Política

Moncloa pagará 21.780 € euros para mantener la residencia de Sánchez libre de palomas

El Gobierno ha publicado la licitación del concurso para designar al responsable de combatir la proliferación de palomas en el recinto de la Moncloa durante parte de 2020 y 2021

El Gobierno pagará hasta 21.780 euros para combatir con aves rapaces a la sobrepoblación de palomas que habita en el recinto del Palacio de la Moncloa. Así se recoge en el anuncio que publicó la Plataforma de Contratación del Sector público el miércoles de la semana pasada. La proliferación de palomas en la residencia del presidente es un fenómeno habitual en los últimos años.

El contrato comenzará el próximo noviembre y finalizará en octubre de 2021. La oferta que presenten las empresas no podrá superar los 18.000 euros, que sumándole el IVA quedarían en los 21.780. Un gasto algo mayor al del año pasado, cuando destinaron 15.000 euros (sin contar impuestos) Según publicó El Confiencial Digital, ese contrato se adjudicó entonces a Jorge Carlos Castaño Romero, el halconero del Atlético de Madrid. En 2018 y en 2019 los contratos se adjudicaron por 18.000 euros cada uno.

Las empresas interesadas podrán presentar sus ofertas hasta las 9 horas del 2 de septiembre. Según se explica en la ‘memoria justificativa’ del anuncio, la sobrepoblación de palomas daña a los edificios del complejo de la Moncloa, ubicado al Oeste de la capital y junto a la carretera A-6. Pero también puede «suponer un riesgo para la salud». Por eso, desde hace algunos años contratan a una empresa especializada en el control de fauna.

El objetivo del nuevo contrato es reducir y equilibrar el número de palomas y eliminar sus nidos de los edificios presidenciales. El adjudicatario deberá contar con un equipo humano dirigido por el cetrero. Y, al menos, con dos aves de presa adscritas al servicio y otras dos de reserva. Todas ellas estarán inscritas en el Registro de Aves, correctamente anilladas y con el ‘certificado de cría en cautividad de rapaces’. Los ‘cazadores’ trabajarán cinco días a la semana y con un horario flexible para adaptarse a las condiciones meteorológicas o urbanas. Durante ese tiempo utilizarán el material necesario para manipular a los rapaces (bancos, perchas, alcándaras, lonjas…).

El método de trabajo, según los pliegos, buscará erradicar a las palomas del complejo. Los depredadores realizarán dos tipos de vuelo para ese fin. Por un lado están los vuelos de ‘caza’ para acosar a las palomas que viven o pretenden anidar en la Moncloa. Con los de ‘marcaje’, el objetivo es que las palomas asocien al palacio como un área habitual de caza para los depredadores. Los vuelos serán diarios y aumentarán durante las épocas de más cantidad de palomas: pasos migratorios, paradas nupciales o cuando se da una climatología determinada.

No bastará con espantar a los animales. Los cetreros escribirán un parte diario sobre sus trabajos que servirá para completar un informe mensual. Entre otros detalles, este último documento indicará qué tipo de aves de presa se han utilizado, los horarios de los vuelos, las capturas (si las hay) y el material utilizado para ello. De hecho, también tienen que concretar las especies, las densidades o los flujos más frecuentes de las palomas del interior del recinto y del entorno. La adjudicataria entregará el informe al responsable del contrato, la subdirección general de la Oficina Presupuestaria y Gestión Económica. Además, elaborará un plan de trabajo para el mes siguiente.

Comentar ()