Política

Casado acepta la mesa si se reúne en el Congreso, pero Sánchez quiere consensuarlo con el resto

El PP acepta sentarse en la mesa de reconstrucción social y económica propuesta por el Gobierno con la condición de que se celebre con "luz y taquígrafos" en el Congreso de los Diputados

Reunión por videoconferencia entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado

Reunión por videoconferencia entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del PP, Pablo Casado

Primer acuerdo entre Sánchez y Casado. El PP se sentará en la mesa para la reconstrucción social y económica de España propuesta por el Gobierno para sacar al país de la crisis provocada por el coronavirus. En el marco de la videoconferencia mantenida en la mañana de este lunes entre Pedro Sánchez y Pablo Casado, éste último ha logrado imponer su fórmula de llevar el gran acuerdo nacional al Congreso de los Diputados, para celebrarlo con «luz y taquígrafos» en el marco de una comisión parlamentaria con representación de todos los partidos, tal y como reclamaron los populares en la sesión de control de la pasada semana.

No obstante, y aunque Sánchez considera «positiva» la propuesta, queda «a la espera de que sea consensuada» con el resto de los grupos, según fuentes gubernamentales. Moncloa dice felicitarse por «la disposición de todas las fuerzas parlamentarias por alcanzar un acuerdo esencial para reconstruir nuestro país», pero no adelanta nada sobre el formato de la misma.

En una rueda de prensa posterior a la cita entre ambos dirigentes, Casado ha dado un giro importante en el tono de la crítica a Sánchez, del que ha destacado su «buena disposición» para llegar a acuerdos tras el encuentro telemático, aunque deberán pasar por el Parlamento como condición sine qua non de los populares, una premisa aceptada por el Ejecutivo. «La participación del Partido Popular será en sede parlamentaria(…). El Gobierno encontrará el hombro del PP en el Parlamento, que es donde tiene que estar», aclaraba.

Con la reunión con Casado, que se ha extendido durante algo más de una hora, Sánchez ha puesto punto y final este lunes a la ronda de contactos iniciada la pasada semana para dar comienzo a esa mesa de reconstrucción, que el Gobierno había propuesto comenzar este mismo martes y cuyo acuerdo debería concluir, según los cálculos del Ejecutivo, en el mes de julio, tras discutirlo con todas las fuerzas políticas, agentes sociales y administraciones autonómicas y locales.

Sin embargo, el líder del PP se ha descogado de esa «mesa extraparlamentaria», deslizando que no estará en la reunión propuesta para este martes pero que sí participará en la comisión, a la espera de conocer la fecha de su constitución. «Comparto hemiciclo con JxCat o ERC, pero no podría asumir una mesa de reconstrucción nacional en la que están sentados aquellos que quieren destruir a España», justificaba. «Queremos evaluar el respaldo del Parlamento a las medidas urgentes y concretas para salir de la crisis, y no participar en la creación de una mesa de renegociación del programa del Gobierno. No tenemos por qué participar», zanjaba.

La cita de este martes, aún en el aire, iba a estar presidida desde la Moncloa por Pedro Sánchez, acompañado por los cuatro vicepresidentes del Gobierno, una fórmula a la que Casado se niega rotundamente. En este punto, el Ejecutivo proponía la creación de cuatro grupos de trabajo diferenciados: reactivación económica; estado de bienestar y políticas sociales; sanidad y salud pública; y Europa. Cada grupo debía acordar unas conclusiones finales, cuyo plazo final para presentar un dictamen a la mesa general finalizaba el 1 de junio. El calendario de Sánchez apuntaba a la segunda quincena de julio como fecha tope para firmar el gran acuerdo.

Desde que la oferta de reeditar unos Pactos de la Moncloa estuvo encima de la mesa, Casado había declinado en múltiples ocasiones dicha fórmula por considerarlo un «señuelo» de Sánchez para esquivar la asunción de responsabilidades por su «mala gestión» en la crisis del Covid-19, aunque sí vinculaba cualquier negociación a su celebración en el Parlamento.

Casado condiciona su apoyo a la prórroga

Sobre la nueva prórroga del estado de alarma, el presidente del PP ha enumerado una serie de peticiones que espera que Sánchez acepte y se lo comunique «en los próximos días» como condición a que los de Casado voten ‘sí’ a dicha extensión de la situación de emergencia que el Congreso deberá aprobar este mismo miércoles.

Se trata de medidas que abarcan tres bloques: el primero, referente a la emergencia sanitaria, se centra en pedir test masivos, declarar el luto nacional o disponer de más material sanitario; el segundo, respecto al escenario económico, ha reivindicado la necesidad de adoptar una ‘paga extra’ para el personal sanitario o la exención del impuesto de sucesiones; y, en último lugar, abogar por la «transparencia» informativa, asegurando «la neutralidad de la televisión pública» y aportando una rendición de cuentas por la «limitación de la libertad de expresión de los españoles en redes sociales».

Comentar ()