La enésima crisis en el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha venido este lunes a cuenta de una reunión a propuesta del vicepresidente regional, Ignacio Aguado, con todos los partidos de la oposición. Ciudadanos deslizó la propuesta de sentar en una mesa a todos los partidos de la Asamblea de Madrid con el fin de alumbrar unos pactos por la reconstrucción de la región desde hace días, consciente de que Isabel Díaz Ayuso se ha opuesto en repetidas ocasiones a alcanzar un pacto con la izquierda porque «yo no pacto con el desastre».

Y Aguado seguirá adelante con la cita a pesar de la negativa de Ayuso. En concreto, Ciudadanos mantendrá una cita esta tarde, alrededor de las 17:00 horas de la tarde, con Más Madrid, Unidas Podemos y el PSOE después de que tanto PP como Vox hayan declinado la invitación del dirigente naranja. «Sería muy bueno que Ayuso viniera y presidiera la reunión de esta tarde, porque es el momento de dialogar con todos los partidos políticos, y no de tacticismo electoral», afirman fuentes del entorno de Ignacio Aguado.

Pero el PP no recogerá el guante. Fuentes del entorno de la presidenta regional censuran lo que califican como un «movimiento estratégico» de Ignacio Aguado, más después de que Ayuso anunciase este domingo que llevaría un plan de recuperación al Consejo de Gobierno de Madrid, que se celebra el próximo miércoles, donde iniciaría una ronda de contactos con todos los partidos de la oposición, comenzando por Vox porque «es el grupo que nos ha dado el Gobierno de coalición que tenemos», para después «ir de mayor a menor, con el PSOE y el resto». «Quiero la aprobación del Consejo», aseveraba la presidenta regional en una entrevista para Telemadrid.

Con este movimiento, Ciudadanos se ha adelantado a la propuesta de la presidenta convocando a los partidos esta misma tarde, y ha urdido la celebración de los primeros encuentros sin la aprobación de sus socios de Gobierno, lo que ha generado un profundo malestar en las filas del PP madrileño. Censuran que Aguado ha tomado una decisión «de manera unilateral» a las directrices de Isabel Díaz Ayuso. «Él es el vicepresidente, y ha pasado por encima de la presidenta», reprochan las mismas fuentes. «Está actuando por su cuenta, sin el respaldo del Gobierno. Estas cosas, si se hacen, hay que hacerlas respetando las jerarquías institucionales», critican.

Ayuso se había negado a alumbrar cualquier posibilidad de pactos con la izquierda, pero este domingo anunció un notable cambio en su hoja de ruta abriéndose a presentar un plan de reconstrucción de 30 puntos para paliar los efectos sociales, económicos y sanitarios derivados del impacto de la pandemia a debatir con «todos» los grupos de la oposición.

Y subrayaba además la necesidad de llevar a cabo esta ronda de reuniones «juntos», en referencia al vicepresidente Aguado, que no se ha pronunciado sobre la iniciativa del PP de presentar estas propuestas a Vox de forma preferente. «Lo mejor es que estas decisiones las tomemos juntos, que nos reunamos grupo por grupo», declaraba Ayuso en Telemadrid.

Preguntada sobre las últimas y evidentes crisis de confianza entre Aguado y Ayuso, la líder regional defendía que «la eficacia de un Gobierno no se mide por el grado de amistad entre sus miembros, sino por las políticas que se llevan a cabo», declaraba.