Política | Tribunales

Iglesias vuelve a poner en un apuro al PSOE con la comisión de las "cloacas"

Robles habló con Sánchez antes de desautorizar las palabras del vicepresidente segundo sobre "normalizar" el insulto

Pablo Iglesias se ajusta la mascarilla. EP

Aseguran en Unidas Podemos que las palabras de Pablo Iglesias el pasado viernes en RNE proponiendo una comisión de investigación sobre las «cloacas» policiales y judiciales no fueron una boutade y que el Grupo Parlamentario capitaneado por Pablo Echenique está trabajando en ello. Bien es cierto que el portavoz de la formación morada no quiso hablar de este tema en su comparecencia de este miércoles, en la que presentó la propuesta de legalización de todos los inmigrantes que ya estaban en nuestro país en situación irregular cuando estalló la pandemia, cuestión que tampoco parece estar en los planes del sector socialista del Gobierno.

Aseguran en Unidas Podemos que Iglesias «no tiene problema alguno con esto» para pasar a negar la existencia del «‘caso Dina’ en sentido judicial o delictivo, obviamente, por mucho ruido que se monte» y aunque sea la Audiencia Nacional la que decidió abrir una pieza separada dentro de la investigación del «caso Tándem». Está todavía por ver si finalmente el juez García Castellón decide elevar la causa al Supremo por ser Iglesias aforado, pero ha mandado incluso una comisión rogatoria al Reino Unido, donde el esposo de Dina Bouselham envió la copia de la tarjeta del móvil que retuvo Iglesias y que, al parecer, estaba inservible.

Iglesias ha hecho eso tan socorrido de poner el ventilador en marcha, y amenazar con una comisión de investigación por la que pasarían políticos en activo y otros no tanto, como Soraya Sáenz de Santamaría y Jorge Fernández Díaz; por supuesto el ex comisario Villarejo -que también aparece en la trama que investiga las presuntas comisiones millonarias de Juan Carlos I- y distintos periodistas, convertidos de nuevo en la diana favorita de la formación morada.

De hecho, Iglesias volvió ayer a arremeter contra los medios de comunicación críticos que, a su juicio, le hacen el juego a las cloacas o son parte de ella por pretender, dice el líder de Podemos, sacarles del Gobierno. «Una prueba irrefutable de nuestra presencia en el Consejo de Ministros es la ferocidad con la que algunos nos atacan, y si piensan que eso nos debilita, es que no nos conocen”, dijo este miércoles durante un acto electoral en La Coruña. «Si somos tan débiles ¿por qué algunos renuncian a la apariencia de neutralidad y de objetividad? Cuando algunos dejan de disimular y abiertamente se quitan la careta para decir que sí, que ellos están aquí para atacar a Unidas Podemos con razón o sin ella, dispuestos a hacer lo que sea necesario para echarnos del Gobierno».

Robles comunicó a Sánchez que desautorizaría las palabras de Iglesias

Pero para que esa comisión de investigación salga adelante, necesitan del apoyo del PSOE en la Mesa del Congreso y aunque desde esta formación aseguran no haber tomado ninguna decisión al respecto, lo cierto es que el sector socialista demuestra un entusiasmo perfectamente descriptible hacia la deriva de Iglesias. La más clara ha sido, sin duda, la ministra de Defensa, Margarita Robles, que rompía el fuego a primera hora de la mañana al salir en defensa de la prensa y desautorizar que el insulto pase a ser una forma tolerable de crítica en democracia. «La crítica es muy sana pero el insulto, en lo que tiene de descalificación y destrucción de puentes, no puede ser tolerado». «Quiero decir que los medios son el oxígeno de la democracia, y no comparto las críticas ni descalificaciones que puedan hacerse de los medios de comunicación», añadía la ministra.

Más tarde fue el propio Pedro Sánchez el que no podía eludir el asunto en una comparecencia que compartió con su homólogo italiano Giuseppe Conte. Aunque su tono distó de ser tan claro y tan contundente como el de Robles, salvo para decir que este Gobierno respeta la libertad de prensa, elogió a los medios de comunicación por «no mirar hacia otro lado», en alusión a la investigación del Supremo sobre el Rey emérito, y declaró que aunque las críticas mediáticas sean malas «nunca he hecho valoraciones» al respecto.

De hecho, Robles había hablado con Sánchez antes de hacer esas apreciaciones aprovechando una visita a la Unidad Médica de Aeroevacuación situada en Torrejón de Ardoz, lo que permite aventurar que los socialistas no parecen estar muy en sintonía con la estrategia de Podemos de seguir adelante con la comisión de las «cloacas».

Los grupos parlamentarios de PSOE y Unidas Podemos actúan con autonomía

Fuentes moradas explican a El Independiente que «la presentaremos para que siga su curso ordinario: debate en la Mesa y en el Pleno». Pero para que llegue al pleno debe pasar antes el trámite de la Mesa del Congreso, donde han resultado derrotadas otras propuestas de comisión como, precisamente, la de las actividades de Juan Carlos I, que presentó también Unidas Podemos y que contó con los votos en contra de PSOE, PP y Vox. En el Grupo Socialista, donde aseguran no haber tomado ninguna decisión al respecto, destacan que todo forma parte de una escenografía por la cual «Unidas Podemos se reivindica ante su electorado para marcar perfil propio y a sabiendas de que estas cosas tienen poco recorrido».

Es cierto que en el pacto de coalición que permitió la investidura de Pedro Sánchez se acordó que los Grupos Parlamentarios «tienen autonomía y es en ese ámbito donde se llega o no a acuerdos». De hecho, la presentación de la propuesta sobre inmigración divide a los socios de Gobierno, de ahí la respuesta esquiva que dio Sánchez cuando fue interrogado al respecto.

Unidas Podemos no se ha dirigido de momento al Grupo Socialista para intentar recabar su apoyo con el que sacar adelante su propuesta de comisión de investigación. Lo cierto es que le tiempo se les echa encima, por lo que no es descartable que aparquen su presentación hasta la vuelta del verano. Lamentan los morados que el PSOE «deciden las cosas en el último momento y, a veces, en unas claves que conocen sólo ellos».

Comentar ()