País Vasco | Política

Urkullu advierte: "Habrá que levantar el país. Si paramos la economía será muy difícil "

El País Vasco aprueba un plan económico de emergencia con 844 millones y contempla hasta 4 escenarios de impacto sanitario para duplicar sus UCIs.

El lehendakari Iñigo Urkullu ha rechazo hoy la paralización total de la economía para frenar el impacto de la epidemia. Ha asegurado que el daño del Covid-19 será elevado, no sólo desde el punto de vista humano, sino también el económico y el cierre total, «bajar la persiana», sería devastador. Ha asegurado que cuando se supere el impacto humano de la pandemia «habrá que levantar el país de nuevo».

Durante una comparecencia ante los medios para presentar «un plan de choque contra el Covid-19», por importe de 841 millones de euros, Urkullu ha apuntado que se debe evitar por todos los medios «el coma económico». Considera que ello obliga a mantener un mínimo de actividad económica ya que de no hacerlo estaría en peligró, no sólo su futuro de modo grave, sino también el sostenimiento de servicios esenciales y necesarios en estos momentos. Ha defendido que esa actividad básica debe ser compatible con la necesaria «seguridad de los trabajadores» y con el mantenimiento de un pulso económico que no obligue a «levantar desde cero una economía»: «Eso sería algo muy, muy difícil». Advierte que hacerlo supondría «un golpe durísimo para las empresas, la economía y el empleo, sería difícil recuperarnos».

En los últimos días el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha reclamado a Urkullu el cese de la actividad económica en el País Vasco como la medida más urgente para frenar la propagación del coronavirus. El lehendakari ha apuntado que además de no defender este planteamiento, sería una decisión que correspondería adoptar al Gobierno de España. Hasta ahora el Ejecutivo de Pedro Sánchez la ha rechazado.

Precisamente para intentar paliar el impacto inicial de la epidemia, el Ejecutivo vasco ha aprobado hoy el «Programa Covid-19» que incluye ayudas por un importe de 823 millones de euros, a los que suma otros 18,4 millones en ayudas específicas para pymes y autónomos. Se trata de una batería de partidas económicas de apoyo al refuerzo del sistema sanitario -200 millones euros-, a empresas -568 millones- y a personas y familias en situación de dificultad -54,6 millones de euros-.

Sin críticas a Sánchez

Urkullu ha detallado que estas cantidades económicas proceden fundamentalmente de los remanentes financieros de ejercicios anteriores, de la capacidad de endeudamiento del Ejecutivo y de la reasignación de determinadas partidas económicas del presupuesto.

Preguntado por el modo en el que se está desarrollando la coordinación con el mando único que ostenta el Gobierno español, el lehendakari ha evitado la crítica, «ya dije que sólo dedicaría diez segundos a cuestionar las formas» y ha subrayado que ahora «no voy a perder ni un minuto en eso»: «Pido colaboración y ofrezco colaboracion».

Ha evitado también cuestionar la presencia del Ejército en Euskadi señalando que el Gobierno central ha optado por recurrir a él para la desinfección de sus instalaciones «y nosotros a nuestros recursos para las nuestras». Ha apuntado que a ello se destinan no sólo los medios del Gobierno que él lidera sino también medios de las Diputaciones forales y los ayuntamientos a través de cuerpos de bomberos, policías locales y protección civil.

Junto a Urkullu ha comparecido hoy la consejera de Salud, Nekane Murga, quien ha dado a conocer que en el País Vasco el número de contagiados ha vuelto a crecer. Los positivos conocidos por coronavirus ascienden ya a 2.728, lo que supone 307 más que ayer. Además, el número de fallecidos en el País Vasco ha aumentado en 13 nuevas muertes, hasta un total de 133. Vizcaya ha superado ya a Alava en el número de contagiados y crece a un ritmo muy superior.

Duplicar UCIs

El departamento ha elaborado un plan de contingencia de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y que prevé duplicar el número de camas para destinarlas a enfermos afectados por el Covid-19. El diseño que se ha elaborado contempla hasta cuatro escenarios en función de la propagación del virus.

El primero de ellos, el escenario 1, contempla 295 camas de UCI -67 de ellas pediátricas y 227 para adultos-. En un segundo escenario se amplían las camas para adultos a 266. En el tercer nivel de impacto, donde se ubica la actual situación de Alava, la oferta de camas se amplía a 433. El peor panorama que dibuja el Ejecutivo permitiría ampliar las UCI en el País Vasco a más de 550. Actualmente en Euskadi hay 1.129 personas hospitalizadas.

Al Plan de Camas UCI se le acompaña de otro plan de adquisición de equipos y uno de recursos humanos para reforzar las plantillas. Está prevista una adecuación de espacios si fuera necesario ampliar la asistencia sanitaria.

Comentar ()