España | País Vasco | Política

Sánchez otorga una nueva victoria al PNV: cuatro transferencias a cambio de su apoyo

El Gobierno convoca para la próxima semana la Comisión Mixta de Transferencias horas después de que los nacionalista apoyarán sus seis 'decretos sociales'. Aprobará transferir a Euskadi cuatro materias.

logo
Sánchez otorga una nueva victoria al PNV: cuatro transferencias a cambio de su apoyo
Pedro Sánchez durante un encuentro con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar y el portavoz del PNV, Aitor Esteban.

Pedro Sánchez durante un encuentro con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar y el portavoz del PNV, Aitor Esteban. EFE

Resumen:

La operación se intensificó hace unos días y se aceleró definitivamente ayer. Implicó al lehendakari, a la vicepresidenta del Gobierno, a sus ministros y secretarios de Estado y al PNV y el PSOE. Fueron horas intensas que hicieron pasar al PNV del pesimismo del martes al convencimiento expresado ayer miércoles de que finalmente habría acuerdos en materia de transferencias antes del 28 de abril. Y el resultado se vio en apenas unas horas.

Si a media tarde los nacionalistas decidían apoyar al Gobierno para que sacará adelante los seis decretos ‘sociales’ que remitió a la Diputación Permanente, a las 21.00 horas el Ministerio de Política Territorial y Función Pública de Meritxell Batet confirmaba la nueva ‘victoria’ negociadora del PNV con la convocatoria la próxima semana de la Comisión Mixta de Traspasos para ultimar la cesión a Euskadi de cuatro nuevas competencias.

Se trata de cuatro transferencias que figuran en el primer bloque de materias que ambos Gobiernos, el central y el vasco, habían acordado dentro del plan para completar el Estatuto de Gernika y según el cual Sánchez se comprometió a la cesión de 33 competencias. Anoche el Gobierno anunció que convocaba al Ejecutivo de Iñigo Urkullu para cerrar la cesión de cuatro de ellas.

La operación se intensificó hace unos días y se aceleró definitivamente ayer. Implicó al lehendakari, a la vicepresidenta del Gobierno, a sus ministros y secretarios de Estado y al PNV y el PSOE. Fueron horas intensas que hicieron pasar al PNV del pesimismo del martes al convencimiento expresado ayer miércoles de que finalmente habría acuerdos en materia de transferencias antes del 28 de abril. Y el resultado se vio en apenas unas horas. Si a media tarde los nacionalistas decidían apoyar al Gobierno para que sacará adelante los seis decretos ‘sociales’ que remitió a la Diputación Permanente, a las 21.00 horas el Ministerio de Política Territorial y Función Pública de Meritxell Batet confirmaba la nueva ‘victoria’ negociadora del PNV con la convocatoria la próxima semana de la Comisión Mixta de Traspasos para ultimar la cesión a Euskadi de cuatro nuevas competencias.

Se trata de cuatro transferencias que figuran en el primer bloque de materias que ambos Gobiernos, el central y el vasco, habían acordado dentro del plan para completar el Estatuto de Gernika y según el cual Sánchez se comprometió a la cesión de 33 competencias. Anoche el Gobierno anunció que convocaba al Ejecutivo de Iñigo Urkullu para cerrar la cesión de cuatro de ellas.

Se trata de la titularidad de los 77,5  kilómetros de la autopista A-68 que discurren por el País Vasco, la competencia relativa al seguro escolar, la referida a la ejecución de la legislación del Estado sobre productos farmacéuticos y por último, la competencia sobre las ayudas previas a la jubilación ordinaria a trabajadores afectados por un ERE. Además de los avances en materia competencial, en los últimos días se anunciarán también los acuerdos de compromisos presupuestarios incumplidos que venía reivindicando el PNV y que ayer también se pactaron.

La fecha de las elecciones generales era el plazo límite que los nacionalistas vascos habían fijado al Ejecutivo de Pedro Sánchez para continuar respaldando los decretos que “hasta el último minuto” de la legislatura ya había anunciado el Gobierno que presentaría. Ahora, el Ejecutivo vasco confía en que la celebración de la Comisión Mixta de Transferencias pueda tener lugar antes del inicio de la campaña electoral.

‘Negociación escoba’

En la mesa de ‘negociación escoba’ de la legislatura que PNV y Ejecutivo socialista tiene en marcha figuran no sólo el cumplimiento de compromisos presupuestarios incumplidos, y a los que ayer también se comprometió el Gobierno -en forma de inversiones y recogidos en el proyecto de cuentas heredado de Mariano Rajoy-, sino también la cesión a Euskadi de más transferencias. Fuentes del PNV aseguraban que pese a estar satisfechos por el paso dado por el Gobierno para avanzar en la cesión de materias, no cierran la puerta a que se continúe por ese camino con el resto de competencias que siguen pendientes. Recuerdan que el Estatuto de Gernika data de 1979 y que por tanto el acuerdo ahora adquirido sigue siendo “insuficiente”. Subrayan que la transferencias anunciadas no suponen “ningún privilegio” sino cumplir “una ley incumplida desde hace cuarenta años”.

