El ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy ha reivindicado este domingo los gobiernos del centro-derecha en solitario, porque es «un modelo absolutamente viable» y que «ha funcionado» en Galicia. «Porque no es bueno, ni aquí ni en ningún lugar, por alejado que esté, que los extremistas, sean quienes sean, estén en los gobiernos o condicionándolos», ha añadido.

Así lo ha aseverado el también ex líder del Partido Popular en Ourense, ciudad en la que ha arropado al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en un acto de precampaña para las autonómicas del 5 de abril y que ha servido también para celebrar los 11 años desde su primera mayoría absoluta, conseguida el 1 de marzo del 2009.

Frente a miles de simpatizantes y a la plana mayor del partido, entre la que se encontraba además el actual presidente del PP, Pablo Casado, Rajoy ha querido mostrar su apoyo a Feijóo como presidente que defiende «el orden constitucional desde Galicia, la estabilidad de las instituciones de Galicia» y «los principios de la democracia».

Por ello, ha cargado contra los Ejecutivos «tripartitos o cuatripartitos», que van «contra la innecesaria inestabilidad de las instituciones» y ponen «en peligro la economía y el bienestar de la gente». «Luego tenemos que venir nosotros [el PP] a arreglarlo», ha bromeado.

Frente a esta situación, el ex presidente ha avanzado que si Feijóo consigue una cuarta mayoría, el suyo continuará siendo «un Gobierno galleguista, celoso de su autogobierno» y «de la ley y las instituciones».

«Para eso y para defender los intereses de Galicia, que hoy están amenazados por la dependencia vital que tiene el Gobierno de la extrema izquierda y los independentistas» con «la actitud complaciente de los propios socialistas», ha criticado.

«Me importa mucho Galicia»

Tras hacer un repaso por su carrera política, con raíces en instituciones gallegas como la Diputación de Pontevedra y la Xunta, ha recordado que «hace dos años escasos» dejó la Presidencia del Gobierno y del PP. No obstante, ha advertido que su retirada de la política «no significa» que no le importe España ni Galicia.

«A mi me importa España, como a cualquier español que se precie de serlo. Y a mi, como gallego, me importa mucho Galicia y por esto estoy hoy aquí», ha explicado, para respaldar a un Feijóo que el próximo 5 de abril tratará de obtener su cuarta mayoría absoluta consecutiva.

En 2009, el «primer escalón»

Y es que aquella victoria electoral de 2009, tras cuatro años de un bipartito de PSOE y BNG, supuso -en palabras de Rajoy- «el primer escalón» para la «recuperación» del PP, que volvería al Gobierno de España con una mayoría absoluta en 2011.

No en vano, ha recordado que «desde aquel 1 de marzo» de hace 11 años, el PP «fue la primera fuerza política» en las sucesivas citas electorales «durante 10 años», hasta 2019. Por ello, «esas elecciones merecen tener un sitio en la historia de nuestro partido y también en la de Galicia», ha apostillado.

Echando la vista atrás, Rajoy ha recordado que, con Feijóo, la Comunidad gallega pasó «de aquel modelo del bipartito de los líos, que tanto daño hizo y sigue haciendo en tantas partes de España», a un gobierno «fuerte, ordenado, coherente y moderado». «Por eso este partido gana las elecciones aquí, porque es el que se parece a Galicia», ha sentenciado.