El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha sido una de las voces más discordantes en la reunión telemática mantenida esta mañana por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los líderes de todos los gobiernos autonómicos para compartir la aplicación del decreto de estado de alarma acordado ayer por el Consejo de Ministros. En línea con lo avanzado anoche, Torra ha recriminado al Gobierno la invasión de competencias en materia de seguridad, sanidad y transportes y que no se hayan adoptado, a su juicio, medidas de peso en materia económica.

La postura de Torra contra Sánchez ha llegado hasta el punto de que el presidente de la Generalitat ha sido el único dirigente autonómico que se ha autoexcluido de la firma del comunicado conjunta entre Moncloa y el resto de presidentes.

En el texto, que Torra se ha negado a rubricar, se comprometen a hacer frente a la emergencia sanitaria generada por la pandemia de coronavirus «desde la unidad de acción» y actuando bajo tres principios: «coordinación, colaboración y solidaridad». «Mantendremos una comunicación fluida y eficaz sobre todos los asuntos que afecten a la pandemia», prometen.

En su intervención inicial, Torra ha trasladado a Sánchez su «rechazo» al decreto de estado de alarma y ha tachado de «insuficientes» las medidas aprobadas por el Gobierno. El presidente catalán ha denunciado que no se haya contado con la Generalitat para adoptar estas medidas y ha recordado que las medidas de confinamiento «hace días que se aplican en Cataluña». El Gobierno vasco no ha comentado todavía el desarrollo de la reunión, pero ayer el lehendakari Iñigo Urkullu fue muy crítico con las medidas acordadas por el Gobierno, que calificó de 155 encubierto a cuenta de la crisis sanitaria.

«No estaremos detrás de Gobierno español, estaremos al lado y al lado de la gente» ha asegurado Torra en una comparecencia posterior, en la que ha recriminado al Gobierno que «esto va de una actuación eficaz y no de proclamas patrióticas, ni de recentralización y liquidar el trabajo bien hecho por el Govern«. Un ejecutivo que » seguirá tomando las decisiones consideremos más oportunas» ha añadido pese a que el decreto de alarma aprobado por el Gobierno centraliza en los ministerios de Interior, Sanidad, Defensa y Transportes la gestión de las medidas de emergencia contra la crisis del coronavirus..

Cierre de puertos y aeropuertos

El president ha insistido en reclamar a Sánchez que atienda las peticiones de «confinamiento domiciliario total», cierre de puertos, aeropuertos y trenes, cierre de fronteras y aislamiento de los focos principales del virus, entre los que ha destacado Cataluña, la Comunidad de Madrid «y todas aquellas zonas que sean necesarias». En este contexto, Torra ha animado a los catalanes a «un confinamiento domiciliario solidario» para evitar cualquier ocasión de contagio y ha criticado que el Gobierno no haya ordenado para toda la actividad económica excepto los sectores fundamentales como sanidad.

Torra también ha sido crítico con el Gobierno porque no ha aprobado todavía un plan de choque económico, una crítica que había avanzado el vicepresidente catalán, Pere Aragonés, en declaraciones a Catalunya Ràdio. Por ello, ha argumentado Torra, «el Govern seguirá adoptando todas las medidas que considere oportunas para garantizar la salud y el bienestar de la ciudadanía».

«Si se dedicaron 60.000 millones a rescatar a la banca, ahora hay que rescatar a los trabajadores» ha argumentado Torra para reclamar medidas que compensen el parón total de la economía que reclama. Así, ha pedido al Gobierno suspender los plazos de pago de impuestos, cuotas de la Seguridad Social y de autónomos, además de habilitar una indemnización para autónomos, y medidas para mantener los sueldos de los trabajadores recluidos en casa. Torra ha propuesto también nuevas líneas de crédito sin limite para las empresas afectadas, suspender plazos de pago de las hipotecas y los suministros y «sobre todo, asegurar que estas medidas lleguen a pymes, autónomos y sectores más afectados».

Urkullu: «Asumir el mando era innecesario»

Por su parte, el lehendakari Iñigo Urkullu ha asegurado a la conclusión de la reunión que hará cumplir «por responsabilidad» las medidas establecidas en el decreto de alarma, si bien ha manifestado su discoformidad con su contenido y el procedimiento de aprobación. El lehendakari ha señalado que en «diez segundos» ha trasladado su rechazo al modo en el que se aprobado y comunicado el decreto «porque los procedimientos son parte esencial de la democracia». Además, ha apuntado que asumir el mando de la Ertzaintza y el Servicio Vasco de Salud, Osakidetza, por parte de los ministros de Interior y Sanidad, «son medidas innecesarias»: «No son entendibles desde el punto de vista de la eficacia práctica y la profesionalidad».

Pese a ello, Urkullu ha reiterado que él es el máximo representante del Estado en Euskadi y como tal hará que se cumplan las medidas establecidas, «no voy contribuir a una ceremonia del desacuerdo y la confusión. Haré prevalecer siempre una actuación común y efectiva. Vamos a cumplir el decreto por responsabilidad». Se ha comprometido a seguir desempeñando el «liderazgo de las instituciones, tal y como me ha confiado la sociedad vasca». Ha asegurado que tanto el ministro del Interior como el de Sanidad ya se han puesto en contacto con los consejeros de Seguridad y Salud vasco para coordinar las acciones a implantar: «Aquí lo importante es coordinar esfuerzos, no si es una actuación de arriba a abajo o de abajo a arriba».

Ha evitado referirse al plan de alarma aprobado ayer por el Gobierno de Pedro Sánchez como ‘un 155’ y se ha comprometido a trabajar para que el Gobierno vasco y sus instituciones se coordinen con el Ejecutivo español en la lucha contra el coronavirus: «Vamos a ser proactivos, mi responsabilidad es aplicar todas las medidas que se están adoptando».

Durante la reunión el líder del Ejecutivo vasco ha apuntado que ha propuesto al Gobierno cinco acciones urgentes que se deberían aplicar. La primera de ellas es aprobar el paquete de medidas propuestas extraordinarias suscrito entre empresarios y sindicatos. Junto a ello considera necesario priorizar el apoyo a autónomos y el comercio, subsidiar a las empresas para que mantengan el empleo, como ha hecho el Goierno alemán y solicitar a la Unión Europea un ambicioso plan de estímulo económico. Por último, ha pedido al Gobierno que reconozca y compense a los profesionales sanitarios y los servicios esenciales por el «plus de esfuerzo, entrega y compromiso que están demostrando».

Urkullu ha reconocido que la situación «sigue siendo grave» y por tanto hay que insistir en la necesidad de mantener «el máximo compromiso personal y colectivo»: «Cada persona es importante, cada acción, cada decisión es trascendente». Ha agradecido a la población vasca la responsabilidad demostrada y que es evidente en las calles y pueblos de Euskadi respetando el confinamiento en sus casas de forma mayoritaria.