Pedro Sánchez ha comparecido este domingo para reclamar una «desescalada» inmediata de la tensión, que deje atrás las «palabras gruesas» y los «ataques» entre rivales políticos. «Esa es nuestra responsabilidad y yo como presidente así lo asumo», ha dicho Sánchez. Pero exactamente al mismo tiempo que el presidente del Gobierno pronunciaba esas palabras en su comparecencia televisada, los diputados de su Grupo Parlamentario contradecían sus órdenes y recrudecían los ataques al Partido Popular.

Lo hacía la portavoz Adriana Lastra, sumida en su particular batalla contra el gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso. Minutos antes de que Sánchez se dirigiese a la nación, Lastra compartía un mensaje del periodista Ignacio Escolar reprochando a la presidenta madrileña que hubiera llegado tarde a la reunión telemática con Sánchez por haber estado en Barajas recibiendo al avión que ha llegado a Madrid con 113 toneladas de material sanitario. «La propaganda es lo primero», decía el mensaje compartido por Lastra.

No es el único dardo de las últimas horas dirigido a Ayuso, a la que el jueves en el Congreso acusó de estar a la cabeza de un gobierno «falso» y «desleal». Sin embargo, para Lastra, el tono bronco de la sesión no fue cosa suya. «La Brunete mediática lleva días atacando al gobierno de coalición y especialmente al Presidente. Descalifican, manipulan y propagan bulos. Desde el último debate en el Congreso, donde al PP se le vieron las vergüenzas, lo hacen mucho más. Seguiremos desmontando vuestras mentiras», escribía Lastra este sábado. Lejos de la desescalada.

No es la única, aunque sí la más destacada. El diputado José Zaragoza también recurre de forma habitual a las redes sociales para este tipo de mensajes. «Como mentir en una sola frase. Cuando no haces nada, afirmar que lo haces todo», escribía este sábado contra la presidenta de la Comunidad de Madrid después de que ésta anunciara una campaña de test «selectivos» y «masivos» que arrancarían por el personal sanitario y las residencias de mayores.

Esta mañana, Zaragoza volvía a acusar a los partidos de la oposición de «usar la mentira sin escrúpulos» haciendo referencia a la entrevista de Ana Rosa Quintana a un intermediario que aseguraba haber ofrecido al Gobierno la distribución de test rápidos.

Este domingo, poco después de que Sánchez lanzara su oferta de «desescalada», el propio Zaragoza compartía en su cuenta de Twitter un vídeo subtitulado de La vida de Brian con el que pretendía ridiculizar a PP y Vox, mencionando también a periodistas y personajes de las redes sociales supuestamente afines a estos partidos.

El mismo vídeo lo compartían horas antes otros diputados del PSOE, entre ellos el representante por Madrid en el Congreso, Daniel Viondi. «Véanlo. Top», añadía el parlamentario, que este sábado atacaba al diputado del PP Pablo Montesinos, al que acusaba de propagar bulos, por haber trabajado en Libertad Digital: «De casta le viene al galgo». Ya este domingo, Viondi tachaba de «miserable» un tuit del popular González Terol que subrayaba que la tasa de mortalidad por millón de habitantes de España es la más alta del mundo por la crisis del coronavirus.

Como Lastra, Viondi también atacaba este domingo a Ayuso por incorporarse con retraso a la videoconferencia de presidentes autonómicos: «Antes propaganda que respeto a sus funciones». A esa línea de ataques su sumaba la diputada gallega Pilar Cancela: «Irresponsable, rayando en lo frívolo…».

También al mismo tiempo que Sánchez preparaba su intervención, el portavoz del PSOE en el Senado, Ander Gil, dedicaba sus mensajes a cargar contra Cayetana Álvarez de Toledo por un artículo de la portavoz del PP en El País en el que critica la actitud «mendicante» de Sánchez en Europa y defiende las condiciones de un hipotético pacto de Estado: «No puede haber unos Presupuestos de emergencia sin un plan de reformas para un Estado fuerte y eficaz. Es decir, menos sometido a los condicionantes nacionalistas y menos lastrado por los lujos de la ideología».

«Lo que escribes hoy en El País es una ignominia más de esta derechita cobarde. Hoy, gracias a este Gobierno y a Pedro Sánchez, España amortiguará la crisis con 500.000 millones de euros de los que se beneficiarán los españoles a los que decís defender pero que no pueden esperar nada de vosotros», escribía Ander Gil a las 14:53. Exactamente 40 minutos después, compartía el vídeo de Sánchez pidiendo que «cese la tensión política» y «dejar atrás las palabras gruesas y el lenguaje agresivo». Los 500.000 millones mencionados por Gil, por cierto, no están destinados únicamente a España sino al conjunto de países de la Unión Europea.

El mismo discurso utilizaba Rafael Simancas, que hablaba de «sabotaje lamentable» de Álvarez de Toledo y le ponía antecedentes históricos: «Aznar acusaba a Felipe González de ‘pedigüeño’ y esta señora acusa a Pedro Sánchez de ‘mendicante’, ‘compungido’ y ‘de rodillas’ ante la UE».

La ofensiva contra Álvarez de Toledo la compartía igualmente la portavoz de Igualdad del Grupo Socialista en el Congreso, Laura Berja: «Es de una pobreza que entristece. Denota falta de convicciones democráticas, lo que evidencia claramente en su infame alusión al feminismo».