La apuesta internacional del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, se ha encontrado con un obstáculo justo en España, donde se concentran más venezolanos en el exilio de toda la UE. El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, no está dispuesto a recibirlo, lo que ha llevado a que gran parte del equipo de Guaidó a querer evitar esta escala. Finalmente, ha pesado más rendir un merecido tributo a los exiliados venezolanos.

Este sábado el presidente encargado asiste a un mitin que se prevé multitudinario en la Puerta del Sol de Madrid. La diáspora venezolana en España ya se ha puesto en marcha rumbo a la capital.

Hace un año Juan Guaidó, desconocido por la población hasta entonces dentro y fuera de Venezuela, se plantaba ante una asamblea en la calle para asumir como presidente encargado tras las elecciones presidenciales fraudulentas en las que se impuso Nicolás Maduro. Este jueves ha estado en Davos, donde ha explicado la devastadora situación que vive Venezuela a la élite financiera y política global.

Juan Guaidó se verá este sábado en España con la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, quien, a diferencia de Pedro Sánchez sí se ha mostrado dispuesta desde el principio a entrevistarse con Juan Guaidó. El encuentro tendrá lugar a primera hora de la tarde, a la vuelta del viaje de la jefa de la diplomacia española de su viaje a Marruecos y Argelia.

También figura en agenda un cálido recibimiento del alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. El mitin masivo con los exiliados en España. El padre de Juan Guaidó, Wilmer Guaidó Vidarte vive en Tenerife desde 2003.

Cartel en el que se anuncia la manifestación de Juan Guaidó en Madrid.

Guaidó estará tan solo unas horas en España. En Davos, ha respondido a quienes le preguntaban sobre el desplante del presidente del gobierno, Pedro Sánchez: «Si no coinicidimos, ya le recibiremos a él en Miraflores muy pronto». El Palacio de Miraflores es la sede de la Presidencia de Venezuela, actualmente ocupada por Nicolás Maduro.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dijo que sería González Laya quien oficiará de anfitriona, y no Pedro Sánchez. En Londres, por ejemplo, Guaidó ha sido recibido este martes por el primer ministro, el conservador Boris Johnson, y por el ministro de Exteriores, Dominic Raab. En Davos, este jueves ha visto a la canciller alemana, Angela Merkel.

¿No le recibe porque no quiere o porque no le dejan sus socios de Podemos?», inquiere Casado a Sánchez

El líder del PP, Pablo Casado, ha criticado a Pedro Sánchez por no brindarse a recibir a Juan Guaidó personalmente. «España tiene que ayudar a los venezolanos a poner fin a la atroz dictadura de Maduro, y a encauzar sus pasos hacia unas elecciones libres y transparentes. ¿No le recibe porque no quiere o no le dejan sus socios de Podemos?», ha asegurado Casado, según informa El Mundo.

Unidas Podemos, que respalda al chavismo aunque ahora con más matices que cuando se fundó el partido, considera a Juan Guaidó como un «falso presidente» y le considera un peón de Estados Unidos. Unidas Podemos es socio en la coalición del Gobierno de Pedro Sánchez y su líder, Pablo Iglesias, es uno de los cuatro vicepresidentes del gabinete.

El vicepresidente Pablo Iglesias ha declarado en una entrevista en Telecinco, que Juan Guaidó es «un dirigente político muy importante de la oposición en Venezuela». Aprueba por ello que sea recibido por la ministra de Exteriores, y no por el jefe del Gobierno español. Juan Guaidó es el presidente reelecto de la Asamblea Nacional de Venezuela, único órgano legítimo, y presidente encargado de realizar elecciones libres con el apoyo de más de 50 países del mundo.

En caso de darse un encuentro con Sánchez, el jefe del gobierno español pretende que sea sin cámaras. Es poco probable porque podría derivar en una crisis con Unidas Podemos. Pero los venezolanos no renuncian al encuentro hasta el último minuto.

En Davos, Sánchez se ha entrevistado con varios líderes latinoamericanos, entre ellos el presidente colombiano, Iván Duque, y el ecuatoriano, Lenín Moreno. En su cuenta de Twitter, ha mencionado que urge que Venezuela celebre elecciones libres y democráticas a la vez que reiteraba su compromiso con América Latina.

Este jueves, Juan Guaidó ha sido el primer presidente de Venezuela que acude al Foro de Davos en 28 años. Ha tenido una jornada muy intensa. Ha mantenido una entrevista con la canciller alemana, Angela Merkel, quien ha expresado su apoyo al pueblo venezolano, y también con el secretario estadounidense de Comercio, Wilbur Russ, y los mandatarios de Grecia, Austria y Países Bajos. Esta gira la denomina Guaidó como su «agenda de presión internacional».

Guaidó ha llegado a París este viernes, donde se verá con el presidente francés, Emmanuel Macron. El presidente encargado aspira a concluir su gira en Washington con una entrevista con el presidente de EEUU, Donald Trump, según dijo en una entrevista en Bruselas a Associated Press.

España sería el colofón europeo de una gira en busca de apoyo internacional que comenzó el 19 de enero en Colombia. Juan Guaidó, que tiene prohibida la salida de Venezuela por el Supremo chavista, salió a escondidas de su país. En Colombia le recibió con todos los honores el presidente Iván Duque, el gran defensor de Guaidó en Latinoamérica.

El lunes 20 asistió a la Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha contra el Terrorismo en Bogotá. Allí tuvo ocasión de reunirse con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, quien confirmó el respaldo de EEUU a la lucha por la democracia del presidente reelecto de la Asamblea Nacional de Venezuela.

De Colombia Juan Guaidó viajó a Londres, donde el martes tuvo ocasión de explicar la deteriorada situación de Venezuela a Boris Johnson, el premier británico. El miércoles ha sido recibido por el Alto Representante de la UE para la Política Exterior y la Seguridad, el español Josep Borrell, quien ha expresado el apoyo de la UE a Juan Guaidó como presidente legítimo de la Asamblea Nacional de Venezuela.

Borrell ha respaldado la demanda de Guaidó de que Venezuela celebre elecciones presidenciales y legislativas «creíbles y justas». Guaidó ha pedido a los representantes de las instituciones europeas que aprueben más sanciones contra los funcionarios del régimen chavista que se enriquecen con el narcoterrorismo y restrinjan las ventas de oro.

En Bruselas, Juan Guaidó también mantuvo una reunión con el comisario para la Promoción del Modo de Vida Europeo, el griego Margaritis Schinas, quien ha confirmado ante el presidente encargado su compromiso con «la libertad y la democracia» en Venezuela.

Asimismo, compareció ante la prensa destacada en Bruselas, junto con eurodiputado Esteban González Pons. ¿Qué puede hacer Europa?, le han preguntado. «Hay que mejorar el proceso de sanciones personales y apoyar la crisis de refugiados para sanar las heridas que hemos tenido en Venezuela. Y no permitir que se banalice el mal. Ayer (martes) secuestraron a un diputado y allanaron nuestras oficinas… Tenemos la confianza de terminar con la usurpación a corto plazo», ha remarcado el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

Juan Guaidó ha reconocido que corre riesgos a su vuelta a Venezuela. De hecho, el hostigamiento contra su entorno está creciendo cada día más. Acaban de detener al diputado de Voluntad Popular Ismael León, el tercero ya en manos del régimen de forma ilegal. También registraron las oficinas del presidente encargado en Caracas.

«Es el riesgo que corremos todos los que hacemos vida pública en Venezuela», concluye Guaidó. Pero con una situación dramática en el país, y en pleno impás, ha visto necesaria esta gira para explicar al mundo cuán vital es su apoyo.