El régimen chavista reconoce oficialmente 1.819 casos y 18 muertos por coronavirus. Venezuela, que afronta una crisis económica que ha depauperado el sistema de salud, es uno de los países donde más estragos puede hacer la enfermedad conocida como Covid-19. En esta situación, el gobierno interino del presidente encargado Juan Guaidó ha anunciado un acuerdo por el que «el pueblo venezolano podrá recibir los fondos aprobados para ayuda humanitaria por la Organización Panamericana de la Salud (OPS)».

«Nuestro compromiso siempre ha sido que ese dinero sirva para atender urgentemente las deficiencias del sector salud y que la ejecución de estas donaciones esté en manos de organismos internacionales con experiencia en el manejo de crisis humanitaria y no por la dictadura», señala un comunicado de la Presidencia encargada.

Concluye el texto con un llamamiento: «Necesitamos un Gobierno de emergencia nacional para salvar Venezuela».

El régimen chavista se ha atribuido el éxito de este acuerdo, alcanzado con el fin de «coordinar acciones conjuntas y procurar financiamiento para atender la pandemia del Covid-19». El ministro de Exteriores del chavismo, Jorge Arreaza, ha destacado en su cuenta de Twitter: «La salud del Pueblo por encima de cualquier diferencia».

El chavismo lo ha presentado como un acuerdo con una parte de la oposición, si bien el firmante del acuerdo es el delegado de Guaidó para cuestiones relacionadas con la salud.

En el mundo se han superado ya los seis millones de casos del nuevo coronavirus, de acuerdo con el observatorio de la Universidad Johns Hopkins.  Más de 382.000 personas han fallecido por esta enfermedad de la que empezamos a conocer noticias a principios de 2020.

América Latina se ha convertido en la región donde aumentan los casos con más rapidez. En las últimas 24 horas se han registrado más de 45.000 positivos. Brasil y México están entre los diez países del mundo con más muertes por coronavirus.

En Venezuela se ha querido aplicar una cuarentena estricta, imposible de cumplir en los barrios más pobres, donde incluso es complicado abastecerse de agua. El líder chavista, Nicolás Maduro, anunció este lunes el inicio del desconfinamiento, a pesar de que fue el día con más casos.

El régimen chavista ha vigilado de cerca a los sanitarios para que no difundieran datos que cuestionaran su gestión de la pandemia. El régimen, aliado de China, donde se registraron los primeros casos de coronavirus, culpa a Colombia como «país contaminante».