Política

Tensión entre Iglesias y Egea por la gestión de las residencias: "Qué poca vergüenza"

Pablo Iglesias, en el Congreso. EP

El caos vivido en las residencias de mayores durante la crisis, considerado uno de los mayores puntos negros de la pandemia, vuelve a copar el debate parlamentario por la responsabilidad en la gestión de las mismas: mientras el PP acusa al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, de ser el responsable último de lo que pasase en estos centros y de no haber tomado «una sola medida» para evitar el desastre, el dirigente de Podemos se sacude toda competencia alegando que de acuerdo con la orden de Sanidad de 23 de marzo, «se faculta a la comunidad autónoma a intervenir los centros residenciales» y no al Gobierno.

En este contexto, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha cargado este miércoles contra Iglesias, que «asumió el mando único de las residencias de mayores». ¿Podría usted decir una decisión concreta que haya tomado en materia de protección a nuestros mayores?, cuestionaba el dirigente popular. «Sabemos que ha nombrado a altos cargos, que ocupa un puesto en el CNI. Sé que no me va a contestar. Es usted un monaguillo del señor Sánchez», atacaba Egea.

«Ustedes mienten», seguía Iglesias, y «que lo estén haciendo cuando se trata de vidas de seres humanos es deleznable». Ha recordado el vicepresidente segundo el conflicto en la Comunidad de Madrid por las declaraciones del consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, sobre la orden expedida por la consejería de Sanidad para negar la derivación de ancianos graves a hospitales durante el pico de la pandemia, en contra del criterio del propio Reyero, lo que ha desatado un capítulo de acusaciones y reproches entre los socios de Gobierno en Madrid. «Qué poca vergüenza, señoría», apostillaba Iglesias al término de su intervención.

En las últimas horas, tanto Iglesias como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, han elevado el tono sobre la responsabilidad de la gestión de las residencias, después de que el vicepresidente del Gobierno llegase a advertir que la actuación del Gobierno regional podría tener «consecuencias legales», en relación al protocolo que limitó el traslado de ancianos de residencias a hospitales y que en el PP han defendido que se envió por error, que se trataba de un borrador y que no se aplicó un solo criterio de los recogidos en el documento en cuestión.

El vicepresidente del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, cerró filas con Ayuso al calificar de «inadmisibles» las acusaciones de Iglesias. «Son declaraciones inaceptables. Yo nunca le echaré la culpa a Sánchez de las muertes en este país», sostenía Aguado.

Comentar ()