Europa | Internacional | Política

Los médicos rusos acceden a trasladar a Navalny a Alemania tras su envenenamiento

El entorno del opositor ruso acusa a los médicos de obrar según los dictados del Kremlin y de poner en riesgo su vida

Navalny traslado hospital

Alexey Navalny, durante su traslado al hospital de Omsk desde el aeropuerto. EFE

El opositor ruso Alexey Navalny, en coma desde el jueves por un presunto envenenamiento, será trasladado a un hospital de Alemania, después de que los médicos del centro sanitario de Omsk donde está ingresado finalmente lo hayan autorizado este viernes, según ha informado la prensa rusa.

Los médicos que tratan al opositor ruso Alexey Navalny en el hospital de Omsk se habían opuesto horas antes a que salga del centro para recibir tratamiento médico en Alemania. Los doctores se escudaban en que Navalny se encuentra en coma, inestable, y sería un riesgo volar en estas condiciones. Han anunciado su decisión una hora antes de que aterrizara en Omsk un avión medicalizado, procedente de Nuremberg.

«Prohibir el traslado es un atentado contra su vida», ha asegurado Kira Yarmysh, la jefa de prensa de Navalny, que fue quien anunció el jueves que el disidente había sido envenenado. El entorno de Navalny acusa a los doctores de actuar según los dictados del Kremlin.

Navalny habría tomado té ante de subir al avión que habría de llevarlo a Moscú, procedente de Siberia. No pudo terminar el trayecto. El aparato tuvo que aterrizar de emergencia en Omsk, dado el gravísimo estado de Navalny, el disidente más relevante de Rusia, que lleva años librando una batalla infatigable contra el líder ruso, Vladimir Putin.

El jefe médico del hospital se limitó a decir que su condición era «inestable» y luego se recluyó en su despacho sin dar más explicaciones. «Dejar a Navalny en el hospital de Omsk, sin equipo adecuado, con una enfermedad sin diagnosticar en su actual estado es extremadamente peligroso», ha señalado Yarmysh, según informa The Guardian. En el parte de la mañana, se ha reconocido que el paciente ha experimentado una ligera mejoría.

Desde Moscú habrían viajado médicos para atender al disidente ruso. Los doctores que le atienden dicen ahora que podría haber sido envenenado con una sustancia peligrosa para cualquiera que se acerque. La familia de Navalny denuncia una maniobra para impedir que sus allegados se acerquen a él.

Un avión medicalizado salió de Nuremberg con dirección a Omsk este viernes a primera hora. Su destino final sería Berlín, donde Navalny iba a ser tratado en el hospital Charité, uno de los mejores del país.

Ayuda de Francia y Alemania

En una rueda de prensa conjunta, el presidente francés, Emamnuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, han ofrecido este jueves refugio y tratamiento médico a Alexey Navalny. Los dos se mostraron «muy preocupados» por su estado de salud.

Alexey Navalny, de 44 años, lidera la Agencia Anticorrupción. Lleva años investigando sobre los abusos del poder del líder ruso, Vladimir Putin, y sus afines. Ha sido encarcelado durante cortos periodos de tiempo en varias ocasiones. En 2018 intentó competir por la Presidencia pero las autoridades rusas se lo impidieron con una acusación menor.

Navalny es una de las mayores pesadillas para Putin. Ahora se encontraba animando las protestas en el este del país, con vistas a las elecciones locales del mes próximo. Este supuesto envenenamiento de Navalny coincide con las protestas en la vecina Bielorrusia, donde miles de ciudadanos han perdido el miedo a rebelarse contra el dictador, Alexander Lukashenko, que ha apelado a Putin para mantenerse en el poder.

Comentar ()