Asia | Internacional | Política

Las dudas sobre la salud del líder norcoreano despiertan el interés por su 'hermanísima'

Kim Jo Yong se perfila como sucesora de Kim Jong Un, quien habría sido operado, tras ausentarse en una fiesta clave

Corea del Norte-Kim Jong-un

Kim Jong Un, líder de Corea del Norte, en su última comparecencia ante el buró político del Partido Comunista, en el poder. EUROPA PRESS

Quédense con este nombre: Kim Jo Yong. Es la hermanísima del líder norcoreano, Kim Yong Un. Si algo le pasara al Máximo Líder, ella saldría de las sombras. El 15 de abril, fecha del cumpleaños del abuelo de los dos, Kim Il Sung, que habría celebrado su 108 aniversario en esa fecha, el actual mandatario estuvo ausente. Es la fecha más señalada del calendario político norcoreano. Mala señal.

La última vez que se dejó ver en público fue el 12 de abril en una reunión del buró político del Partido Comunista. Según la CNN, Kim Jong Un, que cumplió 36 años el 8 de enero, estaría en grave peligro después de someterse a una cirugía, de acuerdo con un funcionario estadounidense del que no dan el nombre.

La CIA está controlando de cerca los informes sobre la salud del líder norcoreano. También se ha especulado que habría contraído coronavirus. En todo el mundo se han superado los 2,4 millones de contagios y las 171.000 muertes.

No ha reconocidos casos oficialmente, pero haberlos haylos. El general Robert Abrams, comandante de las fuerzas estadounidenses en Corea del Sur, afirma que es imposible que en Corea del Norte, que tiene frontera con China, no haya casos. Abrams apuntaba a que desde febrero habían detectado que el ejército norcoreano estaba enclaustrado.

El Daily NK, una web con sede en Corea del Sur que sigue muy de cerca todo lo que sucede en Corea del Norte, señala que el líder norcoreano tuvo que ser sometido a una operación cardiovascular el 12 de abril en un hospital de uso exclusivo para la familia en el poder. La intervención habría sido motivada por una inflamación arterial que sufre desde agosto, aunque su estado empeoró debido a sus múltiples viajes, según ha revelado una fuente médica norcoreana a esa web.

El líder norcoreano estuvo recientemente en el monte Paektu, un lugar con baja presión atmosférica poco apropiado para alguien con problemas arteriales. Como ha visitado esa zona, donde hay instalaciones militares, su condición física habría empeorado y por ello le han intervenido.

En una primera versión, esta fuente apuntaba a que la obesidad, el tabaquismo y el estrés eran las causas de su deteriorado estado físico, pero la web rectificó la primera información.

Kim Jong Un estaría recuperándose en una residencia en el condado de Hyangsan. Otras fuentes surcoreanas y chinas dudan que Kim Jong Un esté en peligro de muerte. Un funcionario del Partido Comunista de China, en el anonimato, decía a la agencia Reuters que no creía la versión más pesimista sobre la salud del líder norcoreano. China es el gran aliado de Kim Jong Un en el mundo.

Ya hace seis años creció la incertidumbre sobre la salud del joven mandatario norcoreano, porque desapareció de la escena pública durante un mes. Cuando volvió a escena, lo hizo con un bastón. Se dijo entonces que había sido operado de un quiste en un tobillo.

La reina entre tinieblas

A la sombra de Kim Jong Un, siempre está su hermana, la enigmática Kim Jo Yong, cuatro años menor que el líder norcoreano. Los dos son hijos de Kim Jong Il y una bailarina japonesa. Desde octubre de 2017 Kim Jo Yong forma parte del Politburó en un país donde las mujeres difícilmente llegan tan lejos. Pero ella es una Kim y además maneja a la perfección las redes del poder.

Kim Jo Yong es la mano que guía los pasos del líder norcoreano, su Rasputín 2.0. Es quien le aconsejó que se dejara ver con frecuencia en colegios, parques temáticos o instalaciones militares para trasladar a los ciudadanos una imagen de cercanía y fortaleza.

La hermana pequeña de Kim Jong Un se formó con Kim Ki Nam, el jefe del departamento de Agitación y Propaganda del Partido de los Trabajadores de Corea del Norte, donde trabajó desde 2014 como número dos.

Como el líder norcoreano, de niña fue el colegio en Suiza, y probablemente ampliaría estudios en alguna universidad europea antes de regresar a Pyongyang. Los dos Kim solían moverse con nombre falso para ocultar su identidad.

La hermanísima ha estudiado informática y sabe del gran poder de la comunicación política por su experiencia en el departamento de Agitación y Propaganda. También se cree que está detrás del acercamiento de Kim Jong Un al presidente de EEUU, Donald Trump. Ella sabe bien que el foco informativo siempre está con Trump y cualquiera que entre en su órbita.

La joven dirigente norcoreana hace tándem con Kim Jong Un desde que el padre de los dos enfermó en el año 2000. Fue a finales de 2011 cuando murió y le sucedió Kim Jong Un. Es a partir de 2014 cuando la hermanísima sale de las sombras y se deja ver con más frecuencia.

En marzo pasado, firmó su primer comunicado oficial en el que criticaba a Corea del Sur. En el documento, que difundió la agencia estatal norcoreana KCNA, argumentaba que las pruebas realizadas la semana anterior por Pyongyang eran un ejercicio de autodefensa. Añadía que consideraba «sorprendente» que Seúl ordenara «detener los ejercicios militares», debido a que el país vecino los realiza con frecuencia.

Según explica Cho Han Bum, del Instituto para la Unificación Nacional de Corea, a la agencia Reuters, «Kim Yo Jong representa el poder y controla la organización del régimen, así como la seguridad pública y el sistema judicial».

De su vida personal se sabe que fue madre en 2017. Está casada con Choe Son, hijo del vicepresidente del partido, Choe Ryong Hae. Su marido está en la comisión de asuntos militares.

Desde el primer Kim, el abuelo que habría cumplido esta primavera 108 años, Corea del Norte es una dictadura hereditaria. El líder norcoreano Kim Jong Un es la tercera generación. Sería una gran revolución que lo sucediera una mujer de apenas 31 años.

Con la artista Ri Sol Ju, el actual mandatario tiene tres hijos, el más joven nacido en 2017, según fuentes de la Inteligencia surcoreana. El mayor ha cumplido 10 años, de modo que si no fuera la heredera tal cual Kim Yo Jong bien podría actuar como regente.

Comentar ()