Política CRISIS DEL CORANAVIRUS

Un mando prohíbe a los policías cachear a delincuentes habituales para evitar contagios

El jefe de la Brigada de Seguridad Ciudadana de Orense ordena que sólo se actúe a demanda de la Sala del 091 o en caso de flagrante delito: “Se hará patrullaje de prevención y se usarán luces y acústicos para avisar a reincidentes de nuestra presencia”

Policías nacionales, en acto de servicio.

Policías nacionales, en acto de servicio. EP

Un mando policial ha ordenado por escrito a sus agentes que se abstengan de filiar y cachear a delincuentes habituales mientras dure la pandemia de coronavirus a fin de evitar posibles contagios y que sólo actúen en caso de «flagrante delito» o a demanda de la Sala del 091 (hoy Centro Inteligente de Mando, Comunicación y Control, CIMACC), pero no «a iniciativa» propia.

Éstas son algunas de las instrucciones que ha establecido el jefe de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Orense en una orden de servicio firmada este jueves -a la que ha tenido acceso El Independiente– a fin de que los funcionarios bajo su mando adopten medidas de precaución para dificultar que puedan resultar infectados en el ejercicio de su trabajo.

«Se hará patrullaje de prevención y se usarán luces y acústicos para avisar a habituales reincidentes de nuestra presencia», precisa en su escrito este inspector jefe, que se compromete a fomentar la «flexibilidad» en la prestación del servicio para favorecer la conciliación familiar. Desde el próximo lunes, todos los centros educativos gallegos permanecerán cerrados, según ha acordado la Xunta este viernes.

Los agentes que patrullan las calles de Orense tienen la obligación también de usar guantes de nitrilo durante el servicio y, al comenzar y terminar su jornada laboral, desinfectar las armas y equipos móviles con «gasas impregnadas en alcohol» al 70 que la brigada pondrá a su disposición.

Cuando hayan de tratar con detenidos y presos, deberán emplear también mascarillas filtrantes, reservándose un bolígrafo para que aquéllos firmen los documentos. «No se tocará el mismo por funcionarios policiales», añade.

Los policías están obligados a guardar en toda actuación una distancia de «unos dos metros» y a comunicar «oportunamente» si alguno presenta síntomas compatibles con el Covid-19 (fiebre, tos o problemas respiratorios). En ese caso, deberá permanecer en su domicilio «al menos una semana» a la espera de evolución.

Se hará patrullaje de prevención y se usarán luces y acústicos para avisar a habituales reincidentes de nuestra presencia», ordena

«Las posibles prevenciones pueden dar lugar a cambios horarios en la prestación de los servicios, por lo que desde la jefatura de esta brigada se promocionará la flexibilidad de prestación y conciliación familiar oportuna, solicitando a todos y cada uno de los componentes de esta brigada esa misma flexibilidad para cambiar horarios y turnos», concluye.

Esa flexibilidad para el desempeño de la jornada laboral se aplicará durante las próximas semanas con carácter general en el Cuerpo en los servicios que lo permitan, según se detalla en la resolución firmada este jueves por el director general de la Policía (Francisco Pardo Piqueras) con las medidas a adoptar por la evolución del coronavirus.

«Sin perjuicio de la sujeción de todo el personal a las necesidades del servicio y de su disposición, cuando se les requiera, para la prestación de los servicios públicos encomendados a la Policía Nacional, en el caso de que el funcionario se encuentre a cargo de menores o mayores dependientes, cuando resulte imprescindible, y esa circunstancia quede acreditada, se autorizará la permanencia del personal en su domicilio durante el tiempo mínimo indispensable», razona.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Mientras permanezca la actual situación de riesgo, el Cuerpo Nacional fomentará el teletrabajo, la atención telefónica y telemática, la conciliación laboral y la ampliación de cupos para el disfrute de los permisos.

Por contra, se evitarán las tareas que «no sean imprescindibles», se suspenderán las reuniones que no resulten indispensables y se sustituirán por videoconferencias, al tiempo que se cancelarán viajes y traslados y las pruebas de selección «de concurrencia masiva».

Cuatro casos confirmados hasta ahora

De igual forma, la dirección de la Policía ha ordenado el cierre de la Escuela Nacional de Ávila -donde se forman actualmente más de 3.000 alumnos- desde el próximo lunes y hasta que disminuyan los riesgos por el coronavirus, realizándose mientras tanto vía online. Pardo Piqueras accede así a la petición que desde comienzos de semana le habían planteado diversos sindicatos, como Jupol, SUP y CEP.

Hasta este miércoles, la Dirección General de la Policía reconocía la existencia de cuatro casos confirmados en la plantilla del Cuerpo -todos por contagio externo- y otros sospechosos pendientes de resultado. El último positivo se constató esa misma mañana y correspondía a un funcionario destinado en la comisaría de Móstoles (Madrid).

Comentar ()