Política

Moncloa ignora el manifiesto de más de 300 periodistas contra los filtros en las preguntas al Gobierno

Más de 300 periodistas han firmado una petición por la que se insta al Gobierno a modificar el sistema utilizado en las ruedas de prensa por otra alternativa que garantice transparencia

Pedro Sánchez, durante una comparecencia. EFE

Moncloa sigue sin atender las peticiones de cientos de periodistas que, a través de un manifiesto titulado La libertad de preguntar, exigen al Gobierno modificar el método para organizar las ruedas de prensa durante la crisis del coronavirus sin que sea el secretario de Estado, Miguel Ángel Oliver, quien escoja y filtre las preguntas de la prensa y las formule a los responsables que comparecen diariamente.

Este miércoles, aprovechando la rueda de prensa del ministro de Sanidad, Salvador Illa y el de Consumo, Alberto Garzón, decenas de periodistas han denunciado que Oliver haya esquivado una cuestión en concreto: «¿Está considerando el Gobierno cambiar el sistema de las ruedas de prensa para atender a la reclamación de profesionales de los medios de comunicación, que piden comparecencias con preguntas y repreguntas libres que no pasen por el filtro del secretario de Estado?».

El sistema de ruedas de prensa utilizado en el Palacio de la Moncloa dista mucho del método seguido por formaciones como PP o Ciudadanos, que desde que comenzó la crisis utilizan aplicaciones con las que los periodistas pueden preguntar -y repreguntar- en tiempo real, sin que las cuestiones sean sometidas a filtros previos. Fue la dirigente de Ciudadanos, Inés Arrimadas, la primera en utilizar el formato streaming con preguntas realizadas en riguroso directo.

Es precisamente la reivindicación que persigue el manifiesto firmado por más de 300 profesionales de la información: la modificación y mejora del sistema utilizado por el Gobierno en aras de la transparencia y del ejercicio pleno de la libertad de prensa, para «garantizar que los medios de comunicación puedan realizar su función sin mordazas y sin dificultades añadidas».

El procedimiento seguido por el Gobierno desde que la propagación del virus hizo insostenible la celebración de ruedas de prensa al uso consistía en el envío de preguntas de parte de los medios de comunicación a través de un grupo de Whatsapp. Por el montante de cuestiones, muchas se quedan sin lanzar o sin responder y este sistema impide la opción de repreguntar cuando el responsable en cuestión responde con evasivas.

Este miércoles, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska negaba la mayor sobre la existencia de una «censura previa» en las ruedas de prensa de Moncloa. «Desde la Secretaría de Estado de Comunicación se hace todo para que las preguntas sean las que llegan desde los medios de comunicación», y defendía su transparencia asegurando que él no conoce «muchas» de las preguntas que les acaban formulando en las comparecencias.

«Despliegue de transparencia informativa»

Una vez finalizada la rueda de prensa, Moncloa ha difundido un comunicado en el que defiende el sistema empleado hasta la fecha y lo califica de «sencillo, eficiente y plural», en el que ofrece cifras de las preguntas formuladas hasta la fecha: 460 preguntas en 46 ruedas de prensa. «Nunca ha habido un despliegue de transparencia informativa como el actual», se defienden.

Responden desde la Secretaría de Estado de Comunicación a las críticas alegando que el modelo escogido para las ruedas de prensa de los miembros del Gobierno «no difiere de otras convocatorias de prensa, de todo tipo de organizaciones en las que participan profesionales». Con todo, se compromete Moncloa a responder a las peticiones de los periodistas abriendo una vía a la escucha de propuestas complementarias, siempre y cuando lleven implícitas un «sistema de turnos» y no revistan «problemas operativos y de salud pública».

Comentar ()