Política Crisis del coronavirus

El Ingreso Mínimo Vital de Iglesias se aleja mientras el departamento de Escrivá "no lo ve"

Unidas Podemos insiste en que es una medida "urgente" y que muchas familias "no pueden esperar a junio", para cuando esté diseñada la renta definitiva

Iglesias y Escrivá en una imagen de archivo EFE

Nunca estuvo previsto que el Ingreso Mínimo Vital que promueve Pablo Iglesias fuera hoy al Consejo de Ministros, aunque lo cierto es, que cuanto más se atrase su aprobación menos sentido tendrá si su objetivo era servir de «puente» al que prepara José Luis Escrivá, con vocación de permanencia. Aunque vicepresidencia segunda anunció un acuerdo sobre ese ingreso el pasado jueves, no fue al consejo extraordinario del viernes ni tampoco lo hará al de esta semana.

Las dificultades para que prospere la propuesta de Iglesias son muchas y variadas. Las hay de índole política, por la cual PSOE y Unidas Podemos compiten por la paternidad de un ingreso básico que nunca se implementó hasta ahora, y también de carácter técnico porque Escrivá «no lo ve», según admiten en Unidas Podemos y más tras la entrevista que éste concede a El País donde habla de iniciativa «bienintencionada». Él sigue defendiendo que no hay necesidad de buscar un fórmula transitoria siempre y cuando se diseñe una de carácter permanente, en la que parece que trabaja coordinadamente con la vicepresidencia social.

En entrevista en «Espejo Público», Escrivá ha negado las evidentes discrepancias con Iglesias. «No es que haya habido un enfrentamiento ni distintas posiciones -ha defendido- Estamos acelerado al máximo los plazos de esa renta mínima porque en esto estamos de acuerdo todos». Es el trabajo preparatorio, que se necesita tanto para un modelo «puente» como para uno permanente, lo que está retrasando la puesta en marcha, pero una vez concluya ese trabajo, lo que «será pronto», llevará a un diseño «permanente» sin necesidad de uno temporal. Por lo tanto, «es un debate estéril que no tiene recorrido» y ha anunciado que la renta mínima «se va a adelantar considerablemente y cuando la tengamos la anunciaremos».

Pero Unidas Podemos insiste en la necesidad de atender a una serie de colectivos sociales que no pueden esperar a la nueva renta mínima por mucho que Escrivá intente agilizar los plazos. El secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, no deja lugar a dudas sobre sus intenciones en un tuit este lunes en el que defiende que «antes de la crisis del Covid el 50% de los hogares no podía ahorrar ni un euro. Después de la crisis, la situación es aún más difícil. Por eso inyectar rentas a las familias es una prioridad de este gobierno, a través de un Ingreso Mínimo Vital» que califica de «urgente».

Los demodelores datos de desempleo de marzo impulsaron la renta «puente» de Iglesias

Los demoledores datos de desempleo del mes de marzo, con la caída catastrófica de afiliados a la Seguridad Social, motivó que la vicepresidencia segunda comenzara a trabajar en la idea del ingreso «puente» para agilizar unos pagos que, en el mejor de los casos, y por la vía Escrivá, «podían no llegar antes del mes de junio», añaden las mismas fuentes consultadas. Pero el Ministerio de Seguridad Social «cree que en poco tiempo va a estar la renta mínima, por lo que defiende que, para un mes, hagámoslo bien».

En cambio, en el entorno de Iglesias se preguntan con bastante sarcasmo si «queremos que nos den el óscar en la academia de economía» o solucionar una cuestión que puede resultar perentoria para varios cientos de miles de familias y no se resignan a aparcar la medida. Bien es cierto que la cuestión tiene una enorme complejidad porque, entre otras cosas debe armonizarse con una maraña de ayudas estatales y autonómicas que, muy probablemente, deberán desaparecer o modificarse para unificar un sólo modelo.

En el sector morado del Gobierno quieren poner el acento que no hay discusiones en cuanto a la renta mínima, que, de hecho, estaba contenida en el pacto del Gobierno de coalición. «Desarrollaremos el Ingreso Mínimo Vital como prestación de Seguridad Social», decía la literalidad del acuerdo, para agregar: «comenzaremos en un primer momento por el aumento decidido de la prestación por hijo/a a cargo para familias vulnerables, y posteriormente mediante un mecanismo general de garantía de renta para familias sin ingresos o con ingresos bajos».

El pacto de coalición no ponía plazos al Ingreso Mínimo Vital

Bien es cierto que en ese pacto de finales de diciembre del año pasado no se hablaba de plazos y que la crisis del coronavirus ha supuesto un acelerón en muy buena medida por las presiones de Unidas Podemos y el temor de los socialistas a que el paquete de medidas sociales sea rentabilizado por esta formación. Pero lo cierto es que el tiempo corre en contra de los planes de Iglesias, aunque a cambio trabaje mano a mano con Escrivá en la que será esa renta definitiva.

«No estamos inventando nada. El ingreso «puente» sirve para los que no pueden esperar a junio», lamentan en el entorno del vicepresidente segundo, aunque admiten que los propios técnicos «no están mareando» sobre las posibilidades reales del sacar adelante esta fórmula temporal hasta que se apruebe la definitiva.

Iglesias anunció el pasado jueves un acuerdo gubernamental sobre este ingreso mínimo vital después de mantener una reunión telemática junto al propio Escrivá y la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, como los sindicartos UGT y Comisiones Obreras, además de distintas ONGs. Al término de la convocatoria se anunció un acuerdo con estos colectivos así como contactos con el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, con quien supuestamente Iglesias había intercambiado documentos. Ese mismo día, Garamendi negó el pacto, mientras Escrivá sigue defendiendo que hay que ir a un modelo sólido y con vocación de permanencia. Pero en UP defienden que la crisis del Covid-19 obliga a actuar de inmediato.

Comentar ()