Los acuerdos han sido posibles después de que el martes la negociación diera un nuevo sprint con el envío de nueva documentación referida a las cuatro materias que se están negociando entre Euskadi y Madrid y que se confía en que puedan estar cedidas formalmente antes de tres semanas. La víspera, el martes, el Gobierno de Iñigo Urkullu había denunciado que sólo una de las ocho competencias incluidas en el primer bloque de competencias pendientes -y que hasta ahora el PNV reclamaba íntegramente antes del 28-A- tenía la correspondiente evaluación económica, un requisito imprescindible para cerrar un traspaso competencial. El avance en la negociación es mayor en las cuestiones de carácter organizativo y jurídico de cada una de las materias que están sobre la mesa.

En el PNV recuerdan que “no es suficiente” y que no se trata de “un privilegio” sino del cumplimiento de una ley”

La negociación que en estas últimas horas ha implicado incluso a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, -quien ha mantenido contactos con el portavoz del PNV, Aitor Esteban-, y a varios de sus ministros y secretarios de Estado, abarca materias muy dispares. Además de las cuatro materias que se cerrarán la próxima semana, en el calendario de primeras cesiones también figuraba la titularidad del transporte ferroviario en las líneas de Cercanías y Feve, las llamadas ‘Escuelas viajeras’, la Innovación Tecnológica y la cesión del Centro de Estudios de Obras Públicas y Administración Institucional. Todas ellas tendrán que esperar. La principal reclamación del Gobierno vasco, y la mayor dificultad ha sido la valoración económica de las materias. La cuantificación del coste de cada una de ellas, una vez acordada entre ambas partes, supondrá que tras ser traspasada el importe se descontará del Cupo que el País Vasco abona al Estado por las competencias que aún ejerce el Estado en Euskadi.

Síntomas de “activación y compromiso”

El martes era el propio consejero de Economía y Hacienda vasco, Pedro Azpiazu, quien denunciaba que no se advertía por parte del Gobierno de Sánchez “un impulso político suficientemente enérgico” en esta cuestión. Valoración que sólo un día más tarde, ayer, el portavoz del PNV modificaba de modo sustancial al asegurar que se veían “síntomas de activación y compromiso” por parte del Gobierno.

Horas antes del anuncio de la convocatoria de la Comisión Mixta de Transferencias fuentes del PNV subrayaban que la ronda de intensas conversaciones mantenidas con altos cargos del Ejecutivo les permitían concluir que se había extendido un “clima propicio” como para confiar en que “en los próximos días sucedan cosas” y pueda haber “frutos”. Le recuerdan a Sánchez que si él señaló que impulsará medidas para ser aprobadas “hasta el último minuto”, también el PNV reclamará los compromisos adquiridos con ellos “hasta el último minuto”.

Los gestos del Gobierno con el PNV se han incrementado en las últimas horas. Al compromiso explicitado ayer para avanzar en la cesión de transferencias hay que sumar la aprobación y activación de importantes intervenciones ferroviarias. En la última semana el Ejecutivo ha publicado los estudios informativos que han permitido dar el último impulso a la ejecución de la entrada del Tren de Alta Velocidad (TAV) a las estaciones soterradas de Bilbao y Vitoria, así como activar el proyecto de la Variante Sur Ferroviaria que conectará ferroviariamente el transporte de mercancías del Puerto de Bilbao y blindar el compromiso de ejecución de una vieja aspiración en la capital vizcaína, soterrar el tren para la eliminación de dos pasos a nivel a su paso por el barrio de Zorroza.

Urkullu, un papel determinante

El cambio de actitud y compromiso del Gobierno se ha producido después de que fuera el propio lehendakari Iñigo Urkullu quien se pusiera en contacto con Pedro Sánchez para recordarle que estaba incumpliendo el compromiso adquirido de aprobar el primer bloque de competencias –el que ahora se negocia- antes del mes de abril, tal y como se estableció en el cronograma de cesiones competenciales firmado entre ambos Gobiernos en noviembre del año pasado. Fuentes conocedoras de la negociación aseguran que el papel del lehendakari ha sido determinante.

Un acuerdo que establecía que durante todo este año el Gobierno transferiría hasta 33 materias a Euskadi en cumplimiento del Estatuto de Gernika. Las más sencillas eran las del paquete inicial que ahora se negocia. Las más complejas, como la cesión de la gestión de las cárceles en Euskadi se incluyó en el último bloque. El régimen económico de la Seguridad Social quedó fuera del acuerdo. También el presidente del PNV, Andoni Ortuzar recordó a Sánchez esta misma semana que el cumplimiento del acuerdo cerrado con ellos podía cumplirse “en una semana” si existía verdadera “voluntad política”.

El nuevo acercamiento entre el Gobierno socialista y el PNV supondrá no sólo un refuerzo a su relación sino consolidarla ante el incierto escenario que se espera tras las elecciones. Los nacionalistas vascos de Ortuzar siempre han manifestado sus preferencias por un Gobierno liderado por Pedro Sánchez antes que una alternativa encabezada por PP o Ciudadanos con el respaldo de Vox. A ello suma además el PNV el refuerzo que supondría para su mensaje de voto útil para Euskadi en Madrid y que ahora intenta arrebatarle EH Bildu. La coalición de Arnaldo Otegi ha insistido en el arranque de la precampaña en que jugara un papel determinante para la aprobación de medidas sociales que puedan ser beneficiosas para la sociedad vasca.