El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado en su comparecencia desde La Moncloa que, a raíz de la crisis del coronavirus, «vendrán más días de estado de alarma» a partir del próximo 26 de abril, fecha en la que vence la prórroga que se ha conocido este sábado y que ha comunicado a la oposición. Ha concretado, eso sí, que las medidas de confinamiento total acabarán tras la Semana Santa.

En concreto, ha declarado que «vendrán más días de estado de alarma. Serán distintos, empezaremos a recorrer ese pasillo, empezaremos a hacer esa transición, empezaremos a recuperar algo de nuestra vida, pero no podemos permitirnos ningún paso atrás».

Ha matizado que se tratará de una nuevo alargamiento del estado de alarma inicial, no de la «hibernación económica» que se hizo de cara a los días de Semana Santa. «No se prorrogará la medida extraordinaria, que ya no tendrá razón de ser», ha señalado.

Sánchez ha avanzado que un equipo de epidemiólogos y científicos está preparando ya el plan que aplicar para la «desescalada», cuando baje la curva de contagios, pero ha advertido de que en esa nueva etapa no cabrá la relajación y no será «más suave».

«Desde hace semanas el Gobierno está pensando en el medio plazo», ha dicho el presidente en una comparecencia en La Moncloa, en la que ha confirmado que pedirá al Congreso la autorización de una nueva prórroga, hasta que empiece el 26 de abril, del estado de alarma, informa Efe.

Ha pronosticado que el momento en que se doblegará la curva de contagios por coronavirus, que será el fin de la primera etapa, está cerca, y a partir de entonces comenzará una transición, una segunda etapa.

Ese plan de los expertos, ha explicado, buscará «mantener a raya al virus mediante protección individual y colectiva», pero también iniciar la reconstrucción económica y social.