Fin de la tregua política y de la aparente imagen de unidad. El presidente del PP, Pablo Casado, ha comparecido a última hora de la tarde del jueves para atacar duramente la gestión del Gobierno de coalición con la crisis del coronavirus. El líder de la oposición ha comenzado su comparecencia tildando de «decepcionante» el discurso que pronunciaba Pedro Sánchez en la Moncloa ante una situación «muy grave» que «no se va a detener con simples sugerencias». En este punto, ha lamentado que el paquete de medidas económicas del Ejecutivo no son más que «tiritas que no van a tapar la hemorragia», agregaba.

En una rueda de prensa que ha seguido la tónica del resto de intervenciones del panorama político, sin periodistas y de forma telemática, Casado ha censurado la ausencia de un «liderazgo político» en España en comparación con los presidentes de otros países afectados por la pandemia, y le ha instado a «coger el toro por los cuernos». «El Gobierno está reaccionando tarde, y se está parapetando en la ciencia», continuaba, al tiempo que resaltaba la «ausencia de coordinación con todas las administraciones».

El líder del PP se ha desvinculado además de la oferta de Ciudadanos de proceder a la tramitación de unos Presupuestos Generales de «emergencia nacional«, guante que ha recogido Sánchez en su intervención de esta tarde, y ha acusado al líder del Ejecutivo de querer sacar rédito político de una emergencia sanitaria. «La tramitación de los Presupuestos no es una solución urgente, sino más bien oportunista», censuraba, al tiempo que recordaba que la vía operativa de las cuentas públicas implica una tramitación que tardaría «meses». «No sé si lo que pretende en el largo plazo es que aprobemos las medidas que han pactado con los nacionalistas», continuaba Casado, y «la senda déficit y el techo de gasto ya aprobados no se mantienen dada la situación actual», zanjaba, en un discurso en que los órdagos han sido constantes.

Como ya ha referenciado en varias ocasiones en los últimos días, el máximo dirigente del PP ha tachado además de «grave negligencia» por parte del Ejecutivo haber alentado a la masas a participar en la manifestación del 8 de marzo para, horas después, asegurar que la situación «era muy grave» y que todo el mundo debía quedarse en casa.

Medidas «insuficientes»

Como ya hiciera Inés Arrimadas anteriormente, aunque ésta con un tono mucho más suave y en clave colaborativa, Casado ha censurado que las medidas para paliar los efectos económicos de la crisis del coronavirus en España son «claramente insuficientes», como los 2.800 millones de euros que transferirá el Ejecutivo a las comunidades autónomas o el aplazamiento de impuestos, que «no sirve para reactivar la economía». Ha pedido, de nuevo, que Sánchez valore el plan de choque económico que propusieron los populares el pasado lunes, con medidas entre las que se encuentran una bajada de impuestos o la paralización de la contrarreforma laboral de Mariano Rajoy.

Ha aplaudido no obstante las medidas de liquidez del Instituto de Crédito Oficial o que desde el Ejecutivo se haya impulsado el teletrabajo, pero ha insistido en actuar de forma más «contundente» ante el grave escenario que afronta España, donde ya se cuentan más de 3.000 casos de coronavirus y 84 muertes.

Casado, negativo en coronavirus

Casado ha anunciado además que, tras el positivo en coronavirus de la vicepresidenta segunda del Congreso y compañera de filas, Ana Pastor, con la que el presidente del PP compartió un acto público el pasado viernes, se ha realizado las pruebas y han dado un resultado negativo.