La charla feminista de Anna Pacheco en el directo de Operación Triunfo que condimentó con ataques directos hacia Ciudadanos, Vox y el ‘feminismo liberal’, ha desencadenado una protesta generalizada en las redes entre los políticos pertenecientes a estos grupos donde se pide explicaciones a TVE bajo el lema #CierreTVE.

Tras convertirse en el tema más comentado en redes sociales en las últimas horas, han surgido un amplia variedad de comentarios en los que se alude el tema desde diferentes perspectivas. En cualquier caso, se ha reiterado la explicación de la protesta. Algunos usuarios apelan a la libertad de expresión como si de ello tratara la polémica.

Los integrantes de Ciudadanos han querido concretar que no se trata de condenar la opinión e ideas de la periodista, sino la permisividad de un ente público para la difusión de una ideología concreta sin dar pie a ningún tipo de réplica, en un programa que se alimenta de una audiencia mayoritariamente juvenil.

Inés Arrimadas pide una disculpa de RTVE en Twitter

Inés Arrimadas, Toni Cantó o Melisa Rodríguez son algunos de los políticos que han transmitido su opinión sin tapujos calificando este tipo de sucesos como «intolerables», «propaganda sectaria» o «teleSánchez». Además, este acontecimiento coincidió en el mismo día con otra polémica por parte de RTVE que publicaba en su cuenta de Twitter a primera hora de la tarde lo siguiente: «El Gobierno tumbará algunos de los aspecto más dañinos de la última reforma laboral. Pretende con ello que recuperemos algunos de los derechos en el trabajo que hemos perdido». De forma casi inmediata borraron el tuit y lo calificaron como ‘desafortunado’.

Si ambos hechos de forma independiente habían revolucionado la red social, que se hayan producido con pocas horas de diferencia, a menos de una semana del día de la mujer y con la ley de libertades sexuales de Irene Montero en plena actualidad tan solo podía llevar el camino de convertirse en tendencia en España, abriendo un verdadero debate social.

También el ex líder del partido naranja, Albert Rivera, que precisamente ayer hacia público su nuevo camino fuera de la política, ha querido mostrar su descontento con TVE así: «Como ciudadano no quiero pagar una televisión pública si se convierte en un aparato sectario al servicio de una ideología. Ya tenemos bastante con TV3. Si no consiguen respetar a todos los españoles, que se la paguen ellos, no con nuestros impuestos».