El líder del PP, Pablo Casado, ha acusado al vicepresidente de Derechos Sociales y líder de Podemos, Pablo Iglesias, de «amenazar» a los medios de comunicación y a la oposición y ha asegurado que Podemos es un partido de «extrema y radical izquierda». También ha arremetido contra el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, al que ha acusado de no tener «principios» y hacer «daño a todas las instituciones».

Así se ha pronunciado después de que Iglesias reconociese este domingo que los seis años de existencia del partido han sido «muy difíciles», atribuyendo parte de estas dificultades a la «campaña de cloacas» contra el partido para que no entrase en el Gobierno. «Hoy podemos sonreír y decir que no han conseguido sus objetivos, todos los aparatos del Estado y sus brazos mediáticos trabajando para que no entrásemos en el Gobierno, y hoy les decimos: Queridos amigos de las cloacas, estamos en el Gobierno».

En una entrevista en Telecinco, recogida por Europa Press, Casado ha asegurado que «un vicepresidente del Gobierno de España amenazando a medios de comunicación es algo que debería analizarse en sus justos términos» pero ha señalado que «esto no es nuevo». Dicho esto, ha indicado que Podemos «prefiere un sistema como el venezolano» y miembros de ese partido han «alabado» al «régimen chavista».

Por eso, ha insistido en que la manera de actuar de Podemos va «contra los medios de comunicación libres, contra los periodistas que sacan información de ellos y contra la oposición». Además, ha puesto en duda que con su llegada al Gobierno se vaya a moderar. «Ya vemos como se modera, amenazando a la prensa y a la oposición», ha abundado.

Asimismo, el presidente del Partido Popular ha afeado a Pedro Sánchez que al final acabara pactando con Podemos aunque en campaña dijo que le quitaba el sueño y ha recalcado que el jefe del Ejecutivo «no tiene ningún tipo de principios», algo que, a su juicio, no es una «crítica» sino «una descripción».

El líder del PP ha acusado al Gobierno de coalición de estar «cargándose todas las normas no escritas democráticas» y ha afirmado que «no ha habido presidente más radical en la historia de España». Tras asegurar que lo que está pasando en España «no tiene parangón», se ha quejado de que hay «doble vara de medir» entre lo que hace la izquierda y la derecha, algo que ha achacado a que la izquierda «tiene patente de corso y superioridad moral».