Venezuela está sumida en el caos por el mayor apagón de su Historia. En sesión extraordinaria, el presidente encargado, Juan Guaidó, ha logrado por unanimidad que la Asamblea Nacional apoye el decreto sobre “el estado de alarma en todo el territorio nacional por la calamidad” generada por la falta de suministro eléctrico. También ha vuelto a convocar a nuevas movilizaciones el martes y ha solicitado ayuda a la comunidad internacional para dejar de suministrar crudo a Cuba.

En su intervención ante la Asamblea Nacional, Guaidó ha declarado que Venezuela está “ante una crisis sin precedentes en el continente, que agrava la compleja y grave crisis humanitaria en que se ha convertido el día a día del venezolano”. Decenas de personas han muerto como consecuencia de la falta de suministro eléctrico, según fuentes hospitalarias.

“Hemos solicitado ayuda humanitaria a países del mundo y por ello insistimos en el ingreso de la ayuda”, algo que entorpece “quien usurpa funciones en Miraflores”, según Guaidó.

Esta catástrofe es producto de la corrupción, de la impericia, de un régimen sádico”

“Esta catástrofe es producto de la corrupción, de la impericia, de la no observancia de la norma de un régimen sádico que llevó a la miseria al pueblo de Venezuela”, ha señalado. “Es natural exigir ya una solución”.

“¿Van a seguir escondiendo al dictador o se esconden detrás de las faldas de Miraflores?”, ha dicho Guaidó. “Cuatro días de tragedia, con saqueos, y muertes de niños inocentes no es normalidad, por eso este decreto de alarma, de emergencia nacional”. Según el presidente encargado, “son 100 años de retraso en cuatro días”.

Ha señalado que la empresa que hacía el mantenimiento dejó de operar “por falta de pago”. Ha denunciado el robo de 6.000 millones de dólares por parte del régimen chavista.

Entre quienes se han hecho ricos gracias a la corrupción ligada a la industria eléctrica esta el ex ministro Nervis Villalobos, que vive en España, pendiente de la extradición a EEUU.

La Asamblea Nacional había advertido previamente de los fallos en el sistema eléctrico. En 2018 hubo 18.000 apagones, aunque no de tanta gravedad como el que ahora ha sufrido el país.

A su vez, Guaidó ha vuelto a convocar a los venezolanos a las calles, el martes a las 15h, hora local. “Si vamos juntos, vamos bien”, ha concluido el presidente encargado.

Implicaciones del decreto

En su solicitud a la Asamblea Nacional venezolana, Guaidó resalta que “el colapso del sistema eléctrico nacional” es “consecuencia lógica de la ineptitud y la corrupción” con la que se han manejado los recursos.  Señala que “ya se cuentan por decenas las pérdidas de vidas humanas”. El estado de alarma se prolongará 30 días.

En virtud de esta medida se decreta que “la Fuerza Armada Nacional que disponga las movilizaciones que sean necesarias para que brinde protección a las instalaciones y a los funcionarios” que trabajan para restablecer el sistema. Se estipula que se inicien contactos internacionales para resolver la crisis.

Asimismo, se ordena “a los cuerpos de seguridad ciudadana abstenerse de impedir u obstaculizar las legítimas protestas del pueblo”. También el estado de alarma nacional supone  “la suspensión de suministro de crudo, combustible y derivados a la República de Cuba”.

En la Asamblea Nacional, Guaidó ha dicho: “No más envíos de petróleo a Cuba. No va a pasar que nuestra gente pase hambre mientras roban el dinero de Venezuela”. Ha dicho que solicita la cooperación internacional para hacer efectiva esta medida.

En toda Venezuela se han suspendido las actividades laborales y académicas. El país petrolero por excelencia no puede abastecer de gasolina a sus ciudadanos, que deambulan como zombis debido a la escasez de medios de transporte.

El Metro de Caracas no está aún operativo. Incluso en la sede de la Asamblea Nacional hubo una bajada de energía hora y media antes de empezar su sesión extraordinaria. La falta de quorum ha retrasado hora y media el inicio de la reunión. Muchos diputados han tenido serias dificultades en llegar hasta la sede del Legislativo.

