Política

El presidente de Murcia apunta al ‘coladero’ de Barajas como origen de la expansión de contagios

"Hay que tomar medidas muy serias a la hora de controlar el acceso al país. Tenemos un gran problema mientras no se realicen mayores controles en los aeropuertos", ha recalcado López Miras

logo
El presidente de Murcia apunta al ‘coladero’ de Barajas como origen de la expansión de contagios

El presidente de Murcia, Fernando López Miras, en el homenaje de Estado a las víctimas del coronavirus. EP

Resumen:

El presidente de Murcia, Fernando López Miras, ha afirmado este viernes en Las Mañanas de RNE que la causa del rebrote que ha obligado a la localidad de Totana a retroceder al equivalente a la Fase 1 tiene su origen en los «nulos e ineficientes» controles en el aeropuerto de Barajas. Según ha afirmado el dirigente popular, los brotes «se propician a través de un vuelo procedente de Bolivia» en el que llegan dos personas que estaban infectadas.

«Hay que tomar medidas muy serias a la hora de controlar el acceso al país. Tenemos un gran problema mientras no se realicen mayores controles en los aeropuertos», ha recalcado, para posteriormente pasar a reconocer que el número de contagiados por coronavirus en el municipio de más de 30.000 habitantes sigue aumentando y ya se han registrado «más de 70». 

Más allá del brote en Totana, López Miras ha aclarado que el foco de la ciudad de Murcia se «está reduciendo» el número de contagios y que «en el resto de la región la situación está contenida». Ha dicho además que «si algo nos ha enseñado este virus es que es impredecible y, en cuestión de horas, puede cambiar todo», por lo que es imprescindible adelantarse al virus y «cortar radicalmente allí donde haya un flanco».

Por el momento, pero ha descartado tomar más decisiones, a pesar de que la situación sigue «siendo preocupante porque el índice de contagios por número de habitantes es el mayor en la región desde que se inició la pandemia«.

El Gobierno murciano prohibió este lunes la apertura de locales de ocio nocturno, que solo se permite desde ese día en terrazas y exteriores con todos los clientes sentados, y limitó a un máximo de 15 personas la afluencia para eventos de toda índole, ya fuesen públicos o privados.

Comentar ()