Política

La Generalitat admite que Barcelona y su entorno viven "un momento crítico"

Argimon asegura que "pronto" se tomará una decisión sobre el ocio nocturo y avanza que los responsables sanitarios apuestan por cerrarlo

logo
La Generalitat admite que Barcelona y su entorno viven "un momento crítico"

David Zorrakino / Europa Press

Resumen:

Voz de alarma de los responsables sanitarios de la Generalitat sobre la extensión del coronavirus, tanto en Barcelona y su área metropolitana como en Lleida capital y su entorno. El nuevo secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, el director del Servicio Catalán de Salud, Adrià Comella, y el responsable de la unidad de seguimiento del Covid, Jacobo Mendioroz, han comparecido este jueves para lanzar una señal de alarma a los vecinos de estas áreas y reclamar que se limite la movilidad y los contactos sociales.

«Tendremos que tomar decisiones», ha advertido Argimon, tras reconocer que «Barcelona y su área metropolitana están en un momento crítico», como muestran los últimos datos de contagios en Cataluña: 1.597 nuevos positivos por PCR confirmados el jueves, además de los positivos por test serológico, con un pico de más de 900 positivos confirmados el martes que se conocieron ayer.

Entre esas decisiones, Argimon dejó claro que todos los responsables sanitarios catalanes están de acuerdo en que hay que tomar medidas sobre el ocio nocturno, aunque no quiso aclarar si esas medidas deben ser el cierre de los establecimientos o la limitación de horarios como se ha fijado en Navarra.

Cortar el ocio nocturno

«Es una decisión que se adoptará colegiadamente y se hará pronto», ha asegurado el número dos de Salut, «se está estudiando y nosotros somos favorables a cortarlo». Argimon ha destacado que los contagios se han multiplicado por tres en las últimas semanas y ha insistido en la necesidad de «restringir los contactos sociales para frenar la curva».

«Las decisiones no son arbitrarias», añadió en referencia a las quejas de los residentes en el Segrià. «Son dolorosas», reconoció, asegurando que «cada vez tomaremos decisiones de forma más temprana, tendremos que tomar decisiones, pero el objetivo es no tener que cerrar» el área metropolitana.

El objetivo es no tener que cerrar el área metropolitana», advierte Argimon, que anuncia que habrá que «tomar decisiones»

El director del Servicio Catalán de la Salud, Adrià Comella, ha advertido por su parte que el sistema sanitario ha experimentado ya los primeros efectos del aumento de casos, con un crecimiento en primaria del 320% y del 130% en los hospitales.

«El sistema hoy no está tensionado pero la tendencia es preocupante», señala Comella. La atención primaria ha pasado de los 2.050 sospechosos de la semana de San Juan, a 8.551 sospechosos esta semana, «y probablemente la próxima semana será más».

En cuanto a los hospitales, hace dos semanas solo el 2% de las consultas en urgencias eran por coronavirus, esta semana han sido el 4%, según Comella. «Es toque de atención», advierte el responsable sanitario. «Estamos lejos de los 4.400 ingresos semanales» de la última semana de marzo, pero se ha pasado del centenar de ingresados de hace una semana a 301 de este jueves.

En cuanto a las UCI, se ha superado ya la media que se había mantenido desde el final del estado de alarma, en torno a la cincuentena de ingresados. Ahora hay 61 pacientes de covid en cuidados intensivos en Cataluña.

«Ahora estamos viendo el resultado de los últimos 14 días, que corresponden a las infecciones de hace una semana diez días. Las datos de la próxima semana serán sustancialmente peores, porque el área asistencial irá a remolque de la vigilancia epidemiológica».

Comentar ()