Política

El juicio en el que Corinna testificará contra el CNI y el Rey emérito vuelve a aplazarse

Fuentes jurídicas aluden a "problemas técnicos" que impiden celebrar la vista en la que el comisario José Manuel Villarejo se sentará en el banquillo acusado de calumnias contra el exdirector del Centro Nacional de Inteligencia, Félix Sanz Roldán

El juicio contra el comisario José Manuel Villarejo por presuntas calumnias y denuncia falsa contra el exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz Roldán, que estaba previsto para el próximo 10 de julio vuelve a aplazarse previsiblemente hasta septiembre.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid han informado del aplazamiento de la vista en la que la ex amiga íntima del Rey emérito, Corinna Larsen, está citada como testigo. Está previsto que ésta declare a favor de Villarejo y se ratifique en las «presiones» que denunció por parte del CNI y del círculo de Juan Carlos I para que callara sobre lo que sabía de la presunta ocultación de fondos recibidos de Arabia Saudí por la mediación en la adjudicación del contrato de ampliación del AVE a la Meca en una cuenta suiza a nombre de la fundación Lucum.

La testifical de Corinna Larsen en el Juzgado de lo Penal número 8 estaba prevista el pasado 23 de marzo, pero quedó suspendida por la crisis del Covid-19. Esta misma semana se conoció la nueva fecha del juicio, el 10 de julio, pero ésta se ha vuelto a aplazar hasta septiembre por «problemas técnicos». La declaración de Corinna Larsen desde Londres sería por videoconferencia.

Los hechos

Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017 por la investigación abierta contra él en la Audiencia Nacional, está acusado en esta otra causa del CNI de dos delitos de calumnias contra Sanz Roldán por su intervención en una entrevista en el programa Salvados de La Sexta. En ésta contó que el director del servicio de Inteligencia español amenazó a Corinna para que no contara lo que sabía sobre el destino de la presunta comisión millonaria que habría cobrado el exjefe del Estado del rey de Arabia Saudí y que habría ocultado en la cuenta de un banco suizo a nombre de su fundación Lucum, como más tarde desveló The Telegraph e investiga el fiscal suizo Yves Bertossa. La Fiscalía pide dos años de prisión para el excomisario.

Corinna Zu Sayn-Wittgenstein confirmó ante un notario en abril de 2019 las presuntas amenazas que recibió por parte de Sanz Roldán, a petición supuestamente del Rey emérito, para que se mantuviera callada. Una declaración jurada de casi 8 páginas que la defensa de Villarejo pidió unir a la causa abierta contra él en el Juzgado de Instrucción número 48 de Madrid que ahora llega a juicio.

Por otro lado, Corinna anunció en marzo una querella ante la Justicia británica por las amenazas mencionadas no sólo contra Sanz Roldán, sino también contra el Rey emérito, como adelantó Eldiario.es. La examiga íntima de Juan Carlos I está dispuesta a ratificar en el juicio contra Villarejo que recibió tales presiones en 2012, después del incidente de Botsuana y que así se lo transmitió al comisario ahora en prisión preventiva en una reunión que mantuvieron en Londres en 2015 ante el empresario Juan Villalonga, amigo de ambos, y que Villarejo grabó sin su consentimiento.

En esa conversación -que dio origen a la pieza de investigación Carol en la Audiencia Nacional que se archivó en menos de dos meses y que ahora es la base para la investigación que podría iniciar el Tribunal Supremo contra el emérito si la Fiscalía lo solicita- Corinna aseguró que miembros del CNI la persiguieron en un viaje a Brasil, la espiaron en sus domicilios y, a petición del rey Juan Carlos, le enviaron a miembros de una agencia de detectives de Mónaco a su casa supuestamente para garantizar su seguridad pero, según considera ella, fue para recuperar documentos incriminatarios contra el exjefe de Estado en su poder.

La grabación de la conversación que hizo Villarejo fue encontrada en los registros al comisario cuando fue detenido. Su contenido fue publicado en Okdiario y motivó el verano de 2018 la apertura de una investigación de la Fiscalía suiza contra los gestores de fondos Arturo Fasana y Dante Canonica que habrían ayudado a Juan Carlos I presuntamente a ocultar los fondos.

Comentar ()