El portavoz de Vox en el Congreso de los Diputados, Iván Espinosa de los Monteros, ha asegurado este martes que el histórico acuerdo alcanzado entre los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea para crear un fondo de recuperación de 750.000 millones es «una buena noticia» si el dinero se ejecuta «de la manera adecuada».

En una entrevista en esRadio, recogida por Europa Press, el portavoz parlamentario ha reconocido que España «necesitaba esta ayuda» que llegará «en una cantidad y de una manera distinta» de la que, a su juicio, venden los miembros del Ejecutivo.

A su juicio, el plan de reconstrucción dista bastante de las expectativas que estaba generando el Gobierno de coalición, y que pone de manifiesto que «la influencia de España» en Europa «ha ido cayendo en picado» y que esto es «un rescate en toda regla» para España.

«Esta falta de credibilidad es por labor de los sucesivos gobiernos, que no han generado la credibilidad para negociar con fuerza con los países más pequeños, que han salido ganando de esta cumbre en la que parecía que iban a regalarnos el dinero y que nadie se iba a oponer», ha criticado.

«Ayer escribíamos ‘hola solidaridad’, hoy leemos ‘adiós soberanía'», ha escrito en Twitter el portavoz de Vox y eurodiputado, Jorge Buxadé. Y es que, en su opinión, la política económica y social de España está «en manos» de la Comisión y el Consejo europeo y habrá que devolver préstamos hasta 2058.

En esta línea, Espinosa de los Monteros ha lamentado que finalmente los países «del norte y más pequeños» hayan salido «beneficiados» del reparto. Con todo, una vez «superada» esta cumbre «es urgente trabajar en la resolución» de la crisis del coronavirus.

Esta salida se debe abordar, según el dirigente de Vox, tomando medidas «inversas y contrarias a las que el Gobierno» está proponiendo hasta ahora. «Esta cumbre va a ayudar en ese sentido», ha opinado, para después señalar que la «puesta en práctica de las políticas» que deberán llevarse a cabo van a generar «fricciones».

«En ese mundo de fantasías, ayer escuchaba una intervención breve de la ministra de Igualdad que realmente parece que vive en un mundo paralelo donde los problemas imaginarios se imponen sobre la realidad. Estos cuatro días hemos vivido un baño de realismo político, la vuelta a pisar el terreno», ha aseverado.