En las redes no se habla de otra cosa. Valentina es la gran protagonista de una mañana en la que se ha abordado un pleno extraordinario en el Congreso de los Diputados, donde Sánchez se enfrentaba a un hemiciclo casi vacío para dar cuenta a sus señorías de las medidas concretas de la declaración del estado de alarma en que se encuentra sumido el país por el impacto de la crisis del coronavirus.

Varios diputados han aclamado el trabajo de la ujier del Congreso que esta mañana se ha encargado de desinfectar la tribuna del Hemiciclo entre político y político, como medida de prevención en medio de la pandemia. Al Pleno han acudido dirigentes que, siguiendo las recomendaciones sanitarias, deberían permanecer en cuarentena, como el propio presidente del Gobierno, cuya esposa dio positivo en Covid-19; o el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, que pese haber dado negativo en las pruebas permanecía confinado como el resto de diputados de la formación tras el positivo de Santiago Abascal o Javier Ortega Smith.

«Si alguien merece un aplauso, es ella», elogiaba el portavoz de ERC durante su turno de palabra. Valentina ha recibido en varias ocasiones el aplauso de los pocos diputados presentes en la sesión, en que se entiende su figura como un símbolo de la lucha diario contra el coronavirus, en este caso en el Congreso. La propia Meritxell Batet ha agradecido verbalmente su labor.

En Twitter han seguido los elogios ante el trabajo de la ujier que, ataviada con mascarilla y guantes, limpiaba continuamente el espacio que ocupaban los diputados en la tribuna de oradores. Acompañada de su foto, cientos de usuarios -también cargos políticos- han destacado el papel de esta «heroína anónima» que hoy «nos representa a todos».

Este miércoles se ha celebrado una de las sesiones más atípicas que se recuerdan en el Congreso de los Diputados. Al hemiciclo sólo han acudido una representación mínima -en algúnos casos un único diputado- de las diferentes formaciones políticas. En protesta por la negativa de Meritxell Batet de convocar un pleno telemático dada la emergencia sanitaria a la que asiste el país, han declinado la invitación los diputados de Ciudadanos, JxCat, Bildu y la CUP. Sí ha asistido una reducida delegación de PP, Vox, PNV, ERC y de todos los grupos minoritarios. En medio de la excepcionalidad en que se ha desarrollado el pleno, el Congreso ha prohibido la entrada de los periodistas «para preservar la salud de todos».