Política INDIGNACIÓN DE POLICÍAS Y GUARDIAS CIVILES POR EL CARTEL DE LA SERIE 'PATRIA'

"La sociedad española no se equivoca; sabe quiénes fueron las víctimas y los verdugos"

Asociaciones de guardias civiles y sindicales policiales piden a HBO la retirada urgente del póster por ofender la memoria de las víctimas de ETA / "Todos somos parte de esta historia, pero cada uno ocupa un lugar muy diferente", proclaman

logo
"La sociedad española no se equivoca; sabe quiénes fueron las víctimas y los verdugos"

Resumen:

«El cartel es absolutamente desafortunado e hiriente. No queremos pensar que con el mismo alguien intente justificar y blanquear el terrorismo de ETA. Sería gravísimo. Pensamos que obedece a una estrategia de marketing equivocada con la que se busca promocionar la serie y captar la atención de personas que quizá no se hubieran interesado». La opinión de Ángel Ramírez, vicepresidente de la Asociación de Suboficiales de la Guardia Civil (ASESGC), resume el sentir y la indignación que ha despertado entre los agentes del instituto armado y los policías nacionales el póster con el que HBO ha empezado a promocionar su serie Patria, basada en la exitosa novela de Fernando Aramburu.

El canal de televisión por televisión ha elegido una imagen en la que se ve a partes iguales a una víctima de la banda terrorista -Bittori, una de las protagonistas, sostiene a Txato, su marido, en el momento en el que acaban de asesinarle- y a un etarra desnudo en una dependencia policial tras ser presuntamente torturado. El lema promocional que está utilizando HBO en redes sociales es «Todos somos partes de esta historia».

«Todos somos parte de esta historia, pero cada uno ocupa un lugar muy diferente en la misma: unos somos víctimas y otros verdugos. No hay equidistancia», apostilla Ramírez. «Aunque la distancia entre la pistola y la nuca sea la misma que entre la nuca y la pistola, no es lo mismo estar en un sitio que en otro. La equidistancia mata… la memoria», destaca el portavoz de la Asociación Aprogc, Francisco Javier Pajuelo.

En esta línea se manifiesta también la Unión de Oficiales (UO) de la Guardia Civil. «Sólo podemos esperar que el desafortunado cartel publicitario poco o nada tengan que ver con el contenido de la serie porque no, no ‘Todos somos parte de esta historia’. De hecho, varios centenares de personas no forman parte de esta historia porque fueron asesinados de un tiro en la nuca o reventados literalmente en cientos de pedazos por un artefacto explosivo», recuerda el teniente Juan Carlos Pérez, portavoz de esta asociación profesional.

«En una época en la que vemos en el cine a supervillanos convertidos en nuevos héroes de la sociedad, en la que el trasfondo de ladrones y asesinos justifica ante los espectadores sus actos repulsivos y criminales, en una época así es fácil olvidar y confundir la realidad de nuestra historia, la realidad de una banda de asesinos  y cobardes que únicamente ha desaparecido gracias a la lucha de la sociedad española con sus fuerzas y cuerpos de seguridad a la cabeza», añade Pérez.

Todos somos parte de esta historia, pero cada uno ocupa un lugar muy diferente: unos somos víctimas y otros verdugos»

Para el Sindicato Unificado de Policía (SUP), el cartel es una «falta de respeto» para las víctimas de la barbarie terrorista, entre ellos -recuerdan- los 180 agentes del Cuerpo que fueron asesinados por la banda etarra durante el medio siglo en que estuvo activa.

Este sindicato critica no sólo la forma, también el fondo: «Las torturas han sido la gran mentira usada por la izquierda abertzale y por los terroristas para tratar de deslegitimar el trabajo policial contra los comandos de ETA. La mayoría absoluta de todas esas denuncias han sido siempre archivadas por falta de pruebas y la documentación intervenida a la cúpula de ETA en Francia ha demostrado que las denuncias formaban parte de una treta que buscaba desacreditar a los policías y que, por tanto, la denuncia sistemática era impuesta por los dirigentes terroristas a sus estructuras criminales. No hubo torturas y, sobre todo, no hay equiparación alguna posible entre víctimas de ETA y terroristas que denuncian falsamente torturas».

Como la UO, la Confederación Española de Policía (CEP) no sólo insta a HBO a reconocer el «grave error» que ha cometido retirando «de inmediato» el cartel por la «falta de respeto» que su difusión provoca a «cientos de víctimas inocentes» asesinadas por ETA durante décadas, sino que pide a la Fiscalía que intervenga por si se pudiera estar fomentando un «delito de odio contra las familias» de las personas a las que la banda asesina segó la vida.

«Blanquear los crímenes»

«Equiparar un crimen así con una imagen de torturas es un insulto y ofensa a la memoria de las víctimas y sus familias. Y es también una gran mentira y falsedad. Las torturas, de forma mayoritaria y aplastante, han sido las que durante muchos años han aplicado los etarras y su mundo político contra el que no pensaba como ellos. Amenazas, insultos, persecución, extorsión y daños en propiedades. Eso sí que son torturas», señala el secretario general de la CEP, Víctor M. Vigil.

Justicia Policial (Jupol), el sindicato mayoritario en el Consejo de Policía, interpreta que el cartel «parece querer blanquear la imagen del asesino e impersonalizar y dejar con menos relevancia lo verdaderamente importante: que se haya asesinado a personas por su ideología política». «Para blanquear los crímenes cometidos por ETA no hay mejor imagen que la que ha elegido HBO para publicitar la serie», subraya su portavoz, Pablo Pérez.

«Es un cartel desafortunado», resume Adolfo Medina, portavoz del Sindicato Profesional de Policía (SPP). «Es impresentable pretender poner al mismo nivel a las víctimas con sus asesinos y más cuando el libro no hizo sino presentar el terrible sufrimiento de unas víctimas que nunca quisieron ser protagonistas de nada. Un cartel que no es fiel a una época en la que la víctima no escogía ser víctima y el verdugo sí escogía ser verdugo», destaca.

Asociaciones de guardias civiles y sindicatos policiales piden la retirada urgente del cartel por ofender la memoria de las víctimas

Es la misma opinión que defienden desde la Unión Federal de Policía (UFP). «El cartel no se corresponde con lo que el libro relata. Parece que quisiera dar a entender que ha habido dos situaciones: unos mataban y otros torturaban y se dedicaban a cometer ilegalidades. Y no es así porque ese relato de la realidad que muchos vivimos en el País Vasco no ha sido así. Aquí había unos verdugos, que eran los que asesinaban, y otros éramos las víctimas. Querer equiparar una situación con la otra sólo favorece las tesis de Bildu y el PNV en ese plan de querer equiparar a víctimas con verdugos. El cartel es un grave error. Esperemos que no se corresponda luego con el contenido de la serie», insiste José María Benito, secretario de Acción Sindical de la UFP.

Ese intento de «distorsionar la realidad sobre el terrorismo de ETA» también es censurado por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que considera que la idea que proyecta la composición del citado póster incide en el sufrimiento de las víctimas y familiares que sufrieron la barbarie. «El cartel sólo muestra la confusión de lo que verdaderamente ocurrió. ‘Memoria, respeto y dignidad’ son palabras que no pueden estar en consonancia con la de ‘asesinos», defiende su portavoz, Pedro Carmona.

«La sociedad española no se equivoca, sabe perfectamente quiénes son las víctimas y quiénes son los verdugos», proclama el portavoz de la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), Juan Amado. «La sociedad española ha sufrido la sinrazón de la violencia de un grupo de personas que querían imponer sus ideas con las armas. Han matado a niños, mujeres y hombres inocentes. Sólo pretendían sembrar el terror, haciendo lo único que sabían. Todas las personas decentes que vivían y viven en este país, independientemente de su nacionalidad, fuimos víctimas de la tiranía de unos fascistas bajo la bandera de ETA», apostilla.

Comentar ()