Aunque tradicionalmente las mujeres que han trabajado en televisión lo han hecho como actrices o presentadoras, cada vez son más las que se ponen tras las cámaras para crear series, y ya hay unas cuantas feministas. Un ejemplo de esto es Phoebe Waller-Bridge, una actriz, guionista, comediante y heroína que se está ganando el reconocimiento más allá de las fronteras de su Gran Bretaña natal por el papel protagonista en Fleabag, una serie de Amazon que escribió ella misma.

En España no ha habido de momento un fenómeno similar al de Fleabag, pero en 2018 llegó la adaptación de la noruega Skam, y la directora de su serie contó que «nunca antes se había tratado la empatía y la unión entre mujeres» de una manera tan sana: «Son cinco perfiles de chicas completamente distintas que entienden que juntas son más fuertes, que se quieren y se cuidan». Estos valores, aseguran las actrices, tienen una repercusión en sus espectadores: «Cometemos errores, pero vamos construyéndonos a lo largo de las temporadas. Saltamos cuando escuchamos un comentario machista dentro y fuera de la serie, y creo que los fans lo harán también».

Siguiendo la línea de este apoyo entre mujeres, Euphoria es la muestra del body positive, después de que se diera a conocer el fichaje de Barbie Ferreira, una de las estrellas de la popular serie de HBO. La joven afirma que sus sueños se están haciendo realidad sin dejar de ser ella misma: la hija de una inmigrante brasileña en Nueva Jersey que está lejos del estereotipado papel reservado para las actrices fuera del arquetipo de belleza de Hollywood.