Cantabria | España | Política

Urkullu y Revilla presiden la 'nueva normalidad' que desplazará a 43.000 vascos a Cantabria

Ambos mandatarios apelan a la seguridad epidémica que permite la entrada en la nueva fase pero recuerdan que se deben seguir manteniendo las medidas de higiene y prudencia ante los contagios.

El lehendakari, Iñigo Urkullu (d), y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, durante un encuentro en Cobarón (Muskiz-Bizkaia). EFE

La marcha de miles de vascos hacia Cantabria comenzó oficialmente esta pasada medianoche. La autovía A-8 que comunica ambas comunidades autónomas registraba una tráfico inusual entre las 00.00 horas de hoy y las 02.00 de la madrugada y se intensificará de modo importante en las próximas horas, en especial a partir de la 15.00 horas. La Ertzaintza prevé que a lo largo del día se produzcan alrededor de 43.000 desplazamientos hacia municipios cántabros y no descarta incluso retenciones.

El final de la fase 3 y el levantamiento del Estado de Alarma en el País Vasco y Cantabria a partir de hoy permite la libre movilidad entre ambas regiones en una decisión conjunta entre los gobiernos vasco y cántabro. Esta mañana sus presidentes, el lehendakari Iñigo Urkullu y el Miguel Ángel Revilla, han escenificado en Cobarón (Muskiz), el último municipio vizcaíno antes de cruzar a Cantabria, la entrada en la ‘nueva normalidad’ con un encuentro que ha suscitado una gran expectación. Tanto Urkullu como Revilla han subrayado que si se da este paso es por encontrarse tanto Euskadi como Cantabria en buena situación epidemiológica y por haber logrado controlar la expasión de la epidemia.

Pese a ello, han recordado a los ciudadanos que se deben continuar manteniendo las medidas de prevención, higiene y seguridad que reguirán en esta nueva etapa. Entre ellas, se mantiene no sólo la obligación de utilizar mascarillas en lugares cerrados y en aquellos en los que no se pueda mantener una distancia física de al menos 1,5 metros, sino también la higiene frecuente de manos y la limitación de aforos.

Buena situación epidémica

El lehendakari se ha referido a la necesidad de subrayar en un momento como éste «tres fundamentos»: «Uno es el del recuerdo, otro el del reconocimiento y agradecimiento y otro el de la concienciación». Ha destacado la colaboración que han mantenido ambas comunidades autónomas y ha vuelto a apelar a la responsabilidad ciudadana para que la situación continúe en parámetros de control.

Por su parte, el presidente de Cantabria ha destacado la buena sintonía que durante las semanas que se ha prolongado el confinamiento y el Estado de Alarma ha existido con el Gobierno Urkullu. Revilla ha destacado que tras 14 domingos y «calculo que 63 horas de reunión» entre presidentes autonomicos su acercamiento a Urkullu se ha incrementado al coincidir en muchas de sus reclamaciones. También se ha dirigido a los ciudadanos vascos para trasladarles tranquilidad, «sólo tenemos 40 positivos y cinco hospitalizados y hace 29 días que no muere nadie por Covid-19», ha destacado Revilla.

El sencillo acto, celebrado en una ladera y con vistas al mar Cantábrico, se ha prolongado por apenas media hora. Gran parte del tiempo Urkullu y Revilla han estado conversando ante las cámaras, protegidos con mascarillas, y tras lo cual han realizado una breve intervención.

Junta Electoral

Cantabria es uno de los destinos más frecuentados por ciudadanos vascos, en particular vizcaínos, durante el verano. Municipios como Castro, Laredo o Noja multiplican su población durante los meses estivales tras haberse convertido en localidades donde miles de vascos han adquirido su segunda residencia. La apertura de la movillidad entre ambas comunidades autónomas se quiso haber adelantado al lunes pero la situación de los brotes detectados en los hospitales de Basurto y Txagorritxu obligó a frenar la medida, a la que tanto Revilla como Urkullu estaban dispuestos. Tras lograr controlar los brotes, y después de que Navarra y La Rioja no accedieran a levantar la Fase 3, -lo harán este lunes- tan sólo Cantabria y Euskadi gozan desde primera hora de esta medianoche de libre movilidad entre ellas.

El acto se ha podido celebrar después de que la Junta Electoral del País Vasco no viera impedimento. Elkarrekin Podemos había solicitado que se impidiera su celebración al considerar que tenía una connotación electoral. Euskadi celebrará elecciones autonómicas el 12-J. Sin embargo, la Junta Electoral concluyó la pasada noche que no se podía aseverar que el encuentro entre Revilla y Urkullu hoy en Cobarón tuviera implicaciones electorales sino más bien una intención de «concienciar a la población de la necesidad de cumplir las normas de seguridad y protección contra el Covid-19 en el contexto de la moviidad recuperada».

De igual manera, la Junta Electoral ha rechazado esta noche otra de las peticiones, esta vez formulada por EH Bildu, en la que se solicitaba la prohibición de la Comisión Mixta de Transferencias prevista para el día 25, horas antes del inicio de la campaña electoral. En ella el Ejecutivo vasco cerrará por parte del Gobierno el traspaso de tres materias que quedaban pendientes del Estatuto de Gernika. La Junta no ha aceptado la petición de la coalición de la izquierda abertale que consideraba que incidía directamente en el proceso electoral.

Comentar ()