Política

El PP se querellará contra Torra por "usurpación de funciones"

El presidente de la Generalitat, Quim Torra. EFE

El líder del PP, Pablo Casado, ha anunciado este miércoles que su formación presentará una querella contra Quim Torra por «usurpación de funciones» y ha advertido de que «cualquier decisión que tome no tendrá valor jurídico» tras haber sido inhabilitado y haber sido despojado de su condición de diputado. Por eso, ha criticado duramente que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, mantenga una reunión con él la próxima semana cuando «ya no es presidente de la Generalitat».

Así se ha pronunciado Casado en declaraciones a los periodistas tras asistir a la Junta Directiva de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), justo poco después de que Torra haya anunciado que una vez aprobados los presupuestos catalanes podrá fecha a las elecciones autonómicas y haya confirmado que la próxima semana se verá con el presidente del Gobierno.

Casado ha recalcado que Torra «ya no es presidente» de la Generalitat de acuerdo a lo que establece el Estatuto de Cataluña y, por lo tanto, debe cumplir la ley como «cualquier persona». En este punto, ha avanzado que pedirán a la Mesa del Parlamento catalán que le «cese» en sus cargos y convoque una sesión de investidura para elegir a su sustituto.

Paralelamente, el presidente de los ‘populares’ ha indicado que su formación se dirigirá el Gobierno de Sánchez para que «vele por el cumplimiento de la legalidad y las resoluciones del Tribunal Supremo que han avalado la resolución de la Junta Electoral Central (JEC)».

A renglón seguido, ha anunciado que presentarán una querella contra Torra. «Lo que no puede ser es que haya un presidente en abierta desobediencia a una sentencia del Tribunal Supremo y contando con la complicidad del Gobierno de España, que debe su puesto a sus pactos con las fuerzas independentistas», ha enfatizado.

Medidas contra Sánchez

Tras recordar que Sánchez prometió cumplir y hacer cumplir la ley al jurar su cargo, ha recordado al Gobierno que dispone de los mecanismos constitucionales para hacer que Torra cumpla la ley. De hecho, ha destacado que puede mandarle un «requerimiento», requisito previo a la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución.

Si no lo hace, ha proseguido, el PP tomará las «medidas oportunas» porque en ese caso Sánchez estaría «incumpliendo sus obligaciones por un rédito partidista o electoral» con el fin de seguir en Moncloa y poder aprobar los Presupuestos Generales del Estado con los votos de los independentistas.

Casado ha criticado de nuevo que Sánchez esté dispuesto a reunirse con Torra el próximo 6 de febrero en Barcelona. «Lo que no entendemos es por qué mantiene una reunión con Torra cuando ya no es presidente de la Generalitat en virtud del Estatuto de Autonomía», ha enfatizado.

El líder del PP ha señalado que lo que está haciendo Torra es similar a lo que han visto en el pasado con alcaldes condenados por inhabilitación y dicen que no van a dejar la alcaldía. Así, ha recordado que eso sucedió en Marbella por un caso de corrupción sentenciado por los tribunales y la Administración General del estado actuó.

A su entender, el Gobierno ahora también debe actuar en el caso de Torra. «No puede haber asimetrías legales ni puede haber discrecionalidad en la exigencia, dependiendo de si necesita o no sus votos de los partidos independentistas para la investidura», ha proclamado.

El presidente del PP ha subrayado que «cualquier decisión» que tome Torra «no tendrá valor jurídico» y ha añadido que eso sucederá si decide firmar el anteproyecto de presupuestos catalanes. A su entender, ya se ha destapado la «guerra» que mantienen JxCat y ERC y los catalanes «no merecen esta deriva durante más tiempo» sino que se hable de sus problemas reales sobre economía, servicios públicos y la convivencia en Cataluña.

Tras insistir en que la alianza entre ERC y JxCAT «se ha roto definitivamente», ha indicado que «lo lógico» sería convocar elecciones para que los catalanes decidan como quieren salir de esta situación. Además, ha criticado la situación que vieron este martes en la comisión sobre el 155 creada en el Parlament para «blanquear sus graves delitos».

Según ha dicho, el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras dijo en ese órgano que lo «volvería a hacer» a pesar de que está en prisión «por un delito tan grave como el de sedición». Por eso, ha criticado que el Gobierno de Sánchez le considere un «interlocutor válido» y haya negociado con él la investidura, algo que ha calificado de «extrema gravedad».

Comentar ()