La Audiencia Nacional investiga a la empresa Tous por vender piezas de joyería -como su característico oso, el emblema de la firma catalana- rellenadas con material no metálico, en contra de lo que establece la legislación vigente. Las pesquisas alcanzan al laboratorio barcelonés encargado del contraste de las alhajas.

Según ha podido conocer El Independiente, el Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional ha abierto diligencias previas tras la denuncia interpuesta el pasado 12 de diciembre por la Fiscalía, que aprecia indicios de la comisión de delitos de estafa continuada, falsedad documental, publicidad engañosa y corrupción entre particulares.

De momento, a la espera de acordar eventualmente otras diligencias solicitadas por el Ministerio Público, el juez Santiago Pedraz -en un auto fechado el pasado 13 de diciembre- ha citado a declarar este miércoles en calidad de investigados a representantes legales de Tous y de Applus Laboratories, a la espera de que avance la instrucción y puedan personalizarse eventuales responsabilidades penales.

El juez Pedraz cita a declarar este miércoles como investigados al representante legal de Tous y del laboratorio barcelonés que le realiza el contraste

Los hechos tienen su origen en la denuncia que el 14 de diciembre de 2018 presentó Consujoya ante la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil en Córdoba. Dicha asociación de consumidores y usuarios de joyería ponía en conocimiento de los investigadores policiales que había detectado que piezas que Tous publicitaba como de oro de 18 o 24 quilates o plata de primera ley poseían en su interior un material no metálico.

Ésta es la conclusión a la que llegaron tanto el laboratorio de análisis y contraste de metales preciosos Ecomep como el Instituto Universitario de Nanoquímica de la Universidad de Córdoba tras analizar piezas que dicha asociación habían adquirido en tiendas de Córdoba y Málaga y a través de la web de Tous. «Ausencia de material metálico y la existencia de una estructura hidrocarbonada en las piezas», concluían.

La Guardia Civil de Córdoba puso en marcha entonces la Operación Kodiak -subespecie del oso pardo que habita en la isla del mismo nombre perteneciente al estado de Alaska- de la mano de la Fiscalía de Córdoba, que terminó inhibiéndose en favor de la Fiscalía de la Audiencia Nacional al entender que es el competente de los hechos por tratarse de un presunto fraude que «puede afectar a multitud de productos, distribuidos por todo el territorio nacional y la Unión Europea». La dispersión de la «investigación de la trama» podría comprometer la eficacia de las pesquisas, sostiene el Ministerio Público.

En concreto, se investiga si Tous comercializa piezas de joyería como si fueran íntegramente de metales precioso -como las que tienen forma de oso, niño, casa, elefante o corazón- cuando el interior está relleno de un polímero. «La legislación vigente establece que la composición será la misma en todas las partes del objeto, por lo que no cabe la posibilidad en ninguno de los casos de que el relleno de estas piezas sea de un material diferente, tal y como ocurre en las piezas estudiadas», expone la Guardia Civil en su informe.

«Abaratar costes»

Los investigadores policiales recuerdan que el relleno de piezas de metales preciosos con materiales no metálicos tan sólo se permite en casos muy puntuales, como para dar estabilidad en vasijas y candelabros, pero «no para piezas de joyería».

«La empresa Tous está comercializando piezas de joyería rellenas de un material no metálico incumpliendo lo dispuesto en la legislación vigente. Se intuye que la finalidad de esta práctica es abaratar costes en la fabricación de piezas de metales preciosos manteniendo el peso y la apariencia de una pieza sólida, compuesta únicamente por metal precioso», concluye la Guardia Civil.

La Fiscalía entiende que, indiciariamente, la firma catalana estaría vendiendo productos ofertados como de un determinado metal sin que deban tener dicha consideración, lo que permitiría su tipificación en esta fase de la investigación como un posible delito de estafa.

La actuación incurriría presuntamente también en publicidad engañosa al presentarle al consumidor ilusoriamente que le está vendiendo un producto con unas características que en realidad no tendría, así como en corrupción entre particulares (bien sea en su modalidad activa o pasiva): el directivo, administrador, empleado o colaborador de una empresa o sociedad que «reciba, solicite o acepte un beneficio o ventaja no justificado de cualquier naturaleza».

Estafa, falsedad, publicidad engañosa…

La investigación trata también de determinar la posible comisión de un delito de falsedad, derivado del control o señales con las que deben ser marcados los objetos de metales preciosos como control de su idoneidad. Es por ello por lo que las pesquisas alcanzan a Applus Laboratories, la firma que se habría encargado de la citada prueba.

En su artículo 67, el Reglamento de la Ley de objetos fabricados con metales preciosos establece que «en los objetos de oro y de plata que se expongan al público para su comercialización se hará constar de forma explícita la ‘ley’ de la aleación, bajo las expresiones ‘oro de primera ley’, ‘oro de segunda ley’, ‘plata de primera ley’ y ‘plata de segunda ley».

La citada normativa obliga a marcar los objetos de metal precioso destinados al mercado interior. La denuncia acusa a Tous de obtener el contraste exigido en un laboratorio «sin cumplir los requisitos para ello».