Estados Unidos aboga por un gobierno de concertación nacional en Venezuela en el que estén representantes del partido del líder chavista, Nicolás Maduro, y de la oposición que lidera el presidente encargado y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó. Es lo que refleja el Marco de Transición Democrática, que ha presentado el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo.

«Guaidó es el político más popular en Venezuela. Continuamos apoyándole», ha dicho claramente el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo. «Venezuela tiene una oportunidad para la democracia. EEUU ha presentado una denuncia contra Nicolás Maduro», ha añadido Pompeo, lo que hace imposible que estuviera en ese gobierno de transición.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha agradecido su apoyo al jefe de la diplomacia de EEUU a la formación de un gobierno de emergencia y consejo de Estado para resolver la crisis. Y añade: «Ahora que el usurpador asuma su responsabilidad y acepte la oferta que le ha hecho la comunidad internacional. Varios de los suyos han entendido que es la única opción para superar la crisis «.

En nombre del chavismo, ha respondido al gobierno de Estados Unidos el ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, quien ha dicho: «Las decisiones de Venezuela se toman en el Palacio de Miraflores… Ellos pueden decir lo que quieran, pero las decisiones de Venezuela se toman aquí y con las instituciones… pierden el tiempo en su laberinto».

En una entrevista con Blu Radio de Colombia, Arreaza ha dicho que no hay ninguna posibilidad de que Maduro acepte un gobierno de transición. «Nosotros no estamos tutelados por nadie», ha remarcado el jefe de la diplomacia chavista.

El enviado especial para Venezuela, Elliott Abrams, en rueda de prensa en Washington, había aclarado que el gobierno de concertación nacional se inspira en una propuesta realizada por la oposición democrática, liderada por Guaidó. «Nosotros apoyamos al presidente encargado y queremos que tenga opciones de ser presidente después de unas elecciones libres. Por esa razón sería mejor que no estuviera en el gobierno de transición», ha dicho Abrams.

Guaidó también demanda un gobierno de concentración nacional pero ha insistido en que quienes estén acusados de narcotráfico, terrorismo, corrupción o violación de derechos humanos puedan formar parte del Consejo de Estado que conforme el gobierno de emergencia que acometa la crisis del coronavirus y a su vez lidere la transición a la democracia.

El plan de EEUU lo había anticipado en un artículo publicado en The Wall Street Journal el enviado especial para Venezuela, Elliott Abrams. EEUU propone que los diputados de la Asamblea Nacional elijan a los miembros de un Consejo de Estado que dirija el país durante la transición y se encargue de celebrar elecciones libres y justas.

Abrams recuerda que habría que crear un Consejo Nacional Electoral equilibrado y transparente, y reemplazar el Tribunal Supremo, que actualmente actúa a instancias del régimen chavista. Insiste en que EEUU está a favor de que todos los partidos, también el Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV), debería concurrir a las presidenciales.

Estados Unidos reconocerá los resultados de una elección libre y justa, sea cual sea el partido que gane», escribe Elliott Abrams

«Estados Unidos reconocerá los resultados de una elección libre y justa, sea cual sea el partido que gane. A lo que nos oponemos es al abuso de poder del Estado que permite a una de las partes gobernar de forma indefinida», escribe Elliot Abrams.

En rueda de prensa, ha dejado claro que Estados Unidos vería con buenos ojos que fuera Juan Guaidó quien resultara finalmente elegido en esos comicios.

En caso de que el régimen chavista acepte este plan, y lo lleve a cabo, EEUU levantaría las actuales sanciones, encaminadas a que haya elecciones libres. Abrams recuerda que EEUU no impide que lleguen comida y medicamentos al país.

A su vez, en el artículo titulado A New Path to Venezuela’s Democracy (un nuevo camino para la democracia de Venezuela), Abrams asegura que los militares han de desempeñar un papel fundamental en el cambio democrático. Les insta a expulsar a los agentes de inteligencia cubanos que controlan ahora el país.

En cuanto haya elecciones y Venezuela tenga un gobierno democrático, Estados Unidos levantaría las sanciones. «Esperamos restaurar las relaciones entre ambos países. Una vez que se restablezcan, ayudaremos a los migrantes y refugiados venezolanos desplazados por la crisis a regresar a su amado país».

Este movimiento de Estados Unidos tiene lugar justo días después de que el Departamento de Estado pusiera precio a la entrega de Nicolás Maduro y otra decena de dirigentes chavistas, entre ellos, su número dos, Diosdado Cabello, y el jefe de las Fuerzas Armadas, Vladimir Padrino López.

El fiscal general, William Barr, anunció de forma casi simultánea que EEUU presentaba cargos penales por narcotráfico contra Maduro y una decena de dirigentes del chavismo. Los fiscales estadounidenses alegan que Maduro, Cabello y Padrino López, diseñaron a partir de 2006 un plan para ayudar a las FARC y coordinarse con esta guerrilla para introducir droga en EEUU, a la par que los dirigentes venezolanos se beneficiaban económicamente de su implicación en el narcoterrorismo.

Guaidó, acusado de golpista

A su vez, este martes el fiscal general chavista, Tarek William Saab, ha citado al presidente Juan Guaidó para que comparezca ante el Ministerio Público este jueves por la investigación del régimen por su implicación en un supuesto golpe de Estado.

«Hemos enviado una citación a Juan Guaidó por estar supuestamente vinculado con un intento de golpe de Estado y magnicidio, según la confesión del prófugo Clíver Alcalá», ha dicho Tarek William Saab. Aún no han dictado orden de captura.

El ex general chavista habría acusado a Juan Guaidó de estar relacionado con la compra de un cargamento de armas, que fue incautado, el pasado 23 de marzo. El golpe se habría preparado en Colombia. Es en este país donde Clíver Alcalá espera su entrega a EEUU, que le reclama para juzgarlo.

La campaña de hostigamiento contra la oposición al chavismo cada vez es mayor. El domingo, dos miembros del equipo de Juan Guaidó, Rómulo García y Víctor Silio, fueron detenidos por fuerzas del régimen, según informa Infobae. El lunes la policía chavista arrestó ilegalmente a Andrea Bianchi, novia de Rafael Rico, asistente de Guaidó. «Hasta a ti te va a llegar», dijo Maduro, en clara amenaza al presidente encargado.

Maduro ha llamado a estos secuestros operación Tun Tun. Acusó de terroristas y conspiradores a todos los perseguidos por el régimen chavista. En su cuenta de Twitter, Juan Guaidó le respondía: «No tengo problemas en nombrarte, Nicolás. Ten pantalones y asume que lanzaste por un barranco a los tuyos y no confías en nadie. Acepta la oferta de la comunidad internacional y se salva el país. Ya tu gente está sacando cuentas. ¿Tun tun? Tic Tac».