El presidente de Castilla-La Mancha vuelve a arremeter contra los planes de Pedro Sánchez y declara, en una entrevista con Carlos Alsina, que «no se puede reformar el Código Penal con el apoyo de medio país contra el otro medio». García-Page ya alzó la voz este jueves y calificó de «veneno» el diálogo que Pedro Sánchez prevé mantener con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, pese a la inhabilitación de este decretada por el Tribunal Supremo.

También aseguró que «con los derechos de los españoles no se mercadea y con el Código Penal no se puede mercadear, porque no es una cuestión negociable» y agregó que sobre la reforma de esta legislación no pueden decidir «aquellos que aún hoy siguen diciendo que, si pueden, volverán a hacer lo mismo».

El dirigente autonómico se refirió así al debate sobre la reforma del Código Penal que plantea el Gobierno para revisar la tipificación entre otros del delito de sedición, lo que ha sido interpretado por la oposición como una vía para suavizar las penas de los políticos condenados por el proceso independentista.
García-Page se ha mostrado muy crítico desde el primer momento con las negociaciones con los independentistas y ahora ha añadido que considera que en esta legislatura «el componente que manda en el Congreso es el territorial y no el conjunto».