Tragedia en los hospitales

La falta de luz causa estragos en los hospitales, ya escasos de dotaciones imprescindibles para atender a los enfermos. El diputado José Manuel Olivares informa en su cuenta de Twitter de que al menos 21 personas han perdido la vida en diversos centros médicos por el apagón masivo. Al menos cinco de los muertos son menores de edad.

El presidente de la Sociedad de Pediatría, Huniades Urbina-M, ha declarado a la cadena de televisión venezolana  VIVOpay que el número de víctimas sería del doble porque solo hay datos de los fallecidos en hospitales.

Sin embargo, el ministro de Salud del régimen chavista, Carlos Alvarado, ha asegurado que las áreas de emergencia “están plenamente operativas” y que el gobierno está “listo para garantizar los servicios de emergencia”, según informa ntn24

En sectores de los estados de Zulia, Mérida, Trujillo, Miranda, Lara, Sucre, Anzoátegui, Portuguesa, Yaracuy y Falcón llevan más de 90 horas sin luz. En Barquisimeto la gente cocina en las calles con leña.

Hay 17 detenidos en el municipio de Guanipa, al sur de Anzoátegui, por quemar cauchos para protestar por el apagón. Dos son menores. Los saqueos en Maracaibo son continuos, según varios medios locales.

En la frontera con Colombia familias enteras pasaron hacia Cúcuta para abastecerse. Ha empezado a habilitarse un corredor humanitario tras 17 días de cierre de frontera, pero con severas restricciones.

Durante la noche se ha registrado una explosión en La Ciudadela,en Terrazas del Club Hípico.Baruta, que ha vuelto a dejar sin luz a la zona este de la capital venezolana. Han sido desalojadas varias viviendas en ese área. En Caracas la gente está abasteciéndose de agua en el contaminado río Guaire.

Coincide esta crítica situación con la visita de una delegación técnica enviada por la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet. Cinco expertos viajarán por el país para evaluar la situación humanitaria.

El diputado Richard Blanco ha invocado, como lo hizo el sábado el presidente encargado Guaidó, la posibilidad de activar el artículo 187 y permitir que ingresen en el país tropas extranjeras en virtud del derecho a proteger motivado por la situación de emergencia humanitaria compleja que vive el país.

Causas del apagón

El domingo, el presidente encargado, Juan Guaidó, ha explicado las causas del mayor apagón que ha vivido Venezuela en toda su historia. Un incendio averió las tres líneas de 765 KV entre el embalse Guri y las subestaciones Malena y San Gerónimo B. El sistema se recalentó y se produjo un rechazo de carga en las turbinas.

La falta de mantenimiento influye en este tipo de averías. Guaidó ha señalado que para repararlo se requiere tecnología y personal cualificado, según informa El Nacional.

El presidente encargado ha mantenido contactos con técnicos y expertos, así como autoridades de Japón y Alemania. A su vez, ha denunciado cómo se han construido plantas pero no las han puesto en funcionamiento adecuadamente

Mientras tanto, el líder chavista, Nicolás Maduro, insiste en su tesis de que su régimen es víctima de “ataques electromagnéticos” al cerebro de la hidroeléctrica de Guri,en el estado Bolívar, la mayor de Venezuela.

También hablaron los dirigentes chavistas de ser víctimas de “una guerra cibernética”, cuando Guaidó y varios diputados puntualizaron que es algo imposible porque el sistema afectado es analógico, no digital.

La angustia se apodera de los venezolanos de toda condición. La noche es más oscura que nunca antes, en un país donde se registran unos niveles de delincuencia equiparables a zonas de guerra. Donde la comida escasea se está pudriendo. Los hospitales carecen de electricidad para alimentar los respiradores o realizar operaciones quirúrgicas.

A la estatua de Chávez en Pariaguán le cortaron la cabeza. Incomunicados, hambrientos, desesperados, los venezolanos ven cómo la agonía del régimen chavista quiere llevarles por delante.