Política

55 mosquiteras y un palomar: los 40.000 € de Moncloa para 'renovar' Las Marismillas

Palacio de las Marismillas, en Doñana. E.I.

El Gobierno gastó 8.221,35 euros para instalar mosquiteras en 55 ventanas del Palacio de las Marismillas y unos 32.000 euros más para convertir un antiguo palomar del complejo en un puesto de vigilancia. Este inmueble, ubicado en una finca pública que se encuentra dentro del parque nacional de Doñana, se ha utilizado como residencia estival de los últimos presidentes del Gobierno. Moncloa realizó estas inversiones en vísperas de la llegada de Pedro Sánchez al palacio, donde ha descansado estas vacaciones con su familia.

El Palacio de las Marismillas se levantó a principios del siglo XX en Almonte (Huelva) Uno de los primeros en utilizarlo fue el rey Alfonso XIII, que lo aprovechó en sus jornadas de caza por la zona. Entre 1983 y 1985, el antiguo Instituto para la Conservación de la Naturaleza (ICONA) se lo compró a los hermanos Morenés Medina. Desde entonces, Parques Nacionales utiliza la finca para funciones de representación institucional del Estado.

El palacio sirvió como lugar de descanso de anteriores presidentes del Ejecutivo como José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy. Se trata del tercer año consecutivo que Sánchez elige esta finca para disfrutar parte de sus vacaciones. Lo hizo en 2018, cuando utilizó las Marismillas para recibir a la canciller Angela Merkel, y en 2019. El pasado viernes, Sánchez puso fin a sus vacaciones de este año en Doñana y regresó a Moncloa tres días antes de lo previsto ante el repunte de casos de coronavirus, según avanzó La Información.

Durante el primer semestre del año, Parques Nacionales ha realizado varias mejoras en el Palacio de las Marismillas. El Independiente reveló a principios de agosto el nombre de la empresa encargada de las obras y el precio total de la actuación. Ahora, en respuesta a una petición tramitada a través del Portal de la Transparencia, este diario ha tenido acceso al presupuesto desglosado de la obra.

El pasado 16 de julio, cinco días antes del fin del estado de alarma, Moncloa pidió ofertas a tres empresas para un contrato menor sobre la instalación de las mosquiteras. Dos de ellas rechazaron la invitación, y sólo una presentó un presupuesto: Aluminios Rocío SL, un negocio de carpintería metálica establecido en Almonte. La empresa propuso la oferta el 17 de julio y el 23 firmó el encargo con el Ejecutivo.

Loader Loading…
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

El inmueble dispone de 18 dormitorios, un comedor, cocina y otras zonas comunes, según el diario Abc. El palacio es de grandes dimensiones y cuenta con varios huecos de ventana. En el presupuesto de Aluminios Rocío SL, que reproducimos en este artículo, se detalla que las mosquiteras están destinadas para 55 ventanas. De ellas, 36 eran algo más pequeñas (1 metro de ancho por 1,10 metros de alto) y 19, más grandes (1 de ancho por 1,50 de alto).

El precio por ventana varía, precisamente, según sus medidas. Instalar una mosquitera en una ventana de 1 metro de alto por 1,10 de ancho se presupuestó a 107,50 euros. Por otro lado, las de 1 de ancho por 1,50 de alto costaron 149,50 euros cada una. De las 19 ventanas grandes en las que se colocaron mosquiteras, 9 se ubican en la fachada principal del palacio, 5 en el lateral este y 7 en el lateral oeste. Las 36 ventanas restantes (las de 1 por 1,10 metros) se distribuyen de la siguiente manera: 21 en la parte trasera del edificio, 6 en la casa Juan Luis y 7 en casa Paca. En total, el conjunto de las obras costó 8.221,35 euros, a los que hay que repercutir un 21% de IVA.

El palomar, nuevo puesto de vigilancia

La de las mosquiteras es una de las tantas obras realizadas en los últimos meses en la finca de Doñana. El sábado, este periódico detalló que la Secretaría General de la Presidencia del Gobierno mandó convertir un antiguo palomar del complejo en un puesto de vigilancia para el personal de seguridad que acompaña al presidente cuando se desplaza al inmueble. La intervención se proyectó el otoño pasado. Pero la pandemia retrasó la operación y no se adjudicó hasta el 3 de julio. Los trabajos han costado en total unos 32.000 euros.

En diciembre, además, se contrató a una empresa madrileña para reparar y reforzar viguetas del cuarto de la plancha. A finales de marzo, se encargó a Juan Gutiérrez Moreno unas actuaciones en el pasillo de la primera planta. Otras obras fueron la reparación de vehículos y generadores, el suministro de combustible o el montaje de un compresor de aire acondicionado. Las inversiones del Ejecutivo en el complejo durante el primer semestre también incluyen la compra de pacas de viruta, pienso para animales o unas palmeras.

Comentar ()