España | País Vasco | Política

Monárquicos, republicanos y Sortu, el frío 'ongi etorri' a Felipe VI en Euskadi

Los reyes visitan el País Vasco, la comunidad autónoma con menor apoyo a la institución, evitando el contacto con la ciudadanía, y sin intervenciones públicas.

Acto de bienvenida a los Reyes en Bilbao. MIKEL SEGOVIA

No ha sido un baño de multitudes. Tampoco una tormenta de críticas y reproches. Lo vivido hoy por los reyes de España en su visita a Euskadi representa la pluralidad de sentimientos minoritarios y mayoritarios que suscita hoy la monarquía. El más extendido es la indiferencia, el más presente esta mañana por las calles de Bilbao. Pero en torno al Museo Guggenheim de la capital vizcaína, Felipe VI y Letizia han saludado a un reducido grupo de afines coreando vivas al rey y España mientras enarbolaban banderas españolas. También han escuchado a lo lejos la megafonía con la pitada al himno que habían programado desde la izquierda abertzale y quizá ni siquiera han sido conscientes de que tras el lejano cordón policial no han faltado los defensores de la república.

El viaje al País Vasco forma parte de la gira por todas las comunidades autónomas, excepto Cataluña, finalmente suprimida, que están llevando a cabo durante todo el mes de julio. La llegada de los reyes se ha producido entre fuertes medidas de seguridad con un potente despliegue de la Ertzaintza que ha acordonado el entorno del Museo Guggehnheim y el cercano Museo de Bellas Artes de Bilbao, que han visitado este mediodía.

A los pies de ‘Puppy’, el florido perro de Jeff Koons que recibe a los visitantes a la pinacoteca, Felipe VI ha sido recibido por el lehendakari en funciones, Iñigo Urkullu, así como por distintas autoridades de las instituciones vascas. Tras el baile del aurresku de bienvenida han realizado una breve visita por el museo.

Sin preguntas

Los servicios de seguridad de la Casa Real han evitado en todo momento que se pudiera preguntar al monarca, menos aún sobre la situación que atraviesa su padre, el rey emérito Juan Carlos I y las posibles medidas que contra él se puedan adoptar. Tras el posado ante los medios, uno de los periodistas ha preguntado, voz en grito, por esta cuestión, sin recibir respuesta. Minutos después, los servicios de seguridad han intentado conocer quién había formulado la pregunta e incluso han llamado a no hacer estas preguntas, «no es ni el momento, ni el lugar, hay niños», han asegurado a uno de los informadores.

Tras el Guggenheim, Felipe VI y Letizia se han trasladado en coche hasta el Museo de Bellas Artes de Bilbao, situado a escasos 300 metros. Entre ellos se encuentra la Plaza Euskadi, en la que simpatizantes de Sortu habían organizado un acto de protesta contra la monarquía. Con los rostros boca abajo de Felipe VI, el rey emérito Juan Carlos I y Francisco Franco, alrededor de un centenar de simpatizantes de la izquierda abertzale ha coreado gritos en favor de la república vasca y en contra de la monarquía. En la megafonía sonaba con gran intensidad el himno de España sobre una sonora pitada, a modo de las registradas en varias de las finales de la Copa del Rey de fútbol jugadas por equipos vascos o catalanes. La protesta ha concluido con el canto del ‘Eusko Gudariak’.

Al llegar al Museo de Bellas Artes, donde le esperaba el director, Miguel Zugaza, el consejero de Cultura en funciones, Bingen Zubiria, y el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, los reyes han sido recibidos por un grupo de personas que han coreado vivas al rey y a España y a los que los monarcas han saludo desde la distancia. En el museo representantes del empresariado vasco le esperaban para celebrar un encuentro. Ya por la tarde, la visita al País Vasco concluirá en la fundación San Prudencio de Vitoria a la que acudirán.

De este modo, tras suprimir la visita a Cataluña, -como avanza hoy ‘El Independiente’-, la realizada hoy al País Vasco es la parada con menor adhesión a la monarquía de cuantas han realizado hasta ahora. Hoy en Euskadi no ha habido contacto directo con la ciudadanía y el despliegue policial ha impedido cualquier tipo de acercamiento. Además, también se han evitado las intervenciones públicas de Felipe VI, quien no ha tomado la palabra.

‘Parlamento republicano’

Euskadi es, junto a Cataluña, la comunidad autónoma donde menor apoyo tiene la monarquía. Muestra de ello es el resultado de las pasadas elecciones autonómicas, en la que de los 75 escaños del Parlamento Vasco sólo siete pertenecen a formaciones abiertamente monárquicas. En invierno del año pasado el ‘Deustobarómetro’ situaba a la Monarquía como la institución en la que menos confiaban los vascos, con un 1,4 sobre diez. En octubre de 2015 otra encuesta que preguntó sobre la monarquía concluyó que sólo el 35% de la ciudadanía confiaba en ella y le otorgaba el aprobado al rey.

Tras la visita de hoy, y las nueve que ya han realizado por España, le restarán cinco comunidades autónomas más. La gira oficialmente se ha promovido para el impulso del turismo y llega en el peor momento de credibilidad y prestigio para la institución, por el escándalo del supuesto cobro de comisiones por parte de Juan Carlos I. Antes de que finalice este mes de julio Felipe VI y Letizia viajarán a Cantabria, Navarra, Extremadura, Galicia y Asturias.

Comentar ()