Política ANÁLISIS

El consenso no es rentable: la mitad de los votantes de Cs abandonan a Arrimadas

El último barómetro del CIS muestra que sólo el 49,4% de los votantes de Ciudadanos el 10-N repetirían. La estrategia de centrado del partido roba votos a PSOE y PP, pero no cubre del todo las deserciones.

logo
El consenso no es rentable: la mitad de los votantes de Cs abandonan a Arrimadas

Inés Arrimadas, en el Congreso de los Diputados. EFE

Resumen:

Ciudadanos tiene un problema. E Inés Arrimadas, dos. Los pactos con Pedro Sánchez están alterando un tablero político que de momento se tambalea pero no se cae. Los políticos piden consenso pero el votante no lo premia, por ahora. La líder del partido naranja es la segunda mejor valorada a nivel nacional por su actuación durante la pandemia, pero sorpresa: es la única a la que suspenden sus propias bases, según el último barómetro del CIS.

Pedro Sánchez recaba un 6.8 entre los votantes del PSOE, Pablo Iglesias un 6.6 en los de Podemos. Santiago Abascal recibe un 5.9 de los fieles de Vox y Pablo Casado un 5.2 de los del PP. Salva por los pelos el aprobado que no consigue Arrimadas, a la que los votantes de Ciudadanos valoran con un 4.7 por su actuación de los últimos meses.

El ‘centrado’ de Ciudadanos ya ha dado sus frutos en la opinión pública, hasta el punto de que los votantes de Vox son los que peor valoran la figura de Arrimadas (3.5). Y los que mejor, los acólitos de Íñigo Errejón y Más País, que le dan casi la misma nota (4.6) que los propios votantes de Ciudadanos. Las bases del PSOE valoran mejor a la líder de Ciudadanos (4.3) que las del PP (4.1). Los seguidores de Pablo Iglesias (3.8), mejor que los de Abascal (3.5).

¿De qué le sirve esto a Ciudadanos? De momento, de poco.

El partido naranja consolida una tendencia que ha arrastrado históricamente: tiene a los votantes menos fieles. Si hoy se volviesen a celebrar elecciones, menos de la mitad repetirían respecto a noviembre de 2019. Ciudadanos sólo mantendría al 49,4% de sus electores, una cifra bajísima que se desparrama por el resto del zoco político: el 12% se irían al PP, el 5% al PSOE y sólo el 2,6% a Vox. El 11,7% se quedarían en casa y el 11,5% aún no han decidido a quién darían su confianza.

Los datos de fidelidad son mucho más altos y casi idénticos entre el resto de partidos. Repetirían papeleta el 69,9% de los votantes de Podemos, el 69,6% de los del PP, el 69,2% de los del PSOE y el 65,3% de los de Vox.

El problema de la abstención

Una vez más, el voto de Ciudadanos no se pierde ni hacia la izquierda ni hacia la derecha, sino más bien hacia el sofá. En las últimas generales, los clavos en el ataúd de Albert Rivera fueron el millón de votantes que decidieron quedarse en su casa, según el sondeo poselectoral que realizó Sigma Dos. Ahora, la ya estrecha base de Cs perdería a otros 200.000 votantes. Aunque recuperaría a otros. Entre los que no votaron en 2019 y sí lo harían ahora, Ciudadanos se presenta como tercera opción tras el PSOE y el Partido Popular.

De los cerca de 830.000 votantes a los que diría adiós Ciudadanos respecto al 10-N, según ese porcentaje de fidelización de voto, unos 720.000 lograría compensarlos por otras vías. 276.000 desde el PP, 243.000 desde el PSOE, 131.000 desde Vox y 68.000 desde Podemos. Tendría que movilizar a los abstencionistas para romper ese juego de ‘suma cero’, o confiar en recoger a largo plazo los frutos de la estrategia que ahora cultiva.

Ahí hay algún brote verde más. Uno especialmente llamativo: Inés Arrimadas es la persona que los votantes del PSOE querrían ver en Moncloa si no existiese Pedro Sánchez. El 3,7% la querrían como presidenta del Gobierno, muy por encima de los que les gustaría ver en ese puesto a Pablo Iglesias, un 0,7%. Incluso Pablo Casado (1,3%) le resulta más atractivo a los socialistas que el líder de Podemos.

Un dato menos anecdótico es el de las segundas opciones de voto. Más del 17% de los votantes del PSOE mencionan a Ciudadanos como su opción predilecta si finalmente no votasen por Sánchez. Casi empata con Podemos, que sería el segundo plato del 20% de los socialistas.

Mientras horada esa vía, de momento también mantiene abierta la de su derecha. De los votantes del PP, un 33,2% confiaría en Ciudadanos como segunda opción, casi el doble de los que optarían por Vox. Su predicamento entre los seguidores de Abascal es más bajo: sólo el 11% tiene a Arrimadas como segunda opción y más del 50% optan por Casado.

El barómetro del CIS de este mes de junio sitúa a Ciudadanos en una intención de voto del 9.4%, aunque la cocina de Tezanos no coincide con la de nadie más. El partido todavía de Albert Rivera obtuvo un 6.8% y 10 escaños el 10-N, y la inmensa mayoría de encuestadoras le mantienen en un resultado similar, aún por debajo de los 15 diputados, aunque una proyección de escaños del barómetro publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas este miércoles elevaría su resultado por encima de los 20.

Comentar ()