“No somos un país débil ni desvalido. Somos un país que tiene una poderosa Fuerza Armada Bolivariana que debe estar cada vez más unida, más cohesionada y más leal que nunca”. Palabra de Nicolás Maduro, quien este sábado se ha dirigido a los cadetes de la Universidad Militar Bolivariana, en El Pao, Cojedes.

El líder chavista, Nicolás Maduro ha pedido a las Fuerzas Armadas que estén preparados en caso de ataque de Estados Unidos, a quien ha responsabilizado de estar detrás de la «escaramuza golpista» del 30 de abril.

Ha reclamado, rodeado de miles de soldados, que estén “listos y prestos para defender la patria con las armas en la mano si algún día el imperio norteamericano osara tocar esta tierra”. Se ha mostrado “orgulloso de verles a ustedes sudando la gota gorda».

Ha declarado que sabe que son leales a “la soberanía nacional y la Constitución” frente a “un puñado de traidores” que actuaron a las órdenes de Estados Unidos, según informa Telesur.

Estados Unidos ha reconocido, vía el presidente Donald Trum, el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, o el secretario de Estado, Mike Pompeo, que en el caso de Venezuela «todas las opciones están abiertas».

Pompeo ha señalado el sábado que «el momento de la transición es ahora», al tiempo que ha remarcado que Estados Unidos «está firmemente con los venezolanos en la búsqueda de la libertad y la democracia».

El presidente encargado, Juan Guaidó, tampoco ha descartado ninguna opción, aunque siempre insiste que, de invocarse el artículo 187 numeral 11, por el que la Asamblea Nacional permitiría una misión extranjera en suelo venezolano, sería en forma de cooperación internacional y siempre se evaluaría «su coste social».

El viernes Maduro convocaba a todos los generales y almirante, junto al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, en Fuerte Tiuna. También se dejó ver junto a uniformados el Día del Trabajo. Y este sábado se ha ido a Cojedes con los cadetes. Es su forma de trasladar al mundo la imagen de que las Fuerzas Armadas están de su lado.

A su vez, el presidente encargado, Juan Guaidó, ha llamado al pueblo a que se concentrara en los cuarteles militares y comandancias para entregar un mensaje a los soldados con el fin de que conozcan la ley de amnistía y sepan que serán bienvenidos en la Venezuela democrática.

“Volvemos a la calle porque sí vale la pena luchar”, decía en la convocatoria. El objetivo era que la acción fuera pacífica. «No podemos caer en la confrontación», ha insistido Guaidó.

En Caracas, esta “movilización en paz” se ha concentrado en cuatro instalaciones militares: la Comandancia de la Armadas, el Comando de Coche, la Comandancia de la Guardia Nacional Bolivariana, y el Comando del km12 del Junquito. Unos cientos de venezolanos se han presentado en cada instalación militar y han leído el mensaje de Guaidó o se lo han dado a la policía que custodiaba los centros.

Nací en democracia. Deseo que mis hijos vivan en democracia», dice Yaris Abreu

“Yo nací en democracia. Deseo que mis hijos vivan en democracia. No tengo miedo. Creo que está llegando el mensaje a los militares”, decía Yaris Abreu a VPI TV, junto al Comando General de la Armada bolivariana, en San Bernardino. La Policía Nacional Bolivariana bloqueaba el acceso a la instalación militar.

“Hemos leído el mensaje y han escuchado. Si no hay represión, será un éxito”, explicaba Carlos Julio Rojas, secretario general adjunto del Colegio Nacional de Periodistas, a VPI TV.  “Gloria al bravo pueblo, que el yugo lanzó, la Ley respetando, la virtud y honor…”, cantaban frente a los efectivos.

En la Comandancia de la Guardia Nacional, en la Plaza Washington, el diputado Winston Flores ha explicado que han entregado el mensaje a las Fuerzas Armadas para que “entiendan que el martes no hubo un golpe ni una sublevación sino el apoyo de militares a la lucha que lleva a cabo Guaidó en la Operación Libertad”.

“Queremos un cambio pacífico, no hay agresión de ningún tipo, han de parar de agredir a los venezolanos”, ha apuntado Flores.

La actitud de la Guardia Nacional, sin embargo, no ha sido, en general, de atención. El momento más tenso de la jornada se ha producido cuando dos efectivos han recibido de parte de los ciudadanos el manifiesto cívico y acto seguido lo han quemado, pisoteándolo después.

«Bajo ningún concepto las Fuerzas Armadas serán chantajeadas o compradas, ni traicionarán a la patria», decía el oficial al cargo, mientras el documento ardía y antes de abandonar el lugar con tono burlón: «Que pasen un buen día».

También se han movilizado ciudadanos en Aragua, Bolívar, Carabobo, Falcón, Guárico, Mérida, Monagas, Nueva Esparta, Portuguesa, Sucre, Trujillo, Táchira, Yaracuy y Zulia. En Lara es donde se han vivido escenas de represión, y una persona ha resultado herida. En Azoátegui hubo hostigamiento a los opositores al régimen. Salvo estos incidentes, la jornada ha sido pacífica, como había pedido insistentemente el presidente encargado, Juan Guaidó.

Cinco personas murieron, todas menores de 30 años y tres de ellas adolescentes, y unas 150 resultaron heridas en las protestas del 30 de abril y el 1 de mayo en Venezuela. Las víctimas tenían heridas en el cráneo y señales de acciones realizadas a quemarropa.

Entre tanto, la Fiscalía leal a Maduro solicitaba 18 órdenes de captura contra “civiles y militares complotados”, según informó el fiscal constituyente, Tarek William Saab. Hay “tenientes coroneles” entre los “traidores”, según Saab.

Se trata de personas que secundaron al presidente encargado, Juan Guaidó, en su llamamiento a la población y a las Fuerzas Armadas a restaurar la democracia el martes 30 de abril.

En la madrugada de ese día, Guaidó indultaba a Leopoldo López, en arresto domiciliario desde julio de 2017. El director general del Sebin dio la orden de liberarlo. Juntos, desde las inmediaciones de la base aérea de La Carlota, pidieron a los venezolanos unirse para restaurar el orden constitucional.

Tras una ausencia que se prolongó hasta avanzada la tarde en Venezuela, Nicolás Maduro anunció que “la escaramuza golpista” había fracasado. “Serán sancionados severamente”, puntualizó el fiscal constituyente, quien admitió que se habían practicado “17 allanamientos”.

Una de las viviendas allanadas ha sido la del opositor Leopoldo López y su esposa Lilian Tintori, acogidos como huéspedes en la residencia del embajador español, Jesús Silva, desde la noche del 30 de abril. Tinrori ha denunciado cómo el Sebin, con un nuevo director general al frente, Gustavo González López, ha puesto su casa patas arriba y ha robado lo que ha querido.

Según Juan Guaidó, Maduro ha sometido a la prueba del polígrafo a varios militares de alta graduación para comprobar su lealtad, según informa El Nacional.

“Quiero hacer un llamado a esos soldados (…), que contrasten la respuesta del pueblo de Venezuela que dio en horas, en minutos, acompañándolos en la calle (…), versus los que se encierran y se esconden en cuatro paredes, que pasan por polígrafos a todo su alto mando a ver quién estaba y quién no”, dijo el presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora a Maduro.

El pulso entre Maduro, el régimen chavista, y Guaidó, la oposición que aspira a que se celebren elecciones libres, sigue centrado en los uniformados.