El PP no seguirá la vía marcada por Vox de romper el consenso en torno a la ampliación del estado de alarma hasta el 26 de abril y votará ‘sí’ en el pleno de este jueves para su convalidación, aunque lo hará con la condición de que se redacte «en base al decreto del 14 de marzo», el primero que aprobó el Gobierno, sin que entren en juego medidas como la hibernación de las actividades no esenciales, cuya reapertura está prevista para el próximo 10 de abril.

Pero no dará su brazo a torcer para sacar adelante los decretos económicos y seguir brindando su apoyo al Ejecutivo en lo que resta de crisis sanitaria si Pedro Sánchez no aplica una «eficacia mínima» en su gestión, habilitando el control parlamentario para que la oposición pueda vigilar «las competencias extraordinarias» brindadas al mando único. «No apoyaremos más al Gobierno si deniega esos controles», evidenciaba Pablo Casado en rueda de prensa, porque «la democracia no se puede confinar».

Del mismo modo, ha vinculado el apoyo del principal partido de la oposición en la crisis a que Sánchez se abra al diálogo con el resto de fuerzas políticas y entre en debate un decálogo de medidas económicas para «reactivar la economía». «Para salvar vidas, el Gobierno tiene todo nuestro apoyo, pero no para hundir al país», recalcaba.

En este punto, ha insistido en iniciativas como incluir una paga extra para los profesionales sanitarios; garantizar un sueldo bruto a los trabajadores de los sectores esenciales, la condonación del impuesto de sucesiones y donaciones en toda España a los familiares fallecidos por coronavirus; la devolución de los 2.500 millones de IVA adeudados a las comunidades autónomas; o el aplazamiento voluntario del pago de impuestos a cualquier afectado por la pandemia.

Casado desconfía de los Pactos de la Moncloa de Sánchez

Pablo Casado ha comparecido este lunes tras la reunión que ha mantenido con los grupos parlamentarios del Congreso, Senado y Parlamento Europeo para marcar la hoja de ruta del partido en los próximos días, incluida una hipotética reedición de los Pactos de la Moncloa para encarar la crisis del coronavirus.

Casado lamenta que la oferta de reeditar los Pactos de la Moncloa sea «poco sincera» y «un señuelo»

Sin rechazar abiertamente esa posibilidad, el líder del PP ha recelado de la posibilidad de que Sánchez pueda utilizar esos acuerdos para abordar «un cambio de régimen encubierto», algo que ha calificado de «muy peligroso». En este punto, Casado ha tildado de «señuelo» la oferta de la reedición de los pactos de 1977 que se firmaron en España para superar la dictadura, y ha avisado: «Diálogo social sí; cambio de régimen, no».

Cree Casado que la propuesta es «poco sincera», pero ha vinculado la discusión de cualquier iniciativa en el Parlamento, tanto con los partidos políticos como con los agentes sociales. Ha vuelto a reprochar la falta de disposición de Sánchez a someterse al control de las cortes y ha lamentado que el Gobierno esté pecando de tres atributos «que debe cambiar»: «arrogancia»; «mentira»; e «incompetencia».