Política

El Govern estudia ahora "revertir" el contrato de Salut con Ferrovial que critica hasta ERC

El Departamento de Salud adjudicó en un proceso sin concurso público un contrato de 17,6 millones de euros para el seguimiento de contactos de los nuevos contagiados por coronavirus a una filial de Ferrovial

Alba Vergés, consejera de Salud de Cataluña. EP

La consellera de Salud catalana, Alba Vergés, se ha quedado sola y a los pies de los caballos en la defensa del contrato de su departamento con una filial de Ferrovial para realizar el rastreo de nuevos casos de coronavirus en Cataluña. Un contrato sin concurso público por 17,6 millones de euros que hoy han criticado tanto la portavoz de su gobierno, Mertixell Budó (JxCat), como la de su partido, Marta Vilalta (ERC) después de que toda la oposición exigiera explicaciones en el Parlament. El Govern busca ahora la manera de «revertir» ese contrato, para que sea la atención primaria de la sanidad pública la que gestione íntegramente esos seguimientos.

Después de que El País avanzara la adjudicación del contrato a la empresa que gestiona el 061, tanto el presidente del colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, como el responsable de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar, Antoni Sisó, y el Colegio de Enfermeras han criticado este contrato, mientras se destina al refuerzo de la atención primaria una partida de 4 millones de euros.

«Quizás no se ha escuchado suficientemente» a los sanitarios ha lamentado Budó. «Vemos que la comunidad y el sistema de salud se han manifestado contrarios a esta decisión», ha constatado en una entrevista en la Cadena SER. La portavoz del Govern ha argumentado que «técnicamente» no se trata de una adjudicación «a dedo» sino de la ampliación del contrato del centro de atención telefónica del 061 en Cataluña.

«Tenemos que ser capaces de escuchar» a los sanitarios «y tomar la decisión que corresponda, y si pasa por modificar la forma de hacer el seguimiento de casos, hablémoslo, valorémoslo» ha concluido Budó, una conclusión en la que coincide, por una vez, con ERC. Marta Vilalta ha argumentado que «estamos en contexto de urgencia, necesitamos responder de forma inmediata y todas las contrataciones que se han hecho fruto de esta emergencia se han hecho correctamente».

A ERC «no le gusta» el contrato de su consellera

Pero ha reconocido que «no nos gusta este contrato, preferiríamos haberlo hecho diferente, gestionar de forma pública todos los servicios públicos». Por ello, ha asegurado que «nos hemos puesto a trabajar con todos, también con el departamento de Salud, para revertir este contrato».

La portavoz republicana ha insistido en que «todo se ha hecho de forma correcta, con la mejor de las intenciones, pero queremos revertirlo y hacerlo de forma diferente». El objetivo, según Vilalta, es «impulsar un programa público para dar mejor respuesta y prepararnos a posible rebrote. Se esta trabajando en este sentido con Salud, nos hemos conjurado para buscar la mejor alternativa».

El 061 fue el foco del primer gran colapso de la gestión sanitaria del coronavirus en Cataluña, como en otras comunidades. El serivcio fue incapaz de responder a todas las llamadas y su colapso bloqueó el acceso de los enfermos sospechosos de coronavirus a la atención primaria por vía telefónica, como pretendía el plan definido por la Conselleria.

A la polémica se sumó el hecho de que, durante las primeras semanas de la crisis sanitaria, las llamadas al 061 fueran de pago en Cataluña. La Generalitat asumió el coste y tuvo que duplicar el servicio, después de que se bloqueara también el 112 de emergencias.

Pese a las explicaciones de la consellera de Salut, que el pasado jueves ya defendió este contrato en el Parlament durante la sesión de control al Govern, tanto la CUP como CatEC y el PSC han exigido una comparecencia expresa de Vergés para explicar este contrato, así como la anulación del mismo.

«No entendemos los criterios de Salud para la contratación de Ferrovial, el contrato mas grande de todo el estado de alarma» ha señalado la socialista Eva Granados. Salud «solo quiere dedicar 4,5 millones a la atención primaria y lo que hace es este contrato de 17,6 millones» ha lamentado la portavoz del PSC.

La misma crítica ha realizado la líder de los comunes en el Parlament, Jessica Albiach, mientras la CUP ha presentado una moción, a discutir en el próximo pleno, en la que insta al Govern a rescindir el contrato con Ferroser Servicios Auxiliares.

Comentar ()