Política Crisis del coronavirus

Acuerdo en el Gobierno para establecer el ingreso mínimo vital a la "mayor brevedad"

Se tratará de una renta provisional, de 500 euros, que durará hasta que llegue la permanente en un periodo de unos tres meses

logo
Acuerdo en el Gobierno para establecer el ingreso mínimo vital a la "mayor brevedad"

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. EFE

Resumen:

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, y los ministros de Trabajo y Seguridad Social, Yolanda Díaz y José Luis Escrivá, respectivamente, han llegado a un acuerdo para establecer un ingreso mínimo vital puente, según ha adelantado El Independiente y que será de unos 500 euros al mes hasta que llegue la renta vital definitiva. Aunque no es seguro que vaya mañana a la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros, ese acuerdo se ha cerrado, entre otros, con Comisiones Obreras y UGT, con quienes acaban de mantener una reunión telemática.

Iglesias, Díaz y Escrivá han mantenido sendas reuniones con los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, así como con las organizaciones del Tercer Sector Cáritas, Cermi, Oxfam, AEPN, Facua y Plataforma del Tercer Sector. En dichas citas, «en las que se ha hablado de la necesidad de un gran acuerdo de país basado en el constitucionalismo social para afrontar la crisis», según una nota de vicepresidencia segunda, el principal tema abordado ha sido la conveniencia de poner en marcha, «con carácter urgente, un Ingreso Mínimo Vital Puente (IMVP) que garantice que las personas más vulnerables cuenten con ingresos con los que poder afrontar esta crisis».

El Gobierno de coalición mantiene su compromiso, incluido en el programa de Gobierno, de poner en marcha un Ingreso Minimo Vital (IMV) de carácter permanente. «No obstante, las garantías técnicas y el alto grado de consenso político, social e institucional que requiere el desarrollo del IMV podrían implicar un plazo aproximado de tres meses para su aprobación».

Eso respecto al permanente. Porque la crisis del Covid-19 «ha puesto de manifiesto que es necesario actuar ya para que las personas vulnerables no queden atrás en esta emergencia». Por tanto, el Gobierno quiere aprobar de forma «urgente» un Ingreso Mínimo Vital Puente que permanezca vigente hasta la aprobación del IMV definitivo y «complete así el escudo social que está construyendo el Gobierno para que nadie quede desprotegido en esta crisis».

Iglesias ha intercambiado documentos con Garamendi

Las entidades consultadas por el Gobierno «han mostrado su total apoyo a esta medida extraordinaria, al tiempo que comparten la necesidad de poner en marcha un Ingreso Mínimo Vital de carácter permanente a la mayor brevedad». Asimismo, el vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, ha podido constatar, mediante conversaciones telefónicas, que «grandes empresarios de grupos económicos muy relevantes» también ven adecuada y positiva esta medida.

El vicepresidente ha intercambiado asimismo documentos con el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, con el que está en contacto. Iglesias y Escrivá llevaban semanas trabajando mano a mano en este proyecto para superar las dificultades técnicas y la «complejidad» que presentaba, también para vencer la resistencias internas de un sector del Gobierno, que aún formando parte del pacto de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, no entraba en los planes de los socialistas abordarlo con tanta prontitud.

El propio Iglesias lo explica en una largo hilo de Twitter en el que añade algún detalle más como que se trata de un ingreso de emergencia «que debe llegar fácilmente, sin laberintos burocráticos, a los hogares de bajos ingresos, con una implementación sencilla y ágil.»

Comentar ()