España | Política

Guerra en el independentismo: el PDeCat denuncia la "purga política" de Torra

Torra asegura que Cultura, Empresa e Interior "serán determinantes en los próximos meses" en la lucha contra el coronavirus "por eso he decidido reforzarlos"

El presidente del PDeCAT, David Bonvehí.

El presidente del PDeCAT, David Bonvehí. EP

La ejecutiva del PDeCat ha denunciado hoy la «purga política» que ha su juicio supone el cese de la consellera de Empresa, Àngels Chacón, la única miembro del Govern que no se ha sumado al proyecto de Carles Puigdemont. «Esta remodelación es una operación para intentar hacer desaparecer al PDeCat de las instituciones» ha denunciado el portavoz del partido, Marc Solsona, quien ha asegurado que «ni decretos ni despachos harán desaparecer al PDeCat, la última palabra la tienen los ciudadanos».

Impasible, el presidente catalán ha asegurado poco después que los departamentos de Empresa, Cultura e Interior «tendrán un papel determinante en los próximos meses» en la batalla contra la pandemia del Covid-19, «por eso he decidido reforzarlos con Tremosa, Samper y Ponsa». Durante el acto de toma de posesión de los nuevos consejeros, Torra ha asegurado que «pongo al frente de cada puesto a las personas que pueden ofrecer mejor resultado, no me mueve otro objetivo», negando así las implicaciones políticas de la expulsión del PDeCat de su Gobierno.

«Hay que trabajar y acertar, por la salud de las personas» ha advertido Torra a los consellers entrantes. «Es mi objetivo principal, no hay nada más importante en mi presidencia que combatir la enfermedad, y para eso era necesario fortalecer el Govern y energías renovadas en los departamentos decisivos».

Aragonés rechaza cambios en las «consellerias de ERC»

Un «refuerzo» que no se ha extendido a departamentos no menos significativos como Salud, Educación o Bienestar Social por el simple hecho de que estas consejerías corresponden a Esquerra. De hecho, fuentes de vicepresidencia han confirmado que Torra habría ofrecido a Pere Aragonés «hacer cambios» en los departamentos de su responsabilidad, muy desgastados por la gestión de la crisis sanitaria, especialmente en el caso de Salud. Pero Aragonés ha rechazado cambiar ningún nombre de Esquerra.

El portavoz del PDeCat, por su parte, ha señalado directamente al president Quim Torra como único responsable de esa «purga» evitando incluir en su denuncia a Carles Puigdemont. Solsona ha evitado señalar al ex president fugado, pero ha reconocido que «esto pasa en una semana en la que han ocurrido muchas cosas» en referencia al anuncio de que Puigdemont abandonaba el partido, este lunes, y la salida en tromba tras él de los consellers Meritxell Budó, Damià Calvet, Jordi Puigneró y Miquel Buch, quien pese a todo a seguido la suerte de Chacon.

En respuesta, ha anunciado que el presidente del partido, David Bonvehí, ha convocado a los diputados en el Parlament y en el Congreso para «analizar la situación situación y cual debe ser el papel del PDeCat en apoyo a un gobierno en el que el PDeCat no está». Los diputados fieles al partido fundado por Artur Mas son minoría en el Parlament, pero representan la mitad del grupo en el Congreso.

Inestabilidad parlamentaria

Solsona no ha querido confirmar si la respuesta será la ruptura de los grupos parlamentarios, pero tampoco ha descartado esta opción, que dejaría al Govern en minoría en el Parlament y a Puigdemont con sólo cuatro diputados fieles en el Congreso.

«No compartimos las decisiones» de Torra, «son un error» ha concluido el portavoz. «En momentos de crisis y de final de legislatura esta decisión rompe el equilibrio en el seno del Govern«, ha añadido destacando que la única explicación para el cese de Chacón es «su militancia política».

La crisis de Govern no ha convencido tampoco a los partidos de la oposición, que ven en la decisión de Torra mero partidismo. Una opinión compartida desde PP a la CUP, pasando por PSC y Cs. Todos ellos han reclamado además al president que convoque elecciones en vez de cambiar consellers.

Para el líder del PSC, Miquel Iceta, la crisis de Govern «es una operación de estricto interés partidista». Iceta ha reclamado a Torra que no «prorrogue la agonía de un mal gobierno que ya no tiene mayoría parlamentaria» y convoque elecciones.

El portavoz del PP en el Parlament de Cataluña, Santi Rodríguez, ha afirmado que “no es hora de remodelar el Govern, sino que es hora de cambiar de gobierno y para cambiar de gobierno lo que tendría que hacer el presidente de la Generalitat, Quim Torra, es convocar elecciones”.

Críticas a Tremosa y Buch

Rodríguez ha señalado especialmente la designación de Ramon Tremosa, “que no ayuda en nada a generar la  confianza que necesitan las empresas catalanas”, o el cambio en Cultura que supone “un nuevo desprecio con cambios constantes de dirección política en el peor momento para el sector”.

El diputado de la CUP Carles Riera ha insistido en que los cambios son una muestra de su Ejecutivo está «agotado». Un agotamiento que la CUP atribuye al «incumplimiento de los objetivos nacionales, por ser incapaz de hacer frente a la emergencia social y económica por el coronavirus», y cree que esto debería adelantar el escenario electoral.

La CUP ha criticado especialmente la sustitución de Miquel Buch, que «hace mucho tiempo que tendría que haber cesado, no por un cambio de cromos partidista, sino por las políticas de Interior que ha liderado».

Cree que las decisiones de Buch han sido «represivas hacia la disidencia política y hacia el independentismo», y ha pedido hacer un cambio en la política y en los cuerpos de seguridad de Cataluña.

Comentar ()