que sirven en Navarra sepan aún dónde estarán el próximo verano. El agente con el que ha hablado este diario tiene un mensaje para Pedro Sánchez, investido ya como presidente del Gobierno en parte con los votos de los diputados del PNV que han exigido que las competencias de tráfico pasen a la Policía Foral: «Me gustaría decirle que pensara un poco en nosotros y en nuestras familias. Esta medida no se ha tomado porque hayamos hecho algo mal. Hacemos nuestro trabajo cada día lo mejor que podemos y somos muy valorados por el ciudadano. Y que de golpe y porrazo tomen esta medida con un partido que aquí no tiene representación, que seamos moneda de cambio con ese partido político… No sé por qué. No nos merecemos esto, ni nosotros ni nuestras familias».

Si le dan la posibilidad de elegir, él tiene claro que escogerá la opción de seguir en Navarra, aunque ello conlleve abandonar la Agrupación de Tráfico y renunciar a la gratificación que le corresponde por pertenecer a esta especialidad. Pero en esta comunidad tiene planteada ya su proyecto de vida y no quiere marcharse. «En cualquier caso, seguiría siendo guardia civil y ayudaría al ciudadano de otra manera», apostilla.

Comentar ()