Política | Tribunales

Anticorrupción eleva a la Fiscalía del TS una denuncia por las compras de material sanitario

La teniente fiscal adopta esta decisión por el fuero de que gozan Pedro Sánchez y Salvador Illa, dos de los señalados / El denunciante asegura que se han pagado sobreprecios de hasta el 8.174 % y pide que se investigue quién se ha beneficiado

Pedro Sánchez y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, esta semana en los pasillos del Congreso.

Pedro Sánchez y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, esta semana en los pasillos del Congreso. EP

Anticorrupción ha elevado a la Fiscalía del Tribunal Supremo la denuncia por el «sobrecoste escandaloso» en las compras de material de protección que el Ministerio de Sanidad ha realizado para luchar contra el coronavirus, dado el aforamiento de que gozan dos de las tres personas señaladas: el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa.

Así lo ha acordado la teniente fiscal, Belén Suárez, en un decreto fechado el pasado 25 de mayo. Será así la Fiscalía del alto tribunal la que tendrá que valorar si los hechos relatados son indiciariamente constitutivos de delito y deben investigarse o, por el contrario, procede el archivo.

La denuncia la interpuso el pasado 30 de abril un militar jubilado residente en Madrid cuya identidad se corresponde con las iniciales F. J. C. A., ampliándola semanas después. Aquél cifra en más de 50 millones de euros el sobrecoste abonado, detectando sobreprecios de hasta el «8.174 %». Por ello, pide que se investigue quiénes son los intermediarios beneficiados y dónde ha ido «el dinero malgastado».

El denunciante pedía a Anticorrupción que investigara las compras de mascarillas, batas desechables, gel desinfectante, guantes de nitrilo y respiradores realizadas por el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) -dependiente de Sanidad- a empresas chinas, al entender que se ha pagado un precio muy superior al que se habría abonado a fabricantes nacionales. A su juicio, los hechos son constitutivos de los delitos de prevaricación, malversación y corrupción en las transacciones comerciales internacionales.

Como responsables de dicha actuación «presuntamente delictiva», el escrito señala al director del INGESA, Alfonso María Jiménez; al ministro de Sanidad, Salvador Illa, y al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Éste afirmó el pasado 29 de abril en el Congreso de los Diputados que asumía «en primera persona los errores que haya cometido el Ejecutivo central en la gestión de la crisis del coronavirus».

El denunciante sostiene que Sanidad ha pagado sobreprecios de hasta el 8.174 % en la compra de algunos productos a empresas chinas

Tras analizar el coste de todas las contrataciones adjudicadas, el escrito llama la atención sobre las diferencias en los precios de tres tipos de productos, dependiendo de si el proveedor era español o chino. En concreto, analiza las adquisiciones de batas desechables, solución hidroalcohólica y guantes.

En el caso de las batas, el denunciante expone que, mientras las empresas españolas las han vendido al INGESA a precios que oscilan entre los 0,27 y 1,86 euros (dependiendo de si son desechables o impermeables), el coste unitario del producto servido por empresas chinas va desde los 15,58 a los 22,07 euros. «Las diferencias en los precios de compra son tan señaladas que nos hace preguntarnos si detrás de alguna de las adquisiciones está la marca Louis Vuitton», planteaba sarcásticamente.

En cuanto a los guantes, la denuncia calcula en más de un 200 % el sobreprecio abonado por el material suministrado por la china Hong Jin Medical Science&Technology Service Ltd. en relación al presupuesto que Sanidad cerró con tres proveedores españoles: Medline International Iberia (277 %), Sanicen (244,10 %) y Suministros Hospitalarios (211,76 %).

El caso de los geles

Mayor es la diferencia en términos relativos que el denunciante ha calculado al analizar los contratos referidos a las compras de geles desinfectantes. Mientras a la española Mixer&Pack SL le ha comprado la mercancía a 3,058 euros el litro, a la asiática Shandong Liangfu Pharmaceuticals Co. Ltd le ha a pagado el litro a 10,83 euros.

«No se entiende demasiado que una solución desinfectante, que hasta casi todos somos capaces de fabricarla en nuestra casa, el Ministerio de Sanidad haya optado por comprarla en China incrementando su precio en un 354 %», señala la denuncia, que invoca también un incumplimiento de la Ley de Transparencia por parte del Gobierno al no publicarse todos los detalles de los contratos.

Comentar